.

‘The Punisher’: Frank Castle no se anda con tonterías… (y Netflix tampoco)

Frank Castle, conocido por las calles de Nueva York como 'el Castigador', busca venganza contra los responsables de la muerte de su familia

‘The Punisher’ aterriza en Netflix con su serie en solitario de la misma forma que llegó en su día a la serie de ‘Daredevil’: de manera absolutamente brutal. La historia es clara: Frank Castle se ha hecho un nombre por las calles de Nueva York: “The Punisher”, y su único objetivo vital por el momento es el de encontrar venganza contra los responsables de la muerte de su familia; claro que… estamos en “la ciudad que nunca duerme”, y en este enclave, todo lo que levantas esconde algo mucho más oscuro que lo que había en la superficie…

Hablando de penumbras, precisamente, nos encontramos con uno de los puntos clave de la serie: la oscuridad. Su magistral estilo de interpretarla hacen de la serie un amalgama de grises mezclado con detalles de color que alimentan la angustia del personaje trasmitiéndosela al espectador; una manera más que correcta y sorprendente de mostrar las brutales escenas de acción y hacerlas aún más salvajes. El ritmo lento pero no pausado y un abrumador aire de sorpresa envuelven junto a esta tenebrosidad ‘The Punisher’, dejando claro que la serie protagonizada por Jon Bernthal es una extenuante y poderosa historia, oda absoluta a las venganzas personales, a la supervivencia bajo el mandato de la ira y al día a día de convivencia con el dolor de la injusticia.

Jon Bernthal es una absoluta muestra de interpretación. El personaje le viene como anillo al dedo para dar rienda suelta a sus aptitudes, y esto ya se mostró en la segunda temporada del Diablo de Hell’s Kitchen; es decir, no nos sorprende. Pero esa profundidad que consigue transmitirle, esa “mimetización” y simbiosis en que se convierten Jon y Frank que nos llega a los ojos a través de su manera de interpretarlo hace que a nuestra memoria nos lleguen otro binomios inseparables como Stallone y Rocky.

Ey, ¿y tus superpoderes?

Bien es cierto que la entrada al Universo Cinematográfico de Marvel fue absolutamente bestia, y para todos aquellos que no conociesen al personaje les pillaría por sorpresa sus habilidades tan destructivas. Frank Castle no tiene superpoderes; Frank Castle no quiere superpoderes; Frank Castle no necesita superpoderes. La violencia, letalidad y su mente atormentada e inundada en el dolor más profundo se dan la mano con la ira y la rabia, lo que convierten a Frank en ‘The Punisher’ y le hacen no ver más allá de acabar con quien se interponga en su camino. Y Marvel lo ha sabido utilizar dejando que su serie no sea nada light.

Pero no solo la fuerza reside en la misma; la profundidad del protagonista y del personaje hacen que tus emociones se rindan a la corriente que los episodios marcan, y que navegues por la historia dejándote llevar hasta el destino que la misma te marca. El guion es rico y serio, nada de extraños vaivenes e historias secundarias innecesarias; ese sonido de golpes, peleas y entre escenas marcan la intensidad de lo que estás viendo y lo escala en importancia y esas imágenes lo hilan todo y lo dejan atado y bien atado.

En definitiva, ‘The Punisher’ es una bárbara historia que el propio Jon Bernthal hace crecer aun más. Sombría, salvaje y recomendable.

Diseño Gráfico, Editorial & Web. Hago cosas. Visto camisas, bebo café y me gusta la tinta. Si no te gustan estos defectos, tengo más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*