Crítica de ‘Un segundo’, el cine nos enseña a ser mejores (Zhang Yimou, 2020)

- ¿Qué hiciste para que te mandaran al campo de trabajo?
- Pelearme, golpee a un Guardia Rojo.
- ¡Cómo se te ocurre! ¿Es que no entiendes de política?

La evolución del cine chino está muy fuertemente ligada al contexto histórico-económico del país asiático, de esta manera, la fundación de la República Popular China en 1949 estableció un cine de corte propagandístico, cuyo principal objetivo era el enaltecimiento del nacionalismo y los valores revolucionarios, lo que se acrecentó al máximo durante la denominada Revolución Cultural. Finalizado este periodo, en el año 1982 se graduó en la Academia de Cine de Pekín la llamada Quinta Generación, un grupo de directores que, tras vivir sus años de adolescencia durante la Revolución Cultural, buscaban cambiar las encorsetadas maneras de hacer cine en China.

Zhang Yimou es su cineasta más reconocido, habiendo trabajado como operador de cámara en ‘Tierra Amarilla’ (Chen Kaige, 1984), realizó su primera película como director en 1987 con ‘Sorgo Rojo’, ganadora del Oso de Oro del Festival de Berlín, poniendo en el foco internacional su personal estilo, en el que destaca una búsqueda de la innovación, tanto a nivel estético, con una fotografía muy cuidada, siendo muy importante el uso de los colores, como a nivel narrativo, en el que se aprecia una denuncia de los problemas de la China del Siglo XX.

Así, el cine de Zhang Yimou de la década de los 90 hasta principios de los 2000 se caracterizó por la denuncia social y el costumbrismo, historias cotidianas en las que se encuentra muy presente el papel de la mujer en la sociedad china, con cintas como ‘Ju Dou’ (1990) o ‘La Linterna Roja’ (1991), posteriormente, en la década de los 2000, Zhang inició una etapa comercial en la que destacan cintas del género wuxia como ‘Héroe’ (2002) o ‘La Casa de las Dagas Voladoras’ (2004). 

En la actualidad, el cineasta chino alterna cintas comerciales, con otras más costumbristas en las que busca regresar a sus orígenes, ‘Un segundo’ (2020) se encuentra dentro del segundo grupo, si bien con un estilo más accesible que el que le caracterizó en su primera etapa, donde hay espacio para la comedia, así como un homenaje al cine, como arte, como espectáculo y como acontecimiento social, sin olvidarse de la crítica social.

El fugitivo y la huérfana

‘Un Segundo’ se ambienta en la China rural en plena Revolución Cultural, en un cine, una vez finalizada la sesión, un hombre observa como una joven roba una de las bobinas de la cinta que acaba de proyectarse, este la detiene con el fin de que la misma pueda ser proyectada en el siguiente pueblo, sin embargo, la joven será muy persistente en conseguir la bobina, por lo que la película unirá a ambos personajes, aunque por motivos muy distintos. De esta manera, el hombre es un fugitivo que ha escapado de un campo de trabajo con el fin de visualizar el noticiero que se proyecta antes de la citada película, ya que su hija aparece en él, mientras que la joven es una huérfana que quiere el film para fabricar una lámpara, la cual servirá para ayudar a su hermano pequeño.

Según avanza el metraje, los protagonistas comprenden sus pretensiones particulares, por un lado, el fugitivo que lleva años sin ver a su hija y lo arriesga todo por verla en el noticiero, por otro, la solitaria joven a cargo de su hermano, que únicamente lucha para que ambos salgan adelante, con las dificultades e injusticias propias del contexto histórico y geográfico. Así, la confrontación inicial pasa a una amistad que deja momentos emotivos, pero también cómicos, porque, si bien se aprecian todos los elementos propios del cine de Zhang Yimou de su primera etapa, en esta ocasión deja paso al humor, sin olvidarse del drama de los protagonistas y la crítica social que siempre le caracterizó, en ‘Un segundo’ el cineasta chino impregna a la historia de un toque más cómico, lo cual trae una visión más optimista de lo habitual en su filmografía y hace que la película sea en todo momento muy agradable de ver.

El amor por el cine

El cine es uno de los elementos más importantes de ‘Un segundo’, pudiendo considerarse el tercer protagonista de la cinta, los cual se aprecia en la figura del proyectista, personaje que goza de la veneración de todos, y al que se observa dando órdenes a la gente del pueblo como si de una autoridad se tratara, asimismo, se trata la figura del cine como acontecimiento social, así, la llegada de las bobinas de la cinta que va a proyectarse desata una gran ilusión en el pueblo, se refleja la expectación que levanta la proyección al verse toda la sala de cine abarrotada, incluso en la parte del escenario, detrás de la pantalla, donde se aglutinan las personas que no han podido conseguir asiento, emocionados por lo que están viviendo delante de la pantalla. Esto unido a escenas en las que se observa al proyectista en su lugar de trabajo, detallando como era el proceso de proyección, así como otras en las que se explica el tratamiento que debe darse a las bobinas, incluyendo su reparación, hacen de ‘Un segundo’ la particular ‘Cinema Paradiso’ de Zhang Yimou.

En conclusión

‘Un segundo’ no será considerada como una de las mejores películas de Zhang Yimou, algo que hubiera sido complicado teniendo en cuenta las grandes obras que este director nos ha dejado, sin embargo es una buena película con más virtudes que defectos, emotiva y divertida a partes iguales, con una fotografía muy cuidada y que cuenta todos los elementos del cine de Zhang. Hay que destacar las interpretaciones de la pareja protagonista, personajes muy creíbles, ambos víctimas de las circunstancias de su tiempo y lugar. De la misma manera, es digno de mención el tratamiento que el director le da al mundo del cine y su magia, todo un canto de amor al Séptimo Arte.

Tráiler

¿Nos encanta?
Overall
3.2
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Guion
  • Originalidad
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras cintas de las que disfrutar en cines son:

Crítica de ‘Dune’ (Denis Villeneuve, 2021), Arrakis es un buen destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.