.

365 días viendo Kdramas, la vida mejor

‘Romance is a Bonus Book’

Si alguien me hubiese dicho a principios del 2020 cómo iba a desarrollarse la entrada en la nueva década, jamás le habría creído. Y no hablo de temas pandémicos globales, crisis económicas o desastres naturales, hablo de lo mucho que mi percepción seriéfila iba a cambiar. Nunca antes había escuchado el término Kdramas, jamás había salido de la burbuja americano-europea, y no era consciente de lo muchísimo que me perdía.

Habiendo disfrutado y vivido toda una adolescencia viendo en emisión ‘Lost’, ‘Sons of Anarchy’, ‘House’, ‘El ala oeste de la casa Blanca’, ‘Friday Night Lights’ o ‘Supernatural‘, entre otras muchísima más, me creía una experta en tramas, giros de guion y buenas bandas sonoras. Ilusa de mi.

Cuando se consigue romper la barrera de la comodidad, que además se viste de prejuicios, es cuando de verdad eres consciente de lo mucho que te estabas perdiendo. Acostumbrada a los subtítulos y a la versión original, mi reticencia no venía dada por estos aspectos, era más una reticencia basada en el desconocimiento y falta de empuje. ¿Qué podía aportarme una serie coreana que no me aportase ya una buena serie americana o española?

‘Crash Landing on you’

Infinito, esa es mi respuesta ahora. Después de hacer balance de ‘mi año del descubrimiento’, puedo decir que (57 kdramas después) he encontrado un mundo que ha aportado lo que no sabía le faltaba a esos 18 años de trayectoria seriéfila previa. Lo que le faltaba eran historias atrevidas, a todos los niveles, y de una calidad cinematográfica que ya querrían algunas producciones de Hollywood.

Hablo de, por ejemplo, tramas que giran en torno a espíritus (‘The Uncanny Counter’), fantasmas (‘Black‘ o ‘Chicago Trypewriter’), seres sobrenaturales (‘The Legend of the Blue Sea’) e incluso, entorno a un hotel, para fantasmas, (véase ‘Hotel del Luna’). De series que ponen en el punto de mira la ética y las consecuencias que puede tener en nuestra vida la tecnología, siendo ‘My Holo Love’ o ‘Recuerdos de la Alhambra’ los nombres que rápidamente vienen a la cabeza.

Tramas que abren un nuevo mundo de folklore que te atrapa con su color y sus orígenes centenarios (‘Tale of the nine tailed’ o ‘Goblin‘) y por supuesto de las historias más trágicas y románticas que jamás hayas visto. Pocas series podrán superar la trágica historia de amor de ‘Moon Lovers’, ‘La sonrisa se ha ido de tus ojos’ o ‘Just Between Lovers’. Muchas menos podrán lograr la excelencia cinematográfica de ‘Mr. Sunshine’ y ningún guion o interpretación te dejará mejor reflejo social que ‘My Ahjussi’, un kdrama que, además, se queda por siempre en tu recuerdo por su ejecución y fondo.

‘Something in the rain’

El mundo kdramático tiene también hueco para zombies (‘Kingdom‘), asesinos en serie (‘Train‘), corrupción política (‘Lawless Lawyer’ o ‘Stranger‘), series médicas de alto nivel (‘Life‘) y, faltaría más, para acción a raudales (‘Vagabond‘ o ‘The K2’). ¿Qué echas de menos series ligeras de esas que alegran el alma? También las tenemos, solo tienes que ponerte ‘Touch your heart’, ‘Limpia con pasión por ahora’ o ‘¿Qué le ocurre a la secretaria Kim?‘.  

Cualquier historia, subtrama o personaje en la que puedas pensar, tiene cabida en los kdramas, y ahí es donde verdaderamente reside la magia. En un mundo lleno de posibilidades, de factura excepcional, que por supuesto cuenta con sus propias particularidades mientras que bebe de otras tendencias y países. Generando con ello una amalgama muy curiosa que siempre sorprende.

Dame clichés coreanos

Eso sí, hay cosas a las que debes acostumbrarte si te adentras en el mundo de los kdramas. Hablamos, por supuesto, de clichés y elementos que de forma recurrente se utilizan, y de los que no te cansas, por mucho que quieras. Claro, ¿Quién va a resistirse al destino, verdad?

Porque no has visto un kdrama si sus protagonistas no se conocieron de pequeños y luego volvieron a encontrarse en una nación con casi 52 millones de habitantes. O si no encuentran el amor bajo la primera nevada del año, o si alguien no lleva a alguien a caballito (sea la que sea la excusa). Si no hay una suegra malvada a la que te dan ganas de asesinar con la mirada, o si no se agarran de la muñeca para hacerse oír o hacer que alguien se quede, siendo esto uno de los gestos más romántico de todos los tiempos.

Y por supuesto, mis favoritos: paseos bajo la lluvia ya sea con paraguas o sin ellos; una escena con vistas desde un mirador o azotea (‘Itaewon Class’); un puente de esos que quitan el hipo (It’s okay to not be okay‘) y el clásico de clásicos, un paseo en bicicleta o en bus. Todos y cada uno de ellos, junto a otros muchos, que pronto pasan a ser tu nueva normalidad, tienen cabida en los kdramas, y nunca, nunca, se hacen viejos.

Los Kdramas no solo ponen color en movimiento a nuestras vidas, también le ponen banda sonora. La lista de reproducción empezó algunas canciones de ‘Romance is a Bonus Book’, ahora tiene más de 5 horas de pura perfección hecha música que seguro seguirá creciendo con cada kdrama nuevo que vea.



No solo lo audiovisual se vuelve parte de tu día a día. Pronto te ves atraído por su compleja y fascinante historia, sus preciosos trajes tradicionales y su comida, la cual se hará irresistible una vez veas ‘Chocolate‘. Se abrirá ante ti un mundo enorme de directores, guionistas, actores y actrices que te dejarán siempre con ganas de más y que serán tu nueva obsesión.

Añádele a todo esto una comunidad comprometida, agradable, cariñosa y dispuesta a conversar. Es entonces cuando la palabra ‘serie’ toma de verdad sentido. Nunca ves un kdrama sola. Si quieres hablar con alguien, sea el momento del día que sea, vas a encontrarlo, y va a ser, al menos basándome en mi breve experiencia, siempre una interacción de la que aprender y de la que sacar en positivo.

365 días de kdramas que han cambiado mi forma de ver series y de comunicarme en las redes sociales. Un año que ha supuesto tener las conversaciones en directo más divertidas e interesantes que puedas pensar. Toda una aventura en la mejor de las compañías.

Este post está dedicado a esa enorme familia que es #BienvenidosaDramaland, que ha conseguido hacer de un año malísimo quizá uno de los más enriquecedores de toda mi vida. Es un honor ser parte del mundo dramalover.

Te esperamos

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

2 Comments

  1. ¿Podrías decirnos donde podemos ver estas series de las que nos hablas y que te han cautivado? Muchas gracias 🙂

    Reply
    • Buenas tardes, Manu
      Muchas gracias por tomarte el tiempo de escribirnos.
      Casi siempre veo las cosas en Netflix o en Viki. Aunque hay otras plataformas como Iqiyi.
      Te invito a que te pases por nuestro canal de Discord, donde hablamos de kdramas y cine coreano y donde nos ayudamos mutuamente.
      https://discord.gg/Y2ceSYUZ

      Espero podamos hablar por allí.

      Reply

Leave a Reply to Manu Cancel Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*