Crítica de ‘El páramo’, la paranoia y el aislamiento. (David Casademunt, 2021) | Sitges

El páramo narra la historia de una familia que vive aislada del resto de la sociedad y cuya tranquilidad se ve perturbada por la presencia de una criatura aterradora que pondrá a prueba los lazos que les unen.

Una ópera prima no es sencilla. No por nada en particular, más bien por el hecho de que el público en general suele mirar con escepticismo todo aquello que no se encuentra consagrado y tiende a notar más los errores que los aciertos. David Casademunt entra en el festival de Sitges como Pedro por su casa, y nos acerca una historia de esas que son un cuento cargado de sentimientos, pero lo disfraza con un halo de terror paranormal que planea mantener al espectador pegado a su butaca con más nervios que otra cosa. Interesante historia, dicho de paso, pues nos cuenta como en una casa totalmente aislada una familia vive ajena a lo que sucede a pocos metros de la misma, donde unos límites marcados por ellos mismos son una barrera infranqueable para el hijo.

Curioso resulta desde el principio el estilo cromático que envuelve a la película en la mayor parte del metraje. Siglo XIX es en el cual se haya enmarcada, y de la crudeza y la tristeza saca esta fotografía formada por colores cálidos pero apagados, los cuales son una constante durante gran parte de ‘El páramo’ ya que en la película hay leves momentos de colores que alejen ese continuo sentimiento de tristeza debido a lo apagado de los mismos. Dos son los diferentes: el blanco que aparece en ciertos momentos, y el rojo, que ya se sabe por qué podría salir en una cinta así. Muy destacable el vestuario en este aspecto de la película, donde todo tiene una razón y donde sirve como escaparate de emociones para hacer sentir en el espectador esa angustia y aburrida cotidianidad que viven los protagonistas.

Fotograma de 'El páramo'
Fotograma de ‘El páramo’

Pocos personajes, tremendo talento.

Impresionante resulta el trabajo de Asier Flores, un niño cuya inicial inocencia va dejando paso a un coraje inmenso. Su capacidad interpretativa aun tiene un largo camino que recorrer, pero el trabajo que realiza en esta primera incursión cinematográfica es soberbia, siendo un pilar fundamental y protagonizando una película con muy pocos personajes, cosa que añade dificultad a su trabajo. En la mayoría de sus escenas nos olvidamos de lo novato que resulta en este trabajo y solo hay que dejarse llevar por sus expresiones para adentrarnos más en ‘El páramo’. Roberto Álamo se encuentra muy correcto durante su interpretación pero es Inma Cuesta la que resulta estar magnífica desde el minuto uno y hasta que la película termina. Un trabajo impecable durante el recorrido de la narración que la coloca en, quizás, uno de los mejores papeles que la actriz ha interpretado.

A destacar el trabajo de maquillaje de ‘El páramo’, que conforme avanza la película se va mostrando más la maestría con la que está realizado. El guion correcto de la cinta alimenta el terror que pretende enseñar la misma, ya que se apoya en la soledad para que la cabeza vaya haciendo todo el trabajo en sus personajes. Pocos elementos dan más terror que los que se comprenden, y es justo ahí cuando, alimentado de leyendas, se nos añaden elementos extra que pretender hacernos saltar la alarma sobre lo que sucede en la cinta. En es aspecto, David Casademunt consigue asustar con ‘El páramo’ y lo hace desde la sencillez de elementos, las escenas hipnóticas y estáticas y un hilo narrativo que se mantiene al mismo nivel de tensión durante buena parte, llevando incluso al agotamiento.

Fotograma de 'El páramo'
Fotograma de ‘El páramo’

En definitiva.

Por lo que atendiendo a lo meramente explicativo, la película es sencilla de comprender pero difícil en su argumento. No es de un ritmo vertiginoso, si no que se deja llevar y se cocina a fuego lento para irnos mostrando los detalles que queremos ir encontrando y, que David quiere irnos mostrando. Es complicado no conseguir dejarse llevar por el torrente de emociones que invaden a los protagonistas y a la vez hacernos unas cuantas preguntas sobre lo que se está viendo y su por qué, por lo tanto, si el aspecto de dejar un cuerpo con dudas pero a la vez explicar lo suficiente como para que la cinta se comprenda era un deseo del director, buen trabajo,

En definitiva, ‘El páramo’ es una cinta de terror que, sin ser abrumadora, es un producto interesantísimo para el género. Con una elegancia muy interesante a la hora de ser narrada y con muchos elementos que se van casando entre sí conforme la historia avanza. Un grandísimo comienzo, David… buena pinta tiene tu trabajo.

Tráiler de ‘El páramo’.

¿Nos encanta?
Overall
3.4
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones
Sending
User Review
0 (0 votes)

Más de Sitges

Crítica de ‘Veneciafrenia’ (Álex de la Iglesia, 2021) | Sitges

Crítica de ‘The Execution’ (Lado Kvataniya, 2021) | Sitges

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *