Crítica ‘Mentes brillantes’, el elitismo de la medicina (Thomas Lilti, 2018)

Antoine decide prepararse para las pruebas de acceso a Medicina… por tercera vez. En cambio, para Benjamin es su primer intento y pronto se dará cuenta de que esto no es pan comido. En un mundo tan competitivo y caracterizado por noches de estudio intenso en lugar de fiestas universitarias, los dos amigos tendrán que encontrar un término medio entre el sacrificio del presente y la esperanza de un brillante futuro.

Si quieres ver contenido de calidad y bien documentado acerca del mundo de la medicina, Thomas Lilti es tu persona. Médico de familia a la par que guionista y director, este buen hombre sabe de lo que habla y, lo más importante, sabe contar historias. De toda su experiencia, nos deleita con tres filmes, ‘Hipócrates’, ‘Un doctor en la campiña’ y ‘Mentes Brillantes’. Además también se ha atrevido con las series, su ópera prima en la pequeña pantalla, la podéis ver en Filmin, se llama también ‘Hipócrates’ y es simplemente, una maravilla. Las tres películas pueden verse tanto en Filmin, como en Prime Video. Y si además quieres ver la serie, ésta se encuentra en Filmin.

Una sátira a la medicina

‘Mentes Brillantes’ tiene que ser vista como una reflexión crítica a un proceso que busca la excelencia de las personas. Y hacer de ella un arma, para conseguir aquello que se les ha vendido como un sueño donde solo el mejor tiene cabida. La película es una crítica a ese proceso y expone una historia que trata de cuestionar la utilidad del mismo. Aprender a hacer un examen, por encima de formarse en medicina. Eso es la preparatoria. Y para contar esta historia, Benjamin y Antoine, no pueden ser más idóneos.

Benjamin es talento, y Antoine es trabajo. Uno tiene vocación, otro no tiene más opciones que seguir la tradición familiar. Dos personajes son suficientes para retratar todo lo que vemos cada día en el mundo de la medicina y el camino hasta llegar a ser médico. ‘Mentes brillantes’ da la sensación durante muchos momentos de ser una exageración extrema de lo que un estudiante de medicina vive cada día. Sin embargo, la cruda realidad es que no se aleja mucho de la verdad y la presión a la que están sometidos los estudiantes de esta rama. Muchas veces movidos por la vocación, otras muchas movidos por conseguir la excelencia y el reconocimiento que te da ser médico.

No hay espacio para el estrés

‘Mentes brillantes’ es una carrera de fondo, una estresante y en algunos momentos divertida crítica que no viene a ser un gran filme, pero si que viene para contarnos una verdad escondida. Benjamin y Antoine, recorren un camino angustioso y tenso, en el que no hay resquicio para la enfermedad ni para ti mismo. La película recoge excelentemente ese estrés continuo y esa lucha sin descanso de Benjamin y Antoine.

Los egos, la ansiedad, la envidia y la desesperanza son sentimientos que, tanto Benjamin como Antoine experimentan a lo largo de todo el filme. Todo ello con el fin de mostrar al espectador que no es oro todo lo que reluce y que quizá estamos muy equivocados al elevar a las personas a un lugar que las convierte en máquinas diseñadas para empaparse de conocimientos, sin ningún resquicio para preguntarse el por qué de lo que está adquiriendo.

¿Sabes qué diferencia al estudiante de medicina de un estudiante de preparatoria?

Si les pides que se aprendan la guia telefónica, el de preparatoria te preguntará por qué, y el de medicina para cuándo.

Lo más impactante, sin ninguna duda, de ‘Mentes brillantes’ es esa pérdida de humanidad durante el proceso. Cuando muchas veces, lo que más necesita un paciente de un médico, es su cercanía y comprensión. La película no ahonda en el después, pero si que es palpable esa deshumanización conforme va pasando el tiempo. Quizá no sea un gran filme, pero si es recomendable verla, por su verdad y por lo bien retratado que está todo lo que se cuenta. Motivado todo siempre por la verdad que da al guion, la experiencia del director.

No solo las conversaciones nos transmiten emociones en esta película, sino que también los silencios, las miradas y las caras de desesperación o desaliento de Benjamin y Antoine consiguen hacernos comprender lo que desde guion quieren mostrarnos. Un proceso inhumano y creado para poner al límite a quien decide seguir el camino. Thomas Lilti busca con esta película mostrarnos el antes de ser médico, y las grietas del sistema.

No será una obra maestra, pero con su tono amable y la inclusión del humor en la historia consigue que el espectador quiera ver la película. No solo desde guion la película busca ser amena, sino que desde fotografía y vestuario también siguen la misma estela. Escenas llenas de gente y colores, que buscan transmitir a la misma vez, la angustia de la aglomeración de personas y el estrés del proceso, a la par que quieren hacerlo con un tono agradable que se consigue con el colorido de las escenas. ‘Mentes brillantes’ es fácil de ver, a la par que consigue que el espectador se cuestione, lo que desde guion se busca que nos preguntemos y hagámos crítica de ello.

Tráiler ‘Mentes brillantes’


¿Nos encanta?
Overall
3.1
  • Originalidad
  • Interpretaciones
  • Edición y Montaje
  • Fotografía
  • Guion
  • Banda sonora
Sending
User Review
0 (0 votes)

Lo más destacado

  • Lo mucho que se nota que hay un experto en el tema detrás de la película.
  • Su fácil visionado.

Otras producciones de Thomas Lilti…

‘Hipócrates’, las entrañas de la medicina interna (2018) | Filmin

‘Hipócrates’ (Thomas Lilti, 2014)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.