Crítica de ‘Un gran equipo’ (Olivier Dahan, 2012) | A buenas horas

Patrick, una antigua estrella de fútbol, ve cómo a los cincuenta años ha fracasado estrepitosamente en su intento de dar un nuevo giro a su vida. Sin empleo, alcohólico y arruinado, ya no tiene ni siquiera el derecho de ver a su hija. Obligado por un juez a encontrar un empleo estable, su única salida es ir a una pequeña isla bretona para entrenar al equipo de fútbol local. Si ganan los próximos tres partidos reunirán el dinero suficiente para salvar de la bancarrota a la industria de la isla, en la que trabaja la mitad de la población. El obstáculo que debe superar Patrick es enorme: transformar a los pescadores en futbolistas casi profesionales.

Las comedias francesas siempre tienen algo que resulta, digamos, cariñoso a ojos del público. En la mayoría de ellas empatizamos rápidamente y conseguimos sentir como familia a gran parte de los personajes que aparecen en ellas. ‘Un gran equipo’ cumple a rajatabla esto, puesto que desde un comienzo, incluso el que parece el malo y el desastre de la película, cae bien, abriendo camino a una preciosa historia donde el fútbol también es protagonista.

En ‘Un gran equipo’ una pequeña isla bretona es el escenario idóneo para la epicidad deportiva. Allí, un modesto y humilde club deberá ir sobrepasando ronda tras ronda de la Copa de Francia para conseguir los ingresos necesarios que salven su conservera, fuente de trabajo local. Casualidades de la vida, Patrick, una antigua estrella de fútbol con ciertos problemas personales y legales es el entrenador indicado para semejante hazaña, ya que con sus conocimientos y contactos consigue que viejas glorias y amigos se embarquen en el proyecto.

Fotograma de 'Un gran equipo'
Fotograma de ‘Un gran equipo’

Así pues la historia sencilla y de fácil visionado que propone ‘Un gran equipo’ maquilla una continua sonrisa en las caras del público, generando una comodidad total mientras el metraje va fluyendo. Las bellas fotografías que el paisaje bretón ofrecen unido a las impactantes que vemos en el terreno de juego hacen que el color de la película vaya cambiando, pero siempre manteniendo fuerza y otorgando dinamismo a la narración.

Los aspectos cómicos de ‘Un gran equipo’ alimentan todo lo comentado de la simpatía general de la cinta, puesto que es un humor rápido y general, donde las cómicas situaciones que a priori parecen inverosímiles se suceden y van llenando minutos y minutos. Así pues entre la belleza y simpatía de la historia, las relaciones personales entre jugadores y con el pueblo y el resto de elementos fotográficos e incluso musicales, ‘Un gran equipo’ es una película perfecta para disfrutar.

Fotograma de 'Un gran equipo'
Fotograma de ‘Un gran equipo’

Te guste o no el fútbol ‘Un gran equipo’ te alegrará el rato y dejará con una sensación de satisfacción. Nada del otro mundo, por supuesto, pero si que consigue calar por ese “cariño” que transmite desde el minuto 1. Sin duda, soy un poquito fan de La Molène.

Tráiler de ‘Un gran equipo’.

¿Nos encanta?
Overall
3.1
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

A destacar

  • La simpatía perenne desde el principio de la película.
  • Las escenas futbolísticas están muy bien rodadas.
  • Las ganas que dan de viajar a ese pequeño pueblo francés…

Crítica de ‘Un Capitán’ (2021): El ocaso de Totti, la leyenda de la AS Roma. | Filmin

Crítica de ‘Neymar: El caos perfecto’, sencillo como un penalti | Netflix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.