.

‘Black Beach’ (Esteban Crespo, 2020)

Carlos, un alto ejecutivo a punto de convertirse en socio de una gran empresa, recibe el encargo de mediar en el secuestro del ingeniero de una petrolera americana en África. El incidente está poniendo en peligro la firma de un contrato millonario.

‘Black Beach’, donde las dictaduras africanas consolidan a Esteban Crespo como director.

Carlos, un alto ejecutivo a punto de convertirse en socio de una gran empresa, recibe el encargo de mediar en el secuestro del ingeniero de una petrolera americana en Guinea ecuatorial, África. El incidente está poniendo en peligro la firma de un contrato millonario que no puede perder. En este viaje deberá enfrentarse a las consecuencias de sus acciones pasadas cuando fue cooperante en el país y elegir entre sus intereses personales o los profesionales.

Esteban Crespo se aventura con su segundo largometraje tras Amar en contribución con RTVE y Netflix. Un complejo thriller donde prima la denuncia social contra el maltrato, la desigualdad social y sobre todo, frente a un sistema que vela por los intereses económicos de unos pocos. Muy similar es El cuaderno de Sara y Adú, dos films grabados en el mismo continente y que recorren una línea argumental homogénea. Sin embargo, Black Beach roza los siete millones de euros de presupuesto y se aleja demasiado de una película española habitual, lo que les ha permitido un rodaje internacional con localizaciones en Madrid, Bruselas, Ghana, Canarias, etc.

A pesar de tener una gran y cautivadora puesta en escena, los géneros se mezclan entre sí y propicia la incoherencia de la narración. Aunque consiga mantener la tensión y el ritmo en los diferentes géneros, estos no llegan a ser expuestos con claridad ni ahondan lo suficiente en el argumento. Sólo se libra la carga dramática con la crítica a las grandes empresas sobre el control que ejercen en la sociedad y sus fines. El guion, a cargo de su director, es demasiado ambicioso para ajustarse a un tiempo tan determinado en un inestable film.

Un elenco en estado de gracia.

Raúl Arévalo que llevaba un tiempo desaparecido, vuelve a ponerse delante de las cámaras y nos ofrece una singular interpretación demostrando que es totalmente heterogéneo en todo lo que se propone. A su lado, la sorprendente y admirable Candela Peña que libra el personaje más real tras una temporada llena de éxitos profesionales. Su naturalidad y su astucia le servirán para conquistar a cualquier tipo de público. Los actores Jimmy Castro y Emilio Buale se consagran en un registro más formado y reflexivo al que no nos tienen acostumbrados en sus anteriores trabajos.

La incuestionable producción de Black Beach les ha servido para lograr este preciado film de la mano de Crespo, en el que se consagra por sus admirables localizaciones. Gracias a ellas, llena las escenas de planos aéreos filmadas con dron que nos trasladarán al continente africano. Lo acompaña una gran banda sonora que se desplaza al ritmo de los incesantes y llamativos movimientos de cámara con una gran carga ambiciosa. Todo ello en decremento de una básica fotografía que en extraños momentos reluce y se desploma de los demás departamentos fílmicos.

Es cierto que la película mantiene la tensión en todo momento, aunque el desenlace pueda resultar demasiado predecible y básico. El conjunto de todo el largometraje no le hace justicia a su tradicional final ni a su desequilibrado guion. En cambio, es muy buena opción para ver en pantalla grande donde verdaderamente brilla por su indudable crítica social y al mismo tiempo, su director se postula de forma valiosa.

¿Pasa el corte?
Overall
3.4
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Montaje y edición
  • Música
  • Guion
  • Interpretaciones

Lo mejor y lo peor

LO MEJOR:

  • El gran elenco que compone la película
  • El director
  • La banda sonora

LO PEOR:

  • El inestable guion
Comunicador Audiovisual. Amante de la cultura, risueño, apasionado del cine español y de las series de thriller. Como diría Almodóvar, "Lo siento señorito, pero yo soy testiga de Jehová y mi religión me prohíbe mentir" También puedes leerle en mi página web: https://tucinecritico.com/

Deja un comentario