Crítica de ‘Minx’ (2022). Porno entrañable | HBO

10 episodios. En Los Ángeles de los años 70 Joyce (Ophelia Lovibond), una joven feminista, muy seria, decide unir fuerzas con un editor y publicista de poca monta (Jake Johnson) para crear la primera revista erótica para mujeres.

‘Minx’ ha llegado a HBO algo de tapadillo, inevitablemente eclipsada por la gran apuesta del gigante televisivo para esta primavera, la exuberante ‘Tiempo de victoria: La dinastía de los Lakers’ (‘Winning Time: The Rise of the Lakers Dynasty’, 2022). Con aspiraciones visuales menos ambiciosas —la arrolladora (no) presencia de Adam McKay se tenía que notar—, la serie de Ellen Rapoport fundamenta su —por otra parte, indiscutible— calidad en un guion muy inteligente puesto en boca de un reparto poco conocido, pero en chispeante estado de gracia.

‘Minx’ tiene bastantes puntos en común con otros dos productos setenteros de HBO, ‘The Deuce’ (ídem, 2017-2019) y ‘Vinyl’ (ídem, 2016). Esperemos que le vaya mejor que a esta última, cuya defenestración, por otra parte, se cuenta entre las mayores injusticias de la reciente historia del mercado audiovisual. Pese al aire de familia —estético y argumental— que tiene con las series antedichas, no vamos a encontrar aquí la cuota de sordidez de la primera ni el barroquismo de la segunda, tampoco el vitriólico pesimismo antropológico por ambas compartido.

Fotograma de 'Minx' | ©HBO
Fotograma de ‘Minx’ | ©HBO

Al contrario, es en una —sólo aparente— ligereza, en la naturalidad con que despliega una historia que en otras manos se habría antojado desopilante, donde ‘Minx’ se hace verdaderamente fuerte. A ello contribuyen sobremanera unos intérpretes —insisto— sumamente inspirados, en especial su protagonista, una Ophelia Lovibond cuyo nombre de actriz porno no debe llamarnos a engaño, pues alumbra —en cuantos sentidos se quiera— un personaje maravilloso.

Su Joyce Prigger, redactora feminista, comprometida pero no intransigente —o no tan intransigente como cabía presuponer—, progresivamente consciente, de hecho, del absurdo de ciertas inamovilidades, emancipada y reprimida a partes iguales, entre otras muchas, muchísimas paradojas, se erige en un monumento a la rica complejidad del alma humana, especialmente valioso en estos días nuestros de maniqueísmos monolíticos y enroques irreversibles.

Fotograma de 'Minx' | ©HBO
Fotograma de ‘Minx’ | ©HBO

Le da la réplica un Jake Johnson asimismo estupendo, si bien algo más convencional. El papel de editor italoamericano de revistas eróticas se antoja una caricatura del Richie Finestra encarnado por Bobby Cannavale en la mencionada ‘Vinyl’; no obstante, logra insuflarle una calidez, una tierna humanidad que ayuda a empatizar con un personaje, a priori, escasamente entrañable. El contraste entre semejante hortera despechugado y la señorita Rottenmeier del empowerment femenino que entrega Lovibond constituye un motor argumental no por ya visto menos eficiente.

En suma, ‘Minx’ es una muy grata sorpresa en un formato, el de las series de TV, que últimamente no nos estaba dando excesivas alegrías —de nuevo, en toda la literalidad que gusten—. Cada uno de sus diez episodios pasa en un suspiro —cierto que duran apenas media hora— y nos deja con una sonrisa de oreja a oreja. A riesgo de agotar la fórmula —como, en parte, me temo que ha sucedido con ‘The Deuce’—, se queda uno con ganas de otra temporada.

Tráiler de ‘Minx’.

¿Nos encanta?
Overall
3.5
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Músico
  • Guion
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

A destacar

El chispeante trabajo de todos y cada uno de los integrantes de su reparto. Ophelia Lovibond y su poliédrica redactora feminista. El divertido contraste de ésta y el hortera italoamericano encarnado por Jake Johnson.

‘Euphoria’ del caos a la redención | HBO Max (2022)

‘La edad dorada’, ¿Te atreves con todas las caras del esnobismo? (Julian Fellowes, 2022) | HBO Max

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.