.

Crítica de ‘A Star Is Born’ (Bradley Cooper, 2018). Gaga y Cooper eclipsan la pantalla.

Una vez que empiezas a ver ‘A star is born’ comprendes las ocho nominaciones a los Oscars 2019.

Sabíamos que Bradley Cooper contaba con talento, pero no sabíamos que podía llegar a estas altas cotas, y menos siendo director y protagonista a la par. ‘A star is born’ no es la primera con este nombre, pero no hace más que arrojar sombra a sus predecesoras. Pese a quien pese, Stefani Germanotta, o como todos la conocemos, Lady Gaga, barre con su voz, su fuerza encima del escenario y su interpretación.

La película con la que Bradley Cooper debuta como director tiene todo lo que se puede desear en un film de estas características. Cuenta con una primera parte inolvidable, rápida, de romance brutal y honesto en el que conocemos toda la verdad tras los protagonistas mientras ellos se conocen, lo cual hace el vínculo aún más fuerte. Vemos a Lady Gaga actuar, cantar y disfrutar dando vida a Ally, y en ningún momento la cantante aparece en pantalla, es simplemente esa joven que necesita encontrar quien oiga su voz entre el mundanal ruido. Es entonces cuando entra en juego el título de la película y vemos nacer y crecer la historia de una estrella que es capaz de eclipsar a la persona que por primera vez la subió a un escenario.

Las escenas tienen todas ellas una intensidad envidiable, van de más a menos en cuanto a rapidez pero todas atrapan, ya sea con golpes de realidad a través de las escenas familiares de Ally, la protagonista o de esas que te llevan al fondo de la botella a través de la interpretación de Bradley Cooper, pero si tuviese que quedarme con algo sería con su colorimetría, juega con ella de forma brutal y las escenas bañadas de carmesí sobre el escenario o las más cálidas con tonos tierra que te hacen sentir como en casa son las que se quedan en la retina.

Cuando la cinta lleva ya dos terceras partes pierde algo de inercia, pero también lo hace Jackson, Bradley, cuando sus problemas de adición empiezan a afectar a sus relaciones personales y profesionales. El largometraje pasa por muy distintas etapas que siguen el descubrimiento, ascenso meteórico y establecimiento en el mundo discográfico de la protagonista y siguiendo esa cadencia se mueven la banda sonora y las incidencias dramáticas.

No hay nada como una buena banda sonora para hacer las delicias de los fans. Puede que muchas de las canciones que oímos en la película queden lejos del repertorio habitual de la cantante Lady Gaga, pero sin lugar a dudas, es esa música que te esperas encontrar bajo la máscara. Una voz potente, sobrecogedora, de esas que calan y atrapan. No hay más que escuchar un fragmento de ‘Shallow’ para saber que para cuando la canción acabe ya la tendrás grabada en el subconsciente, unas 260 millones de visualizaciones abalan la teoría, y lo mejor de todo es que no te pasará solo con esa.

El duo de actores logra en todo momento hacerte sentir la pasión entre ambos. Cuando se suben al escenario todo cambia, las dinámicas sociales y los problemas se quedan en el backstage y te ves absorto por el ritmo y las letras, las cuales ves crear conforme pasan los minutos del metraje. La parte más floja, para nosotros, que pecamos de clásicos como le pasa a Jack en la película, son esas que se supone hacen a una estrella, las que llevan bailarinas asociadas y una compleja coreografía en el escenario. Nosotros preferimos quedarnos con esas rasgadas al piano, entre sonrisas cómplices o lágrimas inevitables.

Te dejamos la lista de reproducción de Spotify donde puedes escuchar la Banda Sonora al completo, nosotros ya le hemos dado más de una vuelta a todo el disco.

¿Por qué debes verla?
Overall
4
  • Realización
  • Originalidad
  • Fotografía
  • Banda Sonora
  • Interpretación
  • Edición de Sonido
Sending
User Review
0 (0 votes)

Lady Gaga como nunca antes la habías escuchado

Si te gusta la buena música en la gran pantalla o un romance con todos los ingredientes para hacerlo inolvidable, esta es tu película.

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario