‘Cinco lobitos’, el tiempo entre cuidados (Alauda Ruiz de Azúa, 2022)

‘Cinco lobitos’ llega y golpea a todos los espectadores que se acercan a ella. No importa la edad o el sexo, quien se atreve a verla acaba comentándola y a veces no consigue siquiera esperar a que termine el visionado. Es tal su cercanía, su muestra de realidad, que es imposible de aguantar el… “cuando nació mi…” o el “¿te acuerdas de las noches sin dormir”?, esto, en el caso de haber experimentado la maternidad o la paternidad, pero también hay hueco para otras muchas líneas de pensamiento que quizá no se expresan verbalmente pero si en los ojos del que mira. Una mirada que puede reflejar pavor, anhelo o ambas cosas a la vez.

Amaia (Laia Costa) acaba de ser madre y se da cuenta de que no sabe muy bien cómo serlo. Al ausentarse su pareja por trabajo unas semanas, decide volver a casa de sus padres, en un bonito pueblo costero del País Vasco, y así compartir la responsabilidad de cuidar a su bebé. Lo que no sabe Amaia es que, aunque ahora sea madre, no dejará de ser hija.

La ópera prima de Alauda Ruiz da donde más duele, en el corazón de una sociedad cuya natalidad se encuentra, desde hace años ya, al borde del abismo. Una sociedad que cada vez espera más para traer al mundo a la siguiente generación mientras le comen las dudas, las inseguridades y pánico se acrecenta conforme pasan los años en parte debido a la presión de esa sociedad que en sus usos y costumbres permanece inamovible.

Un guion acertado y certero nos invita a casa de Amaia y casi con un punto de comedia negra nos sumerge en la cotidianeidad de cualquier joven pareja que acaba de recibir a su primogénito en un apartamento más bien poco accesible y menos aún asequible en la que pudiera ser cualquier ciudad de nuestro país.

La inseguridad y el cansancio llevan haciendo mella en la protagonista desde mucho antes de que nosotros la conociéramos. Ni su pareja, Javi, ni sus padres, quienes ayudan en todo lo que pueden, son capaces de darle descanso o consuelo. Amaia es para muchas mujeres un espejo en el que verse reflejada, mientras que para otras muchas es un presagio de lo que su vida podría ser, y, mientras la vemos, preguntas y más preguntas se amontonan en nuestra cabeza, como también lo hacen en la suya.

Esta mirada femenina pone el acento en las dudas, los temores y sobre todo en la realidad social que aun a día de hoy vivimos, le pese a quien le pese. Se nos pide ser profesionales bien formadas, dedicadas a nuestro trabajo con ilusión y ganas, pero a un mismo tiempo se nos recuerda (de forma insistente) que ‘podemos/debemos’ ser madres. Y, cuando lo somos, se nos pide que elijamos entre una de ellas, mientras juiciosamente se nos mira con lupa, cuando se nos había prometido que nada cambiaría, que nuestras aspiraciones y sueños serían posibles, y ser madres y profesionales sin tener que sacrificar nada, iba a ser una realidad, nuestra realidad.

Durante toda la cinta se muestra una enorme agilidad narrativa que nos mantiene enganchados, casi embobados ante las secuencias que se presentan. ‘Cinco lobitos’ es la vida pasar dentro de un hogar sacudido por continuos cambios trascendentales, que, aun rompiendo la normalidad, se aceptan y se viven o sobreviven (según se vea) porque a sus protagonistas no les queda más remedio que enfrentarse a ellos.

Unas protagonistas que por cierto están inconmensurables. Laia Costa dando vida a Amaia es probablemente una de las mejores interpretaciones que nos deje el 2022. Su trabajo rezuma honestidad, sus ojos y su cuerpo lo dicen todo. El trabajo corporal nos permiten ser conscientes de su cansancio y tristeza con solo mirarla, y cuando el guion se lo permite sus gestos nos hacen ver claramente que pese a todo no cambiaría nada porque aquello que ha puesto patas arriba su mundo es, ahora, el nuevo oasis que su caótica vida necesita.

Susi Sánchez como madre y abuela representa a la perfección a esa generación de mujeres que ha vivido por y para su familia. Una de esas mujeres a las que se las veía como madres, esposas y cuidadoras obviando y dejando a un lado todo lo demás que querrían y podrían haber sido. Una mujer que luchará contra sus propios demonios y miedos cuando sea ella la que tenga que ser cuidada.

La cámara sigue ese día a día como si de un fantasma se tratase. Es ese ‘si las paredes hablasen’ que no molesta pero se siente, porque a través del enfoque de Alauda nos inmiscuimos en la vida de Amaia y de su familia mientras nos sentimos como en casa. Su realidad muy probablemente sea la tuya, o al menos una parte te toque muy de cerca. Porque todas somos hijas e incluso nietas, muchas sois madres y solo nosotras somos conscientes de la presión continua y persistente que es serlo.

Hacen falta miradas femeninas y feministas como esta. Representaciones veraces y honestas de los miedos, los cambios, los sacrificios y también las alegrías que suponen vivir entre cuidados. Quizá con ellas nosotras nos veamos por fin reflejadas y menos solas y ellos observen, en el cine, ese lugar donde la ficción a veces nos permite ver nuestra realidad, que hay que dejar de preguntar “¿Qué puedo hacer para ayudar?” y sencillamente hacer, estar y modificar comportamientos sin que nadie tenga que cargar sobre sus espaldas con decírnoslo.

¿Está el siglo XXI preparado para los cuidados (a todos los niveles) que recaían y recaen sobre una fuerza de trabajo que ahora, finalmente, ya no solo se ve dedicada en cuerpo y alma a la familia? ‘Cinco lobitos’ dice en mayúsculas y a voces que muchos cambios son necesarios si queremos que así sea y lo hace con una película preciosa que nos conmueve y nos deja con una sensación agridulce que nos lleva a pensar en ella muchos días después de verla por vez primera.

Tráiler de ‘Cinco Lobitos’

¿Nos encanta?
Overall
3.8
  • Fotografía
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otras películas de directoras españolas son:

Crítica de ‘Sinjar’ (Anna Bofarull, 2022), necesaria, intensa, compleja.

La isla de las mentiras’ (Paula Cons, 2020) | Filmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *