Crítica de ‘Okja’, un destino no tan eco-friendly (Bong Joon-ho, 2017)

‘Okja’ es probablemente la película con más que decir y más entretenida de todo Netflix, y lo puedo decir con la boca llena lamentando únicamente no haberla disfrutado antes. Conjugar esos dos factores rara vez lleva a buen puerto, pero Bong Joon-ho, director de ‘Parásitos‘ consigue generar una historia llena de personajes memorables que no olvida nunca su propósito primario, hacernos recapacitar en el modelo de consumo desproporcionado en el que vivimos y hacia el que nos dirigimos sin pensar en frenar.

Durante diez idílicos años, la pequeña Mija (Ahn Seo Hyun) ha sido la cuidadora y compañera de Okja, un gigantesco cerdo, en su granja de la montaña, en Corea del Sur. Pero todo cambiará cuando la gran multinacional familiar Mirando Corporation se intente llevar a Okja a Nueva York, donde la narcisista y egocéntrica Lucy Mirando (Tilda Swinton) tiene otros planes para la mejor amiga de Mija.

Con una banda sonora que roza la genialidad y que nos acompaña paso a paso la relación que tienen Okja y Mija, dos almas que se encontraron y crecieron juntos durante más de diez años, creando una simbiosis existencial de esas imposibles de romper, disfrutamos de un ambiente muy festivo que se complementa a la perfección con el contoneo de caderas de ‘Okja’ y la sonrisa e inocencia de la protagonista humana. Durante el primer tercio de la cinta la música que nos acompaña es alegre, nos recuerda, en ocasiones, a esas partes inolvidables del ‘Rey León’ en el que Timón y Pumba gozaban la vida en un entorno inalterado por el hombre.

Fotograma de 'Okja'
Fotograma de ‘Okja’

Poco a poco la historia, de la que ya nos han adelantado el final nada más empezar comienza a desarrollarse, acabando la idílica vida de ambas cuando Okja es reclamada por sus dueños allá en una empresa cárnica de Estados Unidos. Es entonces cuando comienza la confusión y el caos se desata. Una niña se transforma, sin quererlo, como toda buena heroína, en la única posibilidad de salvación para Okja. Mija, interpretada por una excepcional Ahn Seo Hyun, corre, salta y amoratona su cuerpo mientras intenta pedir clemencia a un gigante corporativo que solo entiende de números.

Pero si el guion pone el acento en algo es en el circo mediático y social que es la humanidad a día de hoy. Todo es tan real en esta ficción que en más de una ocasión te encontrarás pensando que un animal como Okja podría formar parte de nuestro día cuando menos lo esperemos. ¿Es la historia que presenta Bong Joon-ho una locura? En absoluto. Puede que el director le de un toque de guasa y la lleve al extremo a través de personajes excéntricos, pero sin lugar a dudas dista mucho de ser una distopia inalcanzable.

Del ser humano puedes esperártelo todo, desde lo más bondadoso hasta lo más criminal, y si de algo no nos libramos ninguno es de rodar, día tras día, dentro de la enorme bola que es el capitalismo exacerbado que nos empuja a un consumismo agotador tal y como se refleja en la cinta. Muchos somos conscientes de ello, pretendemos o intentamos generar cambio, pero en la mayoría de los casos queda en un mero intento para limpiar nuestra conciencia, y de eso también habla ‘Okja’ cuando introduce en la mezcla a una joven que lo daría todo por un animal al que quiere sin límites, a una corporación multinacional que solo entiende de beneficios pero que debe blanquear su impacto medioambiental y a un grupo de jóvenes ‘no-violentos’ que luchan por los derechos de los animales, saltándose, en más de una ocasión, sus propias normas y maleando y estirando su credo todo lo necesario para conseguir un objetivo probablemente inalcanzable.

Tilda SwintonJake GyllenhaalPaul DanoDevon BostickLily CollinsGiancarlo EspositoSteven Yeun son todos nombres más que reconocidos en la industria del entretenimiento occidental. Cada uno de ellos es una pieza fundamental e irremplazable en la trama. Tilda Swinton da vida a Lucy Mirando una de esas malvadas de película que se rodea de un halo de falsas verdades y una amplia sonrisa escondiendo a la más cruel de las de Vil. Junto a ella Jake Gyllenhaal sobresale haciendo las veces de doctor/veterinario venido a menos con una personalidad que se zambulle en lo absurdo y se regodea en su propio egocentrismo.

Fotograma de 'Okja'
Fotograma de ‘Okja’

Los jóvenes activistas están liderados por Paul Dano, quien concentra en su persona, a un mismo tiempo, todo aquello que debería ser y no un activista medioambiental. Un joven que se rodea de unos iguales que, como él, no han comprendido muy bien cual es su meta pero si donde está la gloria de que todos conozcan sus hazañas y nombre en pos de la madre naturaleza. Así todos los personajes están llevados al extremo, no de sus capacidades, sino de sus representaciones sociales, y cada uno de los encargados de darles vida cumple y supera todas nuestras expectativas haciéndonos odiarlos en más o menor medida a lo largo del film.

Técnicamente, era complejísimo crear a Okja, y aún así nos enamoramos de sus movimientos, su mirada y casi sentimos su aliento cuando en pantalla corre a toda prisa hacia nosotros. Hay persecuciones imposibles en túneles, dentro del metro de Seúl y una gran marcha festiva en Nueva York. En ningún momento parecen las escenas forzadas a pesar del tamaño de Okja, y eso es clave par creernos la historia.

La crítica mundial es brutal. No importa desde donde veas esta cinta, reconocerás y entenderás el mensaje, y además te darás por aludido sintiéndote ofendido a la par que dolido por la mucha verdad que arroja a nuestras caras. Una vez acabe será imposible no recapacitar en como vivimos, como consumimos y qué estamos dispuestos a hacer. Puede que encuentres más de un paralelismo histórico hacia el cierre de la película, y puedo asegurarte que si lo haces, vas a tardar en sacudírtelo de encima.

¿Cómo puede ser que una joven nos mire a la cara con vergüenza y horror en su mirada y nosotros la obviemos como si de un ente invisible se tratase porque es más soportable vivir en la ignorancia que ponerle remedio a una situación mundial que hace mucho se nos fue de las manos? ‘Okja’, a su manera, pone el acento en uno de los temas más candentes del siglo, habrá que ver si sigue removiendo conciencias y al menos sirve para que nos cuestionemos hacia donde vamos y las consecuencias reales de vivir de la forma en la que lo hacemos.

Tráiler de ‘Okja’.

¿Nos encanta?
Overall
3.8
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Un guion ácido, agudo y acertado.
  • Un reparto de enorme calidad en papeles cargados de ironía, virtud y estupidez banal en una mezcla extraordinaria.

‘The Fatal Encounter’, intento de asesinato (2014) | A Buenas Horas

‘The Handmaiden’, falsa identidad (2016) | A Buenas Horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.