Crítica de ‘Viejos’ (Raúl Cerezo, Fernando González Gómez, 2022) | Sitges 2022

Manuel (Zorion Eguileor) tiene que mudarse a la casa de su hijo Mario (Gustavo Salmerón) y la familia de éste después de que un terrible suceso acabe con la vida de su anciana mujer. Poco a poco, la realidad se impone: algo incomprensible ocurre con Manuel. Las voces que dice escuchar, las presencias con las que dice hablar. Lena (Irene Anula), la mujer de Mario, quiere echarle de la casa: está segura de que algo espantoso puede ocurrir. Solo Naia (Paula Gallego), la hija adolescente, está de su parte, pero incluso ella empieza a dudar a medida que los fenómenos extraños se suceden en torno a su abuelo, cada vez más perturbado. Es el verano más caluroso de la historia, ha empezado una cuenta atrás y ya es demasiado tarde para pararla.

‘Viejos’ y la boca abierta.

Que ‘Viejos’ es algo que iba a dejarnos boquiabiertos se presuponía desde el mero tráiler o la principal información que se nos daba sobre la nueva película de Raúl Cerezo y Fernando González Gómez; lo que no se podía imaginar el colectivo general es que nos iba a dejar tan boquiabiertos por tantísimos motivos desde el comienzo de la misma. ‘Viejos’ es un ascenso constante en la mayoría de los términos que podamos analizar cinematográficamente hablando; es un ascenso en su trama, es un ascenso en la formalización de los personajes y su madurez para con la historia que se nos narra, es un ascenso en cuanto a otorgar agobio y tensión y es un ascenso en cuanto a su propio ritmo. Pero tras el ascenso siempre hay una cumbre, el punto más alto que se pueda coger, y ahí está ese final de ‘Viejos’ que hará que si ya tenías la boca abierta por lo que estabas viendo, te pongas a hacer aspavientos por intentar mantener la calma.

Cuando se empieza a observar la ambientación y el aura que tiene ‘Viejos’, con una paleta cromática sacada de un imaginario personal cuya culpa no sabría si otorgársela a Raúl, a Fernando o a Ignacio Aguilar (inciso por si lee esto el culpable; enhorabuena por el momento “piso/paleta en tonos rojizos”) pero que alimenta ese pequeño ser de tensión que va creciendo en el interior de quien la está viendo poquito a poco, nos damos cuenta que no está enfocada en darle a ‘Viejos’ un estilo que se aleje de lo cotidiano o, digamos, normalizado, puesto que desde un comienzo la película nos pone en el plano de una situación fuera de lo normal, pero en un ambiente de barrio que no se aleja de esa normalidad. Aun así consigue entregar al público la idea, el conocimiento, de que no es tan normal lo que está sucediendo y le prepara el cuerpo para lo que va a ver. Digamos que aquí es donde la semilla se ha plantado y resulta ser el comienzo de un algo.

Fotograma de 'Viejos'
Fotograma de ‘Viejos’

Trabajo coral.

Claro que de nada serviría esta ambientación y este color que ‘Viejos’ posee si el resto del equipo fallase, pero lejos de ello encontramos soberbios trabajos en la mayoría de los elementos que la han formado. Iniciando por un trabajo de sonido que te vuela la cabeza y alimenta poquito a poco ese conocimiento de que estamos en una película de terror aunque en determinados momentos se nos olvide y acompañándolo todo con un guion sereno, tranquilo pero a la vez con un grito desesperado deseando escapar por sus páginas, con ciertas frases que acongojan, asustan y desgarran y todo esto con cero toque de humor. Así es como con cuatro palabras sabemos que, si no estás en pleno susto, deberías empezar a plantearte que va a suceder en cualquier instante de su metraje.

Pero imposible no recalcar, entre el magnífico trabajo interpretativo de quienes dan vida a los principales protagonistas, un Zorion Eguileor que ya nos dejó alucinados en ‘El hoyo’ y que en ‘Viejos’ está soberbio, siendo intenso desde el instante uno, dando mal rollo casi sin abrir la boca, comiéndose escena tras escena, plano tras plano conforme va avanzando la película y llenando la pantalla con su actuación. Es que este hombre es para levantarse y aplaudir, de verdad. Gustavo Salmerón, Paula Gallego, Irene Anula… el nivel interpretativo de la película es de notable altísimo.

En definitiva.

En definitiva, ‘Viejos’ es una película de terror que, a pesar de pensar que podrías tener estudiada y conocer lo que va a suceder, te sorprende. No estás con la preparación adecuada para ver lo que va apareciendo y ese gancho de sorpresa que va acumulando minuto a minuto hasta un climax final es de absoluta locura. Esos giros inesperados suelen perder en el cine de terror o dejar de alimentar la sensación de tensión que una cinta así debe contener y sin embargo aquí alimentan esto y van desgranando poquito a poco la narración. Señoras y señores, ‘Viejos’ es una de las películas del año.

Tráiler de ‘Viejos’.

¿Nos encanta?
Overall
4.3
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones

‘La Piedad’, sin miedo al abismo (Eduardo Casanova, 2022) | Sitges 22

‘Cerdita’ y su abanico de géneros (Carlota Pereda, 2022) | Sitges 22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *