Sherlock Holmes en el cine: 4 de sus mejores películas [MagaZinema en la radio]

Una viernes más, MagaZinema estuvo en el programa conducido por el gran Adrián Valera en Radio Internacional (92.9 FM) para desgranar los estrenos más importantes de la semana del viernes 21 de Agosto de 2015.  Además, aprovechando el reciente estreno de Mr. Holmes, con un magnífico Ian McKellen interpretando a un Sherlock Holmes nonagenario, repasamos algunas de las adaptaciones más interesantes del personaje en el cine, destacando dos de las películas más canónicas para los no iniciados y dos reinvenciones del personaje para todos aquellos que quieran profundizar en la mitología del personaje. Os dejamos el audio a continuación y aprovechamos para completar la información y el análisis de las películas mencionadas.

Sherlock Holmes en el cine mudo

El personaje de Sherlock Holmes es, sin duda, uno de los más recurrentes dentro de la historia del cine, pues si bien en los últimos años hemos visto cómo se recuperaba esa pasión por el detective de Baker Street, ya desde los albores del cine veíamos un claro interés por la creación de Arthur Conan Doyle, como bien demuestran las 304 apariciones del personaje en la pequeña y en la gran pantalla. La primera de ellas data ¡de 1900! con en el breve corto “Sherlock Holmes Baffled”, donde, a falta de adaptar ningún tipo de trama o escena del personaje, recurre a él para hablarnos de un detective engañado… por la magia del cine.

No obstante, la más destacada de sus apariciones (o más bien reinvenciones) dentro del cine mudo es la de “El joven Sherlock Holmes”, un mediometraje brillante de Buster Keaton donde, lejos de retomar el personaje como tal, lo utiliza – al igual que acabamos de ver – como máximo representante de la labor detectivesca, narrándonos así una historia sobre un proyeccionista apasionado por la resolución de misterios y que, por arte de magia, termina traspasando la pantalla para protagonizar su propia historia de misterio. La película es una joya que no debería pasar desapercibida para ningún amante del cine, pues no sólo es una divertidísima interpretación del cine detectivesco, sino todo un ejemplo de esa pasión que tenía Buster Keaton por la técnica y las posibilidades del cinematógrafo.

Durante los años siguientes el cine tomó en serio al personaje creado por Conan Doyle y, de la mano de un estupendo Eille Norwood, se retomó su versión más canónica a lo largo de una serie de cortometrajes que se convertiría en la cara reconocible del detective en el cine… hasta la llegada del inolvidable Basil Rathbone.

4 de las mejores películas de Sherlock Holmes

A partir de aquella reaparición del personaje las adaptaciones y reinterpretaciones se contaron por centenares, dando lugar desde series de anime con el gran Hayao Miyazaki entre sus filas a películas de acción hipervitaminadas (la saga de Guy Ritchie, Robert Downey Jr. y Jude Law) o adaptaciones españolas como la fallida ‘Holmes and Watson. Madrid Days’ de Jose Luis Garci. Por eso, entre tal proliferación de adaptaciones, quisiéramos destacar cuatro de ellas que seguro que cualquier fan del personaje agradecerá ver, empezando con dos de las obras más canónicas dentro de las apariciones cinematográficas del personaje, y terminando por interesantísimas dos reinvenciones de su mitología.

‘Las aventuras de Sherlock Holmes’
(Alfred L. Werker, 1939)

Esta película puede considerarse prácticamente LA película de Sherlock Holmes, pues en ella encontramos a la encarnación más reconocida del personaje tras los rasgos de Basil Rathbone, quien, gorro de cazador y pipa en mano, se enfrenta a su archienemigo: el Profesor Moriarty. Durante el metraje podremos deleitarnos tanto con unas interpretaciones maravillosas como con una fotografía inmensa que dará lugar a muchas de las imágenes más icónicas del personaje en el cine, trufando así de genialidad un guión ya de por sí espléndido capaz de mantener en tensión constante al espectador mediante un triple misterio en el cual Holmes deberá orientarse para adivinar las verdaderas intenciones de su némesis.

[En el vídeo de abajo podéis ver la película completa doblada]

‘El sabueso de los Baskerville’
(1959, Terrence Fisher)

De la mano del mítico estudio Hammer, especializado en cine de misterio y de terror, nos llegó una adaptación mucho más tétrica de lo habitual basada en una de las novelas más archiconocidas y angustiosas de Conan Doyle. Con unos espléndidos Peter Cushing y André Morell en el papel de Holmes y Watson, respectivamente, la película se desarrolla por los mismos cauces que la novela, cediendo asídurante casi un tercio del metraje parte del protagonismo al doctor y a un estupendo Christopher Lee en la piel de Sir Henry Baskerville, quien, 3 años más tarde, se pondrá el sombrero y la pipa en la entretenida ‘El collar de la muerte’, también dirigida por el clásico del cine de terror Terrence Fisher. Además del apartado artístico, cabe destacar su espléndida fotografía en color, consigue absorber la atraer por completo la atención del espectador, consiguiendo así que las (evidentes) limitaciones del cine de serie B queden en segundo plano.

[En el vídeo de abajo podéis ver la película completa doblada]

 ‘Elemental, Dr. Freud’
(1976, Herbert Ross)

Como decíamos anteriormente, a pesar de la alta calidad de muchas de estas películas canónicas sobre Sherlock Holmes, lo más interseante del personaje es ver cómo se ha erigido en un incomparable icono de la cultura popular, habiéndole permitido así distanciarse de su propia historia y dar lugar a cruces en apariencia disparatados con otros grandes personajes históricos del imaginario colectivo como pueden ser Jack el destripador en ‘Asesinato por decreto’ (1979), el Monstruo del Lago Ness en la notable ‘La vida privada de Sherlock Holmes’ (1970) del genial Billy Wilder…  o el encuentro que querríamos destacar aquí: su cruce con el padre del psicoanálisis, el archiconocido Sigmund Freud.

La película, más allá de la evidente heterodoxia del encuentro de estos dos personajes, decide dar un paso más hacia adelante para ofrecer una explicación alternativa a la desparición de tres años de Sherlock Holmes tras su supuesta muerte en la cataratas de Reichenbach, argumentando que nada tuvo nada que ver con lo narrado en las novelas que pretendían mantener intacto el mito de Holmes sino que durante ese lapso de tiempo éste, totalmente consumido por su archiconocida adicción a la cocaína, había sido engañadopor su inseparable Dr. Watson (un sorprendente Robert Duvall) para ir hasta Viena a conocer al psicoanalista (un genial Alan Arkin). Con ello, la película viene a plantearnos un evidente paralelismo entre el método deductivo de ambos personajes, abocados a desenredar madejas de misterios compuestos por pistas y falsas pistas hasta llegar a una explicación correcta (o al menos plausible). El films es, por tanto, una bizarrada maravillosa que, lejos de caer en el ridículo o en la parodia, se toma muchísimo más en serio de lo que pudiera parecer y que, más allá del pecado de querer introducir una trama detectivesca que acaba convirtiendo a Freud prácticamente en un héroe de acción, consigue plantear un guión muy sólido de la mano de Nicholas Meyer (autor también de la novela en que se basa la película) que se aventurará a reinventar buena parte de la mitología holmesiana, resolviendo así en sus últimos minutos que el origen de la misogina, de su adicción y de esa pasión por la justicia que le llevó a desarrollar su labor detectivesca, se debe (como no podría ser de otra manera) a un trauma infantil con su profesor de matemáticas: un tal profesor Moriarty (interpretado brevemente por un magnífico Laurence Olivier). 

[En el vídeo de abajo podéis ver el tráiler de la película en inglés]

‘Sin pistas’
(Tom Eberhart, 1988)

Continuando en esa misma línea de desmitificación o reinvención del personaje, una de las películas más originales y divertidas sobre él es la maravillosa ‘Sin pistas’, una película que parte de la idea de que el personaje de Sherlock Holmes no es más que una invención del verdadero detective: el doctor John Watson, quien decidió contratar a un actor para encarnar al detective mientras él podía realizar sus pesquisas. Sin embargo, dicho actor (encarnado de forma tronchante por Michael Cane) resulta ser torpe, despistado y un gran amante de la bebida y de las mujeres, por lo que Watson (un genial Ben Kingsley) intenta deshacerse de él sin éxito. La idea de replantear la relación entre ambos personajes, de convertir a Sherlock Holmes en una estafa y de ensalzar a su supestamente mero acompañante hace que la película, llevada a cabo con un ritmo y una comicidad envidiables, dé lugar a una magnífica comedia ensalzada por sus magníficas interpretaciones y por la maravillosa química entre sus protagonistas.

[En el vídeo de abajo podéis ver la película completa doblada]

¿La adaptación definitiva?

‘Sherlock’
(Mark Gattis y Steven Moffat, 2010-…)

Y para cerrar, por supuesto, no podemos dejar de mencionar la estupenda adaptación del personaje a la pequeña pantalla que supone la serie ‘Sherlock’, producida por la cadena BBC e interpretada por unos inolvidables Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. En ella reside no sólo una incuestionable calidad como producto de ficción gracias a sus interpretaciones, ritmo y excelente montaje, sino también un broche final indiscutible para este repaso del personaje, pues en ella se mezclan los dos acercamientos planteados a lo largo del artículo: el ortodoxo, pues cada capítulo está centrado en adaptar las novelas y seguir las tramas planteadas por Conan Doyle, y el heterodoxo, pues no sólo lo actualiza hasta traer a los personajes a nuestros días, sino que adapta también todos aquellos elementos de su mitología a la época actual (Watson escribe un blog, Holmes está constantemente enviando mensajes de texto…).

Tras dos temporadas magistrales y una estupenda aunque desconcertante tercera hornada, ahora ya sólo nos queda esperar que la esperadísima cuarta temporada, cuyo estreno está previsto para principios de 2016, esté a la altura de las anteriores. Por ahora, para ir abriendo boca, os dejamos el avance del especial que saldrá estas navidades como aperitivo.

 

Diego Rufo

Amante del cine desde que pisó por primera vez una sala de proyección con 3 años, lleva desde entonces dando vueltas en espiral alrededor de esta pasión a través de sus estudios en Filosofía, la organización de Cinefórums en la Universidad, y por supuesto, la constante formación a través de libros y, cómo no, de películas.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co