‘Coffee Prince’, el amor debería ser ciego (Lee Yoon Jung, 2007)

‘Coffee Prince’ es, si le preguntas a cualquier dramalover, uno de esos clásicos que si o si hay que disfrutar, aunque solo sea una vez. Se encuentra en el mismo saco que ‘Master’s Sun‘ o ‘The Greatest Love‘, y como pasara con estos, que nos ponen en pantalla a So Ji Sub y a Cha Seung Won, está interpretado por otro de los grandes actores coreanos, Gong Yoo.

‘Coffee Prince’ se centra en la vida de Go Eun Chan (Yoon Eun Hye), una chica con una madre un tanto excéntrica y una hermana menor a la que tiene que cuidar. Debido a su previa experiencia con el Tae Kwon Do, Eun Chan ha ido adquiriendo una personalidad fuerte propia de un chico y por cosas del destino, ha tenido que dejar su feminidad para poder ayudar mejor a su familia con diferentes trabajos. Por casualidades del destino, Eun Chan es confundida por un hombre, Han Kyul (Gong Yoo), un liberal y temperamental chaebol, pero gracias a él comienza a trabajar para el «Coffee Prince», donde poco a poco se enamora de éste. Han Kyul la contrata, para evitar un matrimonio arreglado, pretendiendo estar en una romántica relación gay con Eun Chan. Sin embargo Han Kyul comienza lentamente a tener sentimientos reales por ella, aunque sigue creyendo que es un hombre.

Un K-drama, que a pesar de ser algo viejito ya, trata temas tan tabú en la sociedad coreana como es la sexualidad y las relaciones interpersonales. ‘Coffee Prince’, en todo su contexto de comedia romántica nos lanza un guion sobre la aceptación, el amor propio y el miedo. Aceptarse a uno mismo y aceptar a otros. Ser capaz de dejar atrás los prejuicios y lo ‘correcto’ y escuchar lo que nuestro interior nos dice. Habla a un mismo tiempo de resilencia, de nunca rendirse y de siempre querer ser un poco más feliz, se encuentre donde se encuentre esa felicidad.

Así se presentan personajes muy variados que aprenden a diario a superar obstáculos y a sanar sus heridas pasadas mientras día a día conviven los unos con los otros aprendiendo, aun sin darse cuenta los unos de los otros. El reparto coral, formado por los trabajadores de la cafetería y las familias de los protagonistas dan un juego tremendo al mezclar diferentes edades, fondos socioeconómicos y experiencias vitales.

Cada uno de su padre y de su madre

Gong Yoo da vida a Choi Han Gyul, ese joven chaebol que su familia pretende poner en su sitio mientras intenta que se haga cargo de la empresa familiar. El por su parte tiene otras intenciones profesionales. Su vida son los Lego, si, los Lego, construir con ellos y diseñarlos. ‘Coffee Prince’ cae en todos los estereotipos, pero no se ahoga en ellos, más bien todo lo contrario. Este K-drama es capaz de construir en torno a ellos y hacer crecer a los personajes cuando los enfrenta unos a otros. Ese joven irresponsable es capaz de salir de su zona de confort, de enfrentarse a todo lo que le han enseñado y atreverse a pesar de las posibles heridas que pueda sufrir por el camino.

Go Eun-chan (Yoon Eun-hye) es todo lo contrario. Una joven que no ha tenido una vida fácil en ningún momento, que lucha cada día por mantener a su familia y que hace lo que es necesario para ello. La cantidad de esfuerzo que plasma en la pantalla te hace caer rendida ante su personaje. Esa necesidad le obligará a mentir y eso también la cambiará y le hará sufrir. Ambos protagonistas crecerán y aprenderán, muchas veces a base de malas decisiones, pero siempre intentando hacerlo lo mejor posible,.

Choi Han-sung (Lee Seon-gyun) y Han Yoo-joo (Chae Jung-ahn) son la pareja secundaria que odiarás durante más tiempo que tolerarás. Ambos personajes están llenos de si mismos, son egoístas y solo son capaces de nadar en su propia miseria sin hacer mucho más por salir de ella. Mantienen una relación que cuesta desencasillar de lo tóxico y que por desgracia salpica al resto de las relaciones y el elenco. No fui capaz de disfrutarlos juntos en ningún momento, aunque a su favor diré que tampoco los soporté en las escenas por separado.

Kim Chang Wan es Hong Kye Shik, un viejo conocido de la empresa familiar con un fuerte vínculo con la abuela del protagonista. El será el nexo de unión entre todos los personajes de la historia. Kim Dong-wook dará vida a Jin Ha Rim, y te sonará muchísimo por hacer realizado ‘Find Me in Your Memory‘  o ‘The Guest’ entre otros kdramas. Kim Jae Wook (‘Her Private Life‘) es Noh Sun Ki, un personaje con mucha historia que contar a pesar de sus pocas palabras. Lee Eon pondrá el corazón a Hwang Min Yup, quizá el personaje al que más cariño se le coge en la serie. Cada uno de ellos llenará de vida la cafetería que los acoge y lo hará a su manera. Lo que siempre sobresaldrá es su sentido de la lealtad y la amistad, y eso hará de ‘Coffee Prince’ una serie mucho más llevadera, amable y divertida.

Técnicamente este K-drama no aporta nada nuevo al mundo de la televisión. Si no fuera porque su guion es atrevido y está bien interpretado probablemente habría caído en el saco del olvido, donde tantas series han ido a descansar. Su trama no da pie a uno efectos especiales brutales, y su fotografía es más bien normalita. A excepción de algunas localizaciones más espectaculares, todo tiene lugar en sitios mundanales donde se le saca poco partido a la luz o el color.

La banda sonora complementa bien la acción, pero, al menos para mi, no tiene una de esas canciones que se quedan en el fondo de tu cabeza para regresar de cuando en cuando. De hecho, es más bien plana en líneas generales y la edición de sonido tampoco se presenta excelsa en ningún momento a pesar de haber cantidad de escenas en las que la música es clave como cuando están en el estudio de grabación.

‘Coffee Prince’ es un K-drama al que llegas por curiosidad o recomendación y en el que te quedas por su arriesgado guion y lo entretenido de su puesta en escena gracias a muy buenas interpretaciones, pero que solo recordarás fugazmente. Una serie que merece ser vista para comprender de forma más compensada la carrera meteórica de Gong Yoo, mientras te das cuenta de que los K-dramas no son cosa de hace dos días, y que aún nos queda mucho que investigar y disfrutar de las producciones más antiguas.

Ama a quien quieras amar, sin importar nada más.

Video promocional

¿Nos encanta?
Overall
2.9
  • Fotografía
  • Guion
  • Originalidad
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
Sending
User Review
5 (1 vote)

Puntos fuertes

  • Su trama, única y atrevida en su época.
  • Un slice of life de los que enamoran desde el principio por la interpretación y complejidad de sus personajes.

Otras producciones maravillosas en las que ver a Gong Yoo son:

A man and a woman’, no existe el momento perfecto (Lee Yoon-ki, 2016)

Kim Ji-young: Born 1982’, retrato de todas las mujeres (Kim Do-Young, 2019)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *