‘A man and a woman’, no existe el momento perfecto (Lee Yoon-ki, 2016)

La coreana Sang-Min (Jun Do-Yun) viaja a Finlandia para llevar a su hijo autista a un campamento especial para niños con necesidades especiales, pero ella siente profundamente alienada en una Helsinki fría y cubierta por la nieve. Allí conoce a Ki-Hong (Gong Yoo), un arquitecto que está trabajando en el país nórdico. Sus caminos se cruzan en la nieve y sus vidas se transforman. Comienza ‘A man and a woman’.

¿Cuántas veces habremos dicho o pensado que debemos esperar al momento idóneo, al adecuado? ¿Cuántas veces no nos habremos sorprendido hablando de cómo los tiempos con otra persona no cuadraban o no llegaban a encajar? Esa es la historia de los dos protagonistas de esta historia. Un hombre, Ki-Hong, y una mujer, Jun Do-Yun, que viven vidas apagadas hasta que fortuitamente se encuentran, y no tan al azar se vuelven a reencontrar.

El primer tercio de cinta es una preciosidad. Nos introduce en una tierra nevada, fría e inhóspita en el que dos personas se encuentran, y con ello descubren que su vida no tiene por qué ser tan opaca o apagada como lo es hasta el momento. Casi sin mediar palabra se dejan llevar, no son conscientes del mucho equipaje que ambos llevan consigo y mucho menos conocen la realidad familiar del otro. En lo único que coinciden es en el alto nivel de atracción que sienten el uno por el otro y en la imperiosa necesidad de salir de sus vidas por un momento, o incluso, podríamos decir, de vivir sus vidas, como seres individuales, egoístas y propios, por vez primera en demasiado tiempo.

Con este panorama moral juega ‘A man and a woman’, con dos personas comprometidas dentro de relaciones sentimentales que no les aportan felicidad. ¿Es lícito su comportamiento una vez conocemos sus historias? No sé si lícito o moral, pero si sobradamente humano. Conforme pasan los minutos nos sentimos cada vez más atraídos por sus decisiones y por lo que éstas conllevan. Es imposible no quedar atrapado en sus miradas y esperas. Hay un fuerte atisbo de necesidad en ellas. Una búsqueda de volver a empezar, volver a sentir.

Hay descubrimiento personal, una perfecta revisión de necesidades individuales y familiares. Hay valor en todas las decisiones que ambos protagonistas toman, ya sea para marchar o quedarse. Una de las cosas que consigue ‘A man and a woman’ es la de no generar amarga crítica o juicios morales en el espectador. Es capaz de presentar a sus protagonistas como humanos imperfectos que toman decisiones con un enorme fondo. Hay infinita tristeza en muchas de esas decisiones, también mucho amor propio y valentía, pero sobre todo hay vida, esa fascinante cosa que nos mueve a lo impensable y que de la mañana a la noche trastoca nuestra existencia.

En la recta final de la cinta, como buena creación coreana, nos encontraremos con momentos dulces, intensos y muy realistas. No hay nada que se salga de lo que debiera pasar o seguramente ocurriría, y hay que darle, que a pesar de la crudeza emocional que ello supone, esto cierra la cinta como se merece, generando una historia con mucho cuerpo y muy bien trabajada en tempo y verismo.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.2
  • Fotografia
  • Interpretaciones
  • Banda Sonora
  • Originalidad
  • Edición y montaje
  • Guion
Sending
User Review
0 (0 votes)

Puntos fuertes

  • Un Gong Yoo como nunca antes habías visto.
  • Una historia real, de personas que se encuentran y desencuentran
  • Drama y romance a partes iguales

Otras cintas coreanas preciosas son:

‘Always’ (Song Il-Gon, 2011) | A Buenas Horas

‘Miss Baek’ (Lee Ji-Won, 2017) | A Buenas Horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *