‘Bad and Crazy’, la locura ha llegado a Dramaland (Yu Seon-dong, 2021)

Cuando estás viendo una serie, del país y género que sea y no paras de pensar en lo divertida que ha tenido que ser de grabar porque ves en los ojos de los protagonistas que verdaderamente están disfrutando, sabes que estás delante de un gran show, sea o no de tu estilo. ‘Bad and Crazy’ tiene todo de loco y muy poco de malo. Deberías darle una oportunidad y así probar un K-drama de esos que se salen de lo normativo.

Soo Yeol (Lee Dong-Wook) trabaja como oficial de policía del Departamento de Policía de Mooui, es competente en su trabajo, pero también tiene una ética cuestionable. Hará cualquier cosa para lograr el éxito. Debido a su ambiciosa personalidad, ha recibido promociones en un corto período de tiempo. Su suave vida cambia de repente con la aparición de K (Wi Ha-Joon), una persona justa, pero también un loco. Siempre que se enfrenta a una injusticia, la enfrenta con el puño y sueña con ser un héroe. Mientras tanto, Hee Gyeom (Han Ji-Eun) trabaja como teniente de policía en el escuadrón antidrogas del Departamento de Policía de Mooui. También es una persona recta y entusiasta en su trabajo. Una vez salió con Soo Yeol.

‘Bad and Crazy’ te dará la oportunidad de disfrutar de personajes reales donde los “buenos”, no son tan buenos, y donde los “malos” no son tan malos. Los grises de esta serie son notorios. La corrupción y el abuso de poder dentro del cuerpo de policía al que pertenecen los protagonistas nos hará plantearnos cuestiones como la ética de trabajo, la necesidad de sentirnos respaldados por el sistema, dejando, también, espacio para hablar de la familia y las relaciones interpersonales a través de un mensaje muy claro. Hay más bondad que maldad en este mundo, aunque nos cueste verlo.

Lee Dong Wook es Soo Yeol Ryu

La verdad es que la vida de Soo Yeol, se presenta como un despropósito total. No hay fin a todo lo que parece pasarle, aunque como espectadores no nos extraña ya que nos da la sensación de que se trata de un karma cósmico que no deja pasar la oportunidad de ponerlo en su sitio. Soo Yeol da la sensación de creerse el mejor en todo, quizá lo sea en algunas cosas, pero desde el luego el mundo le recuerda que la perfección le queda muy lejos aún.

Lee Dong Wook se sale en ‘Bad and Crazy’. La desesperación, el pánico y la sorpresa tienen una cara, la suya. El actor era consciente de que este papel era totalmente novedoso en su carrera, y la apuesta no podía haberle salido mejor. El suyo aquí es un papel que jamás olvidarás. El carisma que siempre desprende se mezcla con un personaje al que querrías coger del cuello en más de una ocasión. Verlo es sinónimo de diversión.

Wi Ha Joon es ‘K’

Pensar en Wi Ha Joon era sinónimo de amabilidad y calidez, aquí, aunque sigue siendo todas esas cosas, lo encontrarás en un personaje loco, macarra y adrenalítico como nunca antes habías visto de forma tan continuada en Dramaland. No podrás sacártelo de la cabeza igual que no podrás dejar de sonreír cuando lo veas. Una vez lo conoces, sabes que puedes esperarlo todo de él y esa magia que solo llega con la improvisación genera verdadero disfrute en nosotras como espectadoras.

Añádele a todo eso, un vestuario digno de estudio. Desde la chupa de cuero negra y roja a las camisas más extravagantes y feas que hayas visto jamás, pero que aquí caen como un guante mientras desprenden atractivo. Merece ser mencionado, porque la personalidad que le transfieren al personaje va más allá de la mera puesta en escena, siendo un personaje que ya forma parte del colectivo dramalover.

Dos por el precio de uno. Un baño de química entre los dos protagonistas es lo que puede resumir a la perfección ‘Bad and Crazy’, que puede pecar de mucho, pero nadie puede negar que probablemente nos encontremos ante una de las parejas del 2022 en Dramaland, y es decir mucho teniendo en cuenta que aún no ha empezado febrero.

Si conoces el K-drama ‘The Uncanny Counter‘ la fotografía quizá te resulte familiar. Compartir director y parte del equipo técnico suele dejarnos con esta sensación, lo cual es sumamente agradable en este caso. En la serie de los cazadores de almas ya disfrutamos enormemente de colores vibrantes y fondos vívidos llenos de neón que nunca estaban de más y aquí volvemos a disfrutar del que es ya el sello de identidad de Yu Seon-dong.

El guion es muy divertido y enormemente entretenido cuando los protagonistas están presentes, pero se pierde en el trasfondo del mismo cuando mezcla los casos de corrupción con los casos del equipo antidrogas y con el periplo del personaje de Lee Dong Wook, que obviamente va acompañado de pérdida de memoria y un pasado lleno de miseria (esto es Dramaland y hay cosas inherentes a ella). Hay veces que la trama es demasiado caótica y no acaba de centrarse en un punto de acción. Personajes secundarios entran y salen, y aunque hilados y necesarios dentro del conjunto, ofrecen, en líneas generales, una sensación de amalgama que no acaba de cuajar, y eso la hace cojear, quizá en lo que debiera haber sido su punto fuerte.

La historia de Soo Yeol es la de ‘K’, y eso nos queda claro desde el principio, pero el guion quiere que pasen tantas cosas, que al final nos encontramos con la sensación de que esas historias secundarias han terminado de forma muy abrupta o de que han sido introducidas a la fuerza, y eso hace que no funcionen al tener todas ellas mucho cuerpo y entidad por sí mismas. Podría haberse contado la historia principal con menos ajetreo de fondo, habría ganado en profundidad psicológica y eso le habría dado mucho, pero que mucho empaque y ‘seriedad’ al conjunto final.

‘Bad and Crazy’ es una serie que arriesga en su montaje y al hacerlo nos deja con una de las series mejor sincronizadas que he visto jamás. La sensación de que dos personajes ocupen un mismo espacio es brutal, pues juega enormemente con tu cabeza y la sensación de espacialidad que como espectadores tenemos de la escena. Yu Seon-dong, su director, ha trabajado en el encuadre de las cámaras y la notoria presencia de sus protagonistas, consiguiendo que no seamos capaces de despegar la vista de la pantalla cuando cualquiera de ellos está en escena.

Ya hemos establecido que ‘Bad and Crazy’ es locura sobre locura. Por supuesto ese nivel debía mantenerse con una banda sonora acorde. Lo consigue plenamente con una música que se acelera y rompe justo cuando lo hace la acción. Como si nos adentrásemos de lleno en ‘Sucker Punch’ la música toma vida propia y el Heavy metal entra al servicio del caos, desconcierto y, por supuesto, desenfreno en escaramuzas demenciales que no paran de sucederse a lo largo de los episodios.

Este K-drama es poco convencional, pero visualmente es una maravilla y a nivel interpretativo, no puede pedírsele más. Episodio a episodio verás como la química entre los protagonistas crece hasta atravesar la pantalla y volverte adicta. Querrás saberlo todo sobre ‘K’ y Soo Yeol Ryu, y te divertirás averiguándolo.

Tráiler de ‘Bad and Crazy’

¿Nos encanta?
Overall
3.7
  • Fotografía
  • Edición y montaje
  • Banda Sonora
  • Interpretaciones
  • Guion
  • Originalidad
Sending
User Review
5 (1 vote)

Puntos fuertes

  • Protagonistas que arriesgan con papeles que nunca antes habían realizado.
  • Un excelente trabajo de edición y montaje, con un guion que está continuamente cambiando.

Otros K-dramas que resonaron por su fotografía y por su trama son:

The Uncanny Counter’, cazadores de almas (2020) | Netflix

Extracurricular’, el negocio de la explotación (2020) | Netflix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.