‘Connect’, ¿Quién es el verdadero monstruo? (Takashi Miike, 2022) | Star+

Seis episodios son suficientes para dejarnos con ganas de más, sobre todo, si tenemos en cuenta que tiene un final de esos apoteósicos en lo que todo es posible una vez se apaga la pantalla, pero eso es algo que no descubres hasta que has llegado al final de la serie. Para quienes necesitan engancharse en los primeros minutos, el afamado director Takashi Miike nos propone dos minutos iniciales con una fotografía y banda sonora espectaculares que te hará quedarte a ver el resto cautivado por una puesta en escena atractiva y sin fisuras.

Dongsoo (Jung Hae In) lleva una vida solitaria, haciendo música y subiéndola a Internet. Una vida normal que da un vuelco cuando lo secuestran unos traficantes de órganos, que le quitan un ojo. Poco después, Dongsoo empieza a compartir la visión con la persona que ha recibido su ojo. A través de esta conexión, Dongsoo descubre que el receptor es un infame asesino en serie y persigue al asesino para recuperar su ojo.

Utilizando una historia ya narrada y presentada en un webtoon, uno de los directores japoneses más aclamados y conocidos en la industria, Takashi Miike, hace su primera incursión en el mundo dramalover. ‘Connect’ cuenta con todo lo que nos encanta dentro de un K-drama fantástico que conjuga thriller y acción a partes iguales en el que disfrutamos de la presencia de Jung Hae In, Ko Kyung-Pyo y Kim Hye-Jun.

Prepárate para violencia sin tapujos, grabada, además, con un sonido que no permite esconderse de ella. No es tanto la cantidad de sangre que hay, sino el hacer de algunos personajes, que, sin piedad y con una crueldad inusitada viven sus días como si sus acciones no tuviesen un peso kármico negativo en el mundo que les rodea.

Las escenas durísimas y angustiosas, llegando a desagradables quizá sean una de las cosas que te produzca rechazo de ‘Connect’, pero si eres capaz de tragar saliva y continuar mirando, disfrutarás de unos juegos de cámara increíbles y de un diseño de imagen capaz de conjugar lo mundanal con lo futurista.

¿Quiénes son nuestros protagonistas? ¿Qué cuenta su historia?

Habla ‘Connect’ de monstruos. De esos que nos rodean disfrazados de normalidad, pero que pasan sus días abusando de aquellos a los que creen más débiles. También lo hace cuando pone en pantalla a una mafia que trafica con órganos de personas sin recursos abandonadas por el sistema, y finalmente, nos pone los pelos de punta al introducir a un asesino en serie al que la policía ni siquiera le sigue la pista

Dongsoo, interpretado por Jung Hae In, es un chico cuyo cuerpo puede ser mutilado sin más consecuencias que un dolor imposible de soportar, pero solo durante unos minutos. Sin saber muy bien por qué, desde que puede recordar así ha sido. Sus heridas pronto sanan y su cuerpo se regenera y reestablece como si nada hubiera pasado. Esta fascinante capacidad de regeneración le hace vivir aislado de la sociedad, siendo la música su vía de escape y conexión con el exterior.

Jung Hae In ya no es el joven encasillado en los melodramas románticos que nos derretía en series como ‘Something in the rain‘. La acción y algún que otro rayo de oscuridad cruzando su mirada le sientan pero que muy bien al actor que ha sabido sacudirse la dulzura en producciones como ‘D.P‘, cuya segunda temporada llegará en breve.

Ko Kyung-Pyo, hace las veces de asesino, y como ocurre siempre que lo vemos en pantalla no decepciona. Con complicadas escenas repletas de brutalidad, y mucha acción e incluso con algunas de carácter sexual, a las que no estamos nada acostumbradas en su filmografía, pero que matizan enormemente al personaje y su comportamiento, quedamos hechizadas. Las sensaciones que nos hace experimentar dando vida a Oh Jin-Seob son contradictorias y nos hacen olvidar el cariño que podemos tener por el actor, lo cual no hace más que consolidar nuestra creencia en sus capacidades interpretativas.

Tienes que ponerte la serie para verlo en todo su esplendor, así como para conocer a Kim Hye-Jun, una actriz a la que solo había visto en ‘Kingdom‘ y que aparece de secundaria en la bellísima ‘Just Between Lovers‘, y que aquí se planta al lado de dos de los actores más cotizados de la industria k-dramática y les mantiene el pulso, dejándonos unas secuencias de lucha que ya quisieran llevar a cabo sus compañeros.

Lo único que echamos de menos en su personaje es un mayor desarrollo de su pasado y sus habilidades. Pero de esto padece toda la serie, no solo su papel. ‘Connect’ da para mucho más que una miniserie, y para cuando la acabes probablemente pienses lo mismo.

Solo una canción

Una única melodía nos acompaña a lo largo de las 6 horas de metraje. Con un buen puñado de arreglos musicales, esta canción que escuchamos de forma continua y protagónica es el nexo de unión entre los protagonistas, además del alma de uno de ellos. Sin ella la historia no tendría sostén ni sentido. Rara vez nos encontramos con una premisa similar en cine o series, y esa es una de las cosas que hacen aumente la originalidad de la trama.

La fantasía corre rauda por toda la creación, no solo a nivel musical sino también artístico. Es imposible no quedar embaucada por las bellas y trágicas esculturas que van mostrándose episodio tras episodio. Es difícil sacudirse esa sensación que te pone el vello de punta cuando nuestro cerebro se encuentra luchando contra el placer estético y un sentimiento aberrante íntimamente ligado a una crueldad sin límites que desprenden algunas acciones humanas cuando se sienten superiores a quienes les rodean y actúan cual deidad grecolatina que está muy por encima de la empatía y los valores morales humanos.

En su globalidad, ‘Connect’ es una miniserie altamente adictiva que muestra como los K-dramas cuentan con una creciente aceptación entre el público occidental que no deja de caer en sus redes gracias a unas tramas novedosas y un hacer cinematográfico de una calidad incontestable.

Tráiler de ‘Connect’

¿Nos encanta?
Overall
4.3
  • Originalidad
  • Guion
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora y Edición de sonido
  • Montaje y Dirección
Sending
User Review
5 (1 vote)

Puntos fuertes

  • Ver a Jung Hae In y Ko Pyung Ko en papeles tan alejados de su normalidad.
  • Efectos especiales brutales que te hacen girar la cabeza mientras ves la serie.
  • Originalidad en la idea principal tras la serie.

Otras miniseries surcoreanas que no te puedes perder son:

Hymn of death’, y por fin descansar (Park Soo-jin, 2018)

Semantic Error’, lo que descubrí mientras dormías (2022)

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *