.

‘Back to Life’, la difícil búsqueda del (volver a) ser | Filmin

‘Back to Life’, la nueva incorporación de Filmin nos muestra a Miri, la gran protagonista de la serie. Una mujer que ha pasado 18 años en prisión y que vuelve a su pueblo natal, a la casa de sus padres, con una única idea: dejar de lado ese sobrenombre de psicópata que todo el mundo le pone a merced del delito de sangre por el que fue condenada de adolescente.

Las deudas…

En ‘Back to Life’ Miri tiene una de ellas saldada: la de la justicia. Pero queda la más dura de todas, que es la sociedad. Sobre todo, aquella sociedad que le rodea; aquellos vecinos nuevos y antiguos que no olvidan su pasado y que, sobre todo, no dejan llegar esa segunda oportunidad que le haga olvidar y le convierta en una ciudadana igual a ojos de todas y todos.

El problema es que a ella no se le pregunta por ello, y solo quiere pasar página. Dicho recurso, el contar el delito, es una de las mayores bazas de sus creadores. Por lo que ya tenemos ingredientes más que suficientes para que la serie sea, como poco, atractiva: un antiguo delito sin desvelar, un pueblo que tiene tanto miedo que le lleva a realizar acciones que derivan entre lo cómico y lo cruel, y una protagonista que tras tanto tiempo entre rejas no sabe lo que es ni un Airbnb.

La pausa

‘Back to Life’, como buena serie que cumple con lo que promete, la misma pausa en la vida de la protagonista se ve en la trama de los episodios. Tras un solo episodio ya te das cuenta del ritmo que posee la serie y de cómo los acontecimientos van a ir acompasados de esa lentitud.

Como si de un conjunto de episodios de detectives se tratase, la gran duda de la serie se centra en que el espectador quiere saber qué ha pasado tanto como los guionistas quieren tardar en contárnoslo. Eso también ayuda a un ritmo narrativo que se fortalece además con un humor negro de aplaudir y de unas historias secundarias lo suficientemente cortas como para no perdernos, ya que los capítulos son de menos de 30 minutos y hay mucho que contar.

Miri lo tiene muy claro: el valor, la dignidad y el intento de respeto que quiere alcanzar no le serán sustraídos ni eliminados por un pueblo que vuelca su odio hacia la misma. Las trabas que tiene que soportar parecen fortalecerle, lo cual se muestra en los momentos de valentía en los que toma una decisión con sus acciones. Sus conversaciones consigo mismo rayan esa desconfianza en sí misma, pero a la vez su valentía para darle la vuelta a la tortilla.

Hay que saltar el stand-by

‘Back to Life’ no solo plantea la dificultad de una persona a la salida de prisión. Diversas temáticas recorren sus minutos de metraje y que pasan a veces más desapercibidas y a veces menos. Por ejemplo, como personajes principales tenemos a sus padres: él enfrascado en un aburrimiento que le lleva a preocuparse por cosas nimias y ella preocupada en menesteres más personales. Ambos crean grandes escenas que subrayan la palabra comedia.

La dificultad para relaciones personales con nuevos conocidos, la entrada a un mundo laboral cuando has estado alejado del mismo toda la vida, la curiosidad por el sexo frente a la inexperiencia, la búsqueda de un respeto cuando ni si quiera te escuchan, la importancia que da el sistema a un recién salido de prisión… sin duda muchos más temas que el meramente principal envuelven ‘Back to life’.

En definitiva

Estamos ante una serie cómica pero mordaz. ‘Back to Life’ muestra tantísimo en tan pocos minutos de capítulo que está más que asegurada la atracción que puede causar. Muchos personajes secundarios y muchas cosas que averiguar no hacen más que mejorarla. Daisy Haggard es la gran culpable de que estemos ante una serie muy sencilla de disfrutar y con mucho que contar.

Diseño Gráfico, Editorial & Web. Hago cosas. Visto camisas, bebo café y me gusta la tinta. Si no te gustan estos defectos, tengo más.

Deja un comentario