.

‘A ciegas’ (Susanne Bier, 2018) | A buenas horas

Un lustro después de que una misteriosa presencia sobrenatural llevara al suicidio a una gran parte de la sociedad, una de las supervivientes, Malorie Hayes (Sandra Bullock), y sus dos hijos, buscan desesperadamente el modo de salvarse río abajo, en una pequeña barca, hacia un lugar seguro.

‘A ciegas’ es una de esas superproducciones que Netflix se está sacando de la chistera desde hace unos años. Y sí, rápidamente consigue el ansiado título de superproducción porque contrata a Sandra Bullock y a Sarah Paulson y claro, ya tiene la mitad del trabajo hecho.

La cinta no trae nada nuevo al mundo postapocaliptico. Algo incomprensible comienza a pasearse por el planeta Tierra, haciendo que la gente adquiera tendencias suicidas. Ciertamente, con esos parámetros la cosa no pinta bien para nadie, pero mucho menos para una mujer embarazada a punto de dar a luz en una sociedad en vías de extinción.

Es muy interesante la forma en la que se van introduciendo los personajes, porque lo hace en el momento exacto. Por supuesto hay tantas adiciones como ‘desapariciones’. Algunos de ellos solo están frente a la cámara unos minutos, pero dejan huella con sus acciones. Concretamente, Sarah Paulson tiene una presencia escueta, pero marcada. Su marcha de la escena es terrible e impactante y nos deja bien claro que esta pandemia no se anda con tonterías.

El largometraje presenta unas buenas actuaciones, sobre todo de parte de Sandra Bullock, que está magnífica interpretando a una mujer que se encuentra ya antes de la pandemia global en una situación delicada. No por estar embarazada, sino por no encontrarse mentalmente preparada para criar a un bebé. Su personaje es un ser autoaislado, con una enorme sensibilidad y sentido de la responsabilidad, pero con poco, por no decir ningún tacto o habilidades sociales.

Gracias a esa buena presentación del personaje podemos disfrutar un poco más del film, ya que las escenas en las que nos encontramos con Sandra, casi al límite de perder los papeles, mientras explica a los seres a su cargo cómo deben comportarse y qué deben hacer para sobrevivir son los más interesantes, de lejos, de toda la película.

Esos momentos de intensidad se ven siempre mantenidos por el desconocimiento que, de forma consciente, nos genera el transcurrir de la trama. En ningún momento somos conscientes de qué es lo que está haciendo que la gente se suicide, aprendemos de la pandemia conforme la protagonista lo hace, y ella no es capaz de averiguar mucho, pues todas sus fuerzas y atención se dirigen a sobrevivir minuto a minuto.

Pero si verdaderamente hay algo que nos pone en el filo del sillón de forma continuada es la impotencia que nos genera imaginarnos en semejante situación. La premisa de la cinta es que algo, no se sabe muy bien el qué, te afecta si miras al exterior.

Por lo tanto, la única opción es ‘volverse ciegos’. Nos priva de uno de nuestros sentidos, el de mayor importancia para nuestra supervivencia, la vista.

¿Podrías sobrevivir sin ver? ¿Hay una cura? ¿Quizá alguien inmune?

La primera pregunta puedo contestarla, y tú también sin haber visto la película. Yo probablemente no duraría mucho teniendo que conseguir suministros sin poder ver por donde ando. La trama no presenta la idea de encontrar una cura, ya hemos hablado que es pura supervivencia, pero si se juega con esa posibilidad de la inmunidad, aunque no sé muy bien si querría serlo.

Finalmente, no podemos cerrar sin hablar del montaje general de la película. Hay saltos temporales, muy acertados en su duración y momento del metraje en los que se introducen. Añaden a la historia una importante carga dramática, sin esos saltos o mejor dicho esa dualidad temporal que presenciamos, la cinta no sería capaz de contar la historia en tanta profundidad.

Tráiler

¿Pasa el corte?
Overall
3.1
  • Originalidad
  • Montaje y Edición
  • Interpretaciones
  • Fotografía
  • Guion
  • Banda Sonora

Puntos fuertes

  • Hay tensión toda la película
  • Sarah Paulson
  • La intensidad de la interpretación de Sandra Bullock
Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

Deja un comentario