Crítica de ‘La rebelión de Bernarda’ (Jorge Pastor, 2021), Bernarda hasta las narices de Lorca.

Bernarda lleva ochenta y cinco años presa de su destino. Un destino escrito en un libro de 135 páginas aclamado como una de las obras maestras de la literatura universal. En el libro dice cómo tiene que vestir, cómo tiene que actuar y (sobre todo) cómo tiene que soñar. Pero ha llegado el día de rebelarse y mirar al futuro con la esperanza de ser la mujer que siempre quiso ser: una madre que, lejos del papel de tirana impuesto a su personaje, desea amar y respetar a sus hijas como ella siempre quiso ser amada y respetada. ‘La rebelión de Bernarda’ es la ficción de una ficción. Una historia de mujeres. Una historia de lucha por la libertad. Una historia de hace 85 años que sigue viva en el presente. Porque sí, porque todos tenemos el derecho de saltarnos el guion. El derecho a tener una segunda oportunidad.

En el año 1936 Federico García Lorca terminaba una de las más aclamadas obras de la literatura española y universal: ‘La casa de Bernarda Alba’. En ella, el poeta granaino muestra un retrato de la España profunda de principios del siglo XX y crea un personaje magnífico, Bernarda. Esta Bernarda es una mujer de 60 años, viuda y con cinco hijas, una de un matrimonio y cuatro del segundo. Símbolo de autoridad máxima, cruel y fría para con sus hijas y capaz de gobernar su propia casa como si de una dictadura se tratara.

Pues bien, para Jorge Pastor ya era suficiente. En ‘La rebelión de Bernarda’ el guion impuesto por Federico García Lorca para esta mujer ya ha durado bastante y, tras ochenta y cinco años siguiendo correctamente los designios preparados por el poeta, se rebela, se salta a la torera lo que se le había impuesto y va en busca de manejar ella misma las riendas de su propio destino y dejar a sus hijas tomar el del suyo.

‘La rebelión de Bernarda’ comienza marcando los parámetros que van a regir todo el cortometraje desde un comienzo. El cromatismo de la cinta está latente desde el minuto inicial y será abandonado en leves instantes, principalmente donde la rebelión de la propia Bernarda comienza a fraguarse mediante una intensa conversación o donde parece verse la salida a la situación que ahogaba a los personajes de Federico durante el relato. Este color aumenta la atmósfera negativa en algunos instantes o amplia la sensación de libertad en otros, siendo muestra de una magnífica forma de darle uso y de como el color, bien utilizado, puede decir muchísimo.

Esto también ayuda a que ‘La rebelión de Bernarda’ sea sorpresiva, puesto que nos encontramos con un cortometraje de narración pausada y lenta, con largas conversaciones de un guion intenso que únicamente da descanso en su amalgama de palabras de reproche o deseo en leves instantes de humor que juega con lo anacrónico y con mostrar aun más al espectador que Bernarda está por dar un paso a una nueva vida.

Bernarda está protagonizada por una Carmen Ruiz-Mingorance bárbara. Su trabajo dando vida al celebérrimo personaje de Lorca es totalmente plausible y de una calidad tremenda. Esas miradas que mantiene durante el cortometraje hacen que la empatía sea total y albergan ese punto, digamos, canalla que muestra la liberación que tanto ansía. Mónica Madrid, Myriam Carrascosa, Paka Molina y Celia López forman parte de sus acompañantes en el cortometraje, dejando ver también una grata actuación que alimenta aun más cualitativamente al cortometraje.

Fotograma de 'La rebelión de Bernarda'
Fotograma de ‘La rebelión de Bernarda’

Fotografía y música presentes en ‘La rebelión de Bernarda’ son tema aparte. La primera es un trabajo cuidado y meticuloso, donde cada toma y detalle tienen un porque y donde los juegos de luces se unen con ese cromatismo comentado con anterioridad para que sea imposible no parar a disfrutarlo. La música envuelve completamente el cortometraje y melódicamente está perfectamente cohesionada con el mismo, metiendo al espectador en la situación y el momento.

En definitiva, ‘La rebelión de Bernarda’ es una cinta de un nivel interesantísimo y muy cuidado. El cortometraje es un ejercicio de altísima calidad y se nota el cariño puesto por todas y todos los integrantes que lo han hecho posible. Que bien le sienta a Bernarda su nueva vida.

Teaser de ‘La rebelión de Bernarda’.

¿Nos encanta?
Overall
3.8
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones

A destacar

  • La atmósfera que envuelve la cinta: cromatismo, fotografía y la música.
  • Carmen Ruiz-Mingorance en su soberbia interpretación.
  • Solo me chirría un poco ese Lorca…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.