‘Blue Birthday’, un millón de segundas oportunidades (Park Dan Hee, 2021) | Miniserie

Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Esa es la moraleja que rápidamente extraerás de los primeros minutos de metraje de ‘Blue Birthday’, una miniserie que te mantiene enganchado de principio a fin gracias a unos cambios de escena cuidados y una bella fotografía.

La serie es una historia de Oh Ha Rin (Yeri) que viaja en el tiempo entre el pasado y el presente a través de unas misteriosas fotos que le dejó su primer amor, Ji Seo Joon (Yang Hong Seok). Desde la escuela primaria hasta el instituto, han sido amigos íntimos y muy cercanos, pero él se suicidó en el cumpleaños de ella hace 10 años. En su 28º cumpleaños, Ha Rin recibe como regalo una oportunidad muy especial. Con las misteriosas fotos dejadas por Seo Joon, Ha Rin vuelve a ese día en el pasado y descubre por qué decidió morir. Incluso después de que hayan pasado 10 años desde que se quedó sola, el fondo del teléfono de Ha Rin sigue siendo una foto tomada con Seo Joon cuando ella tenía 18 años.

‘Blue Birthday’ destaca por la inocencia y calidez de sus personajes. Sus protagonistas lo tienen aún todo por vivir y descubrir. En ellos se refleja ese no saber expresar los mil sentimientos que te rebullen por dentro cuando estás en plena adolescencia. Los cambios de escena son impecables. El montaje es excepcional, y lo es, en gran parte, gracias a un guion que tiene muy claro los saltos temporales, la historia que cuenta y las personalidades de sus personajes y sentimientos.

"Podemos aprender del pasado, pero no podemos vivir en él."
B. Johnson

Las interpretaciones no son las mejores del mundo, de hecho, son más bien planas, pero, ¿Qué mas da cuando aun así te comes los episodios sin mirar la hora ni siquiera de reojo? Este K-drama cambia de tonalidad fuera y dentro de su fotografía. Hacia la mitad de la miniserie se volverá oscuro, mucho más adulto y complejo. La fotografía te asombra. Escenas preciosas que son bañadas con luces de colores vibrantes que debieran ser alegres dejan un halo más bien de melancolía. La juventud y vida pasada de sus personajes contrasta con la tristeza de la pérdida sufrida por las vidas presentes.

Oh Ha Rin esconde a la perfección sus anhelos, incluso, a veces, de ella misma, pero aunque a veces uno cree haber superado el pasado, este llega como si de una cascada se tratase, los recuerdos vuelven a fluir y las heridas que creías sanadas vuelven a abrirte en canal.

No puede tenerse todo, esa es la realidad. Las acciones y decisiones que tomamos vienen con responsabilidades, y ciertamente con un coste. Oh Ha Rin vive una vida adulta solitaria. Nada ni nadie ha conseguido llenar el vacío que dejó Seo Joon. El dolor de no haber tenido una vida a su lado y el continuo cuestionarse como habría sido la vida de estar el, inundan su pensamiento de forma continua manteniéndola viva, pero estancada.

¿Qué harías tu si pudieras cambiar el momento más decisivo y doloroso de tu vida? Nuestra protagonista lo tiene claro, hará todo lo que esté en su mano para salvar a Seo Joon, pero modificar el pasado no es un juego de niños y las consecuencias pronto saldrán a la luz.

Es imposible no recomendar esta miniserie a cualquier dramalover, pero por si necesitas un empujón, solo tienes que centrarte en las imágenes para ver una muestra de esa química, naturalidad y amabilidad que desprenden sus escenas. Desde luego no se le puede pedir más a un rato de visionado que te dejará con un sabor de boca genial y que, además, lo hará con una historia entretenida, bien contada y con mucha intensidad.

Tráiler de ‘Blue Birthday’

¿Nos encanta?
Overall
3.7
  • Fotografía
  • Guion
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora
  • Edición y montaje
  • Originalidad
Sending
User Review
0 (0 votes)

Otra miniserie preciosa que debes ver es:

The boy next door’ (2017), una parodia para no dejar de reír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *