.

‘A Stormy Night’ (David Moragas, 2020) | Filmin

El debut en el largometraje del director David Moragas será la encargada de la clausura de la X edición del D’A Film Festival.

Marcos, un director de documentales español se queda atrapado en Nueva York cuando el vuelo de escala que debía llevarle desde Barcelona a San Francisco es cancelado por culpa de una tormenta.

Siempre que te encuentras con el debut de alguien en el cine en largometrajes el escepticismo se apodera de uno, nadando en el limbo de una pregunta con dos posibilidades: ¿merecerá la pena o tendremos ante nosotros a alguien con más posibilidades que talento? Quizás un poco cruda la exageración del blanco y negro obviando la escala de grises en dicha pregunta, sí, pero es que a veces resulta complicado toparse con películas como ‘Tesis’ de Amenábar o como ‘Obra 67’ de David Sainz.

‘A Stormy Night’ narra una noche en la vida de Marcos, un director barcelonés de documentales que se queda atrapado en Nueva York tras cancelarse su vuelo de escala a San Francisco. Sin sitio en el que alojarse, acabará pasando la noche en casa de Alan, compañero de piso de una compañera de la universidad. Los dos jóvenes, que aparentemente no tienen nada en común, aprenderán a conocerse a lo largo de una noche de tormenta en la ciudad de los rascacielos.

Detalles de lo íntimo.

‘A Stormy Night’ está fundida en blanco y negro, algo que añade un toque aún más íntimo a este retrato ya de por sí interior y crudo. ¿Cómo conseguimos algo tan interesante? Personalmente creo que hay tres pilares que son dignos de tener en cuenta en este largometraje: el primero de ellos, la deliciosa fotografía (Alfonso Herrera Salcedo es el culpable) que acompaña todo el largometraje. Esa falta de color adquiere una acertada respuesta a la pregunta del por qué… los detalles de luces y sombras son de una maestría notable y dan mucho sentido a la familiaridad del hogar donde se realiza la cinta.

El segundo de estos puntos a tener en cuenta: guion. Aquí el culpable es el propio David Moragas, y nos regala, por que esa es la palabra, un ejercicio magnífico de diálogos, pequeños monólogos y palabras cuidadas hasta la última coma. Cada detalle que sale de los labios de los dos protagonistas principales son lo suficientemente merecedores de elogio como cada punto de la fotografía que he comentado anteriormente.

He aquí es donde entra además dicho tercer culpable de la calidad de la cinta: la interpretación. David Moragas recurre a sí mismo para dar vida a Marcos, añadiendo un doble trabajo a su papel tras las cámaras. Lo hace notablemente y se nota que el personaje está creado por él mismo. El otro gran protagonista es Jacob Perkins, quien da vida a Alan y que nos transporta a otra forma de ver la vida dentro de la película que sabe narrar y sentir tanto y tan bien como para hacer partícipe al público de ello.

En definitiva.

En definitiva, la cinta te hace sentir tantas cosas que no terminas de asimilarlas hasta que termina y te pones a pensar en lo visto. ‘A Stormy Night’ es tan diferente que parece hacernos ver como la atracción primero y el enamoramiento después son tan reales como la vida misma. Por no decir spoilers, la escena final de la cinta, en la puerta, es una mezcla de tensión, tristeza y amor que pone los vellos de punta.

David Moragas tiene con ‘A Stormy Night’ algo muy interesante entre manos en el presente, y algo muy complicado para su futuro como cineasta: el listón lo ha colocado muy alto.

¿Pasa el corte?
Overall
3.6
  • Originalidad
  • Montaje y edición
  • Guion
  • Fotografía
  • Interpretaciones

Lo mejor

  • La fotografía
  • La tensión/química/amor entre Marcos y Alan
  • Cada palabra del guion
Diseño Gráfico, Editorial & Web. Hago cosas. Visto camisas, bebo café y me gusta la tinta. Si no te gustan estos defectos, tengo más.

Deja un comentario