Crítica de ‘Trance’ (Emilio Belmonte, 2021)

Viaje al corazón de la música flamenca de la mano de Jorge Pardo, un artista esencial para entender la evolución del flamenco contemporáneo. Durante dos años, el director Emilio Belmonte y su equipo acompañan al mítico flautista y saxofonista del sexteto de Paco de Lucía en sus viajes por España y el mundo al encuentro de músicos excepcionales (Chick Corea, Niño Josele, Duquende, Ana Morales, entre otros) con el propósito de organizar un concierto especial, un espectáculo que se llamará TRANCE.

Contar historia del flamenco son palabras mayores. Los valientes documentales que se adentran en tan maravilloso mundo suelen tener un cercado público o terminan siendo una experimental obra cuyo resultado final puede llamar la atención de una manera impensable. ‘Trance’ entra de lleno al flamenco contemporáneo, a la música de Jorge Pardo y muchísimos acompañantes que hacen magia con el jazz y este flamenco, con la percusión, las cuerdas de un arpa o cualquier instrumento que destile música.

‘Trance’ presenta imágenes cuidadas y divertidas que nos sumergen en un aura de ritmo y pasión durante el metraje. Jorge Pardo, obviamente, es el principal protagonista del documental y el pegamento que va uniendo todo lo necesario para llegar al culmen, ese espectáculo musical llamado Trance que ya querríamos haber disfrutado en directo. A través de sus fotogramas llegamos a situaciones en las que las conversaciones emanan calidez y cariño, muestran parte de la vida del artista o van creando las relaciones que llevarán a ser un amplio grupo. Estas conversaciones son afables, divertidas y como un mapa de carreteras en la nacional de doble sentido que puede ser el montaje de ‘Trance’.

Fotograma de 'Trance'
Fotograma de ‘Trance’

Si es que fácil no es.

No comento lo del montaje de manera negativa, ojo. Pero es un documental cargado de magia, de elementos propios del flamenco, de conversaciones complicadas de seguir si no se tienen ciertos conocimientos, de un ritmo bárbaro y una manera de contar las cosas lenta a la vez… todo esto termina siendo un sello definitorio de lo que llega a ser ‘Trance’: un recorrido lleno de curvas pero con un precioso paisaje por la ventanilla.

La fotografía es precisa, obra de Nicolas Contant. Cada instante de ‘Trance’ que nos encontramos en pantalla tiene elementos imperdibles que enriquecen la obra. Bello es saber que en muchas de las instantáneas que vemos la preparación haya sido poca o todo haya llevado a ser un elemento propio del documental conforme la vida de Jorge Pardo y compañía avanzaba durante la grabación. Embelesado me he quedado con una instantánea, por ejemplo, en la que Jorge Pardo pasea por el barrio de las Tres Mil Viviendas y en mitad de un momento donde la música llena la pantalla con su sonido y un precioso baile, la cámara que acompaña al protagonista realiza tomas de primeros planos de la gente bailando, dejando una sensación cálida llena de color y alegría.

Fotograma de 'Trance'
Fotograma de ‘Trance’

Cuando te da igual una nota que la de al lado.

Cuando lo importante es la belleza y el cuidado que envuelve todo. ‘Trance’ es un precioso documental, para amantes y no amantes del género, puesto que van a descubrir una personalidad y un mundo lleno de color y algo mágico que lo envuelve como una suave seda. Imágenes envolventes, una música que hace babear de lo bella que resulta y cientos de detalles que alimentan la cinta. ‘Trance’ es muy interesante, muy bonita y muy cálida.

Tráiler de ‘Trance’.

Overall
3.7
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion

A destacar

  • Obviamente, todo el apartado musical de la cinta es impresionante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.