.

Crítica de ‘La favorita’ (Yorgos Lanthimos, 2018). El juego cínico llevado al extremo.

Principios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra contra Francia. Una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), ocupa el trono, mientras que su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna en la práctica el país en su lugar, debido al precario estado de salud y al carácter inestable de la monarca. Cuando una nueva sirvienta, Abigail (Emma Stone), aparece en palacio, su encanto seduce a Sarah. Esta ayuda a Abigail, la cual ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la reina.


‘La favorita’, una de las nominadas a mejor película para los Oscars, se ha hecho con siete galardones en los premios BAFTA, siendo la gran triunfadora de la noche, a pesar de que ‘Roma’ se ha llevado el premio a la mejor película y al mejor director, entre otros. Dejando de lado la excelente cinta de Cuarón, centrémonos en el film dirigido por el cineasta griego Yorgos Lanthimos, cuyas películas ‘Canino’, ‘Alps’, ‘Langosta’ o ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ lo coronan como un director sorprendente, distinto y extraño (no apto para todo el mundo, en muchos provocará rechazo). Sus guiones son una locura, un soplo de aire fresco en el cine actual. Quizás esta última película es la más convencional de todas las que ha hecho (no la ha escrito) y, por tanto, válida para formar parte de los Oscars.

Pongámonos en contexto. A principios del siglo XVIII, Inglaterra está en guerra contra Francia. En este caótico telón de fondo, nos encontramos con una reina debilitada, Anne (Olivia Colman), que ocupa el trono, mientras que su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) gobierna el país en su lugar, debido al precario estado de salud y al carácter inestable de la monarca. Cuando una nueva sirvienta, Abigail (Emma Stone), aparece en palacio, su encanto seduce a Sarah. Esta ayuda a Abigail, quien ve una oportunidad para regresar a sus raíces aristocráticas. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la reina.

El guion tiene mucho sentido del humor (negrísimo), ironía afilada (o sarcasmo, mejor dicho) a través de la que se hace una crítica brutal a la clase acomodada, llena de excesos. El papel del hombre es anecdótico, ya que el peso lo llevan las tres mujeres fuertes y a la vez frágiles, dos de las cuales se pelearán y harán todo lo posible para ganarse el beneplácito de la reina, interpretada magistralmente por Olivia Colman. En esta cinta hay de todo: intrigas palaciegas de época, sed de poder, estupidez, astucia, ambición, manipulación, emoción, pasión, celos, sexo, amor, amistad, traición… Aquí lo macabro, lo extraño, lo absurdo, lo surrealista y lo extremo de algunas situaciones y cinismo de las protagonistas dejarán al espectador incómodo.

Técnicamente ‘La favorita’ sobresale, y es que el director griego, mediante el uso del gran angular (excesivo, a veces) y la panorámica deformante, pretende por un lado empequeñecer a sus personajes y por otro engrandecer la losa que lleva a cuestas la reina. Visualmente (un reconocimiento especial a Robbie Ryan, director de fotografía), parece que estemos delante de una pintura preciosista de época, cuyos contrastes en los tonos acentúan aún más si cabe los dilemas de la reina.

En ‘La favorita’, las similitudes y paralelismos con ‘Barry Lyndon’, film del genio Stanley Kubrick, son innegables sobre todo en los planos, y es que ya desde sus últimos dos films empiezan a notarse los ecos evidentes con el cine del director estadounidense. En cuanto a la banda sonora, acompañando a las imágenes, podemos apreciar composiciones de Vivaldi, Purcell, Handel o Bach (todos ellos compositores barrocos, como la estética de la película).

Sin ser ninguna obra maestra, es una cinta agradable de ver (aunque no gustará a todos), en especial porque cuenta con un trío protagonista espectacular. Rachel Weisz, Emma Stone y Olivia Colman (sobre todo las dos últimas) están sublimes, y son las mujeres ideales para representar este juego cínico llevado al extremo orquestado por Lanthimos.

Nominada a 10 Oscars, incluyendo mejor película, director y fotografía tras ganar 7 Premios BAFTA, incluyendo mejor film británico y guion original, o un Globo de Oro a mejor actriz principal (Colman)

¿Por qué debes verla?
Overall
4.3
  • Realización
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Banda sonora
  • Interpretación
  • Edición de sonido
Filólogo hispánico. Máster de Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana. Me encantan las series, el cine y la literatura.

Deja un comentario