Martin Scorsese: The Talks

martin_scorsese

Martin Charles Scorsese

17 Noviembre, 1942

Queens, NY, USA

Director

Entrevista concedida a The Talks el 12 de Abril de 2013

Scorsese, ¿Es usted optimista o pesimista sobre el futuro del cine?

Es un momento muy emocionante, porque todo es nuevo, todo está fuera del tablero. Ya no es el cine del siglo 20. Supongo que lo vamos a llamar el cine, pero se harán películas para esas pequeñas pantallas.

¿Eso es algo bueno o algo malo?

Esto no quiere decir que sea malo, pero no deberían ver Lawrence de Arabia en esas pantallas, eso es todo. Creo que es una cuestión de poner las cosas en perspectiva y en su lugar. Pero creo que debemos siempre, siempre exponer a la generación más joven a las películas del pasado, esa es la mejor circunstancia posible. De lo contrario, la cultura, todo será olvidado. Sólo trataremos con películas de animación y, ya sabes, las experiencias comunales gigantes que forman las películas superficiales – las vemos una vez – ¡bang! – Se acabó.

Eso sería horrible.

Perderíamos la belleza de ver una película con 10 años y luego volver a verla a los 25 y ver que cambia y a continuación, volver a verla a los 40 y ver que cambia aún más y después volver a verla a los 60 y ver que todo se junta y darte cuenta que, “¡Wow! Esto es increíble, la película ha mejorado! “¿Qué va a pasar con eso para los niños del futuro? ¿Por qué acabar con la imagen en movimiento como una forma de arte que significa algo en esta sociedad? Yo vengo de un tiempo en el que esto si significó algo.

¿Usted se está volviendo más sentimental con la edad?

Espero que sentimental no. Sentimental es superficial, no es así?

¿Más emocional?

Siempre he sido emocional. Es un sentimiento genuino espero. Ya sabes, es sólo una cuestión de envejecer y ver a la gente a tu alrededor que están naciendo y muriendo. Y tener un hijo a una edad tardía es diferente de cuando nacieron mis dos primeras hijas porque tenía 20 y 30 años, es una perspectiva diferente. Es hora de pensar en el final, como en mi película de George Harrison. Ser un católico romano siempre ha sido el momento de pensar en el final para mí.

¿Permite a su hija ver sus películas?

No, no. (Risas)

¿Cuándo crees que lo hará?

Mi esposa y yo hablamos mucho sobre eso. Me gustaría mostrarle primero Kundun, pero no es necesariamente el estilo, incluso … O Alicia ya no vive aquí más, incluso el color del dinero, tal vez. Pero tendría que ver primero El buscavidas, que es una mejor película, y no necesariamente quiero eso. Pero aún así, para El buscavidas tiene que ser sofisticada, en cierta medida, ser mayor de 13 o 14 años. Así que no sé, será interesante verlo.

¿Tu padre te llevaba al cine?

Había un vínculo entre mi padre y yo con esas primeras películas que vi a finales de 1940 y principios de los 50 hasta que empecé a ir al cine por mi cuenta. El único lugar donde realmente pude encontrar un sentido de entretenimiento que no era el deporte, la lucha, correr, reír, ir al campo, o ver los animales fue en la sala de cine.

¿Cómo fue crecer en la década de 1950 en Nueva York?

Yo estaba en torno a las clases trabajadoras, no a las personas que leen libros. La clase obrera conservadora, que había pasado por la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial y luego hubo un gran auge económico. Los coches eran cada vez más grandes. En el Lower East Side los únicos tipos que tenían grandes cosas eran sabelotodos. Quiero decir, en Nueva York, si usted era de la clase trabajadora no tenías un coche. En la ciudad se utilizaba el metro o se utiliza el autobús.

Ese fue el comienzo de la Guerra Fría. ¿Existía el temor constante de un ataque de la Unión Soviética?

Tu lo sentías y lo sabías. Las monjas nos decían en la escuela que cualquier avión que vuela bajo podría dejar caer una bomba. Todos oíamos un avión que volaba bajo y nos aterrorizabamos. Me acuerdo de ir a la escuela todos los días, hacía mucho frío por lo general, y nos dieron placas de identificación en caso de un ataque aéreo. Llegabas a la escuela y rezabas para que no hubiese ningún ataque aéreo ese día. Yo era muy impresionable, ¿qué puedo decir? no tenía nada más que hacer, eso es lo que soy. Estoy de pie allí en 3er grado y de repente se oye en el altavoz: “Atención por favor, ponerse a cubierto!” Y  saltas por debajo de la mesa y entonces te das cuenta que era sólo una prueba. Fue una locura.

¿Cuál es la cosa más loca que has hecho rodando una película?

Casi todo. Me parece que cuando hago una película  nunca me doy cuenta de lo que realmente está involucrado. Cuando estábamos rodando Toro Salvaje mi productor y yo habríamos dicho: “Esto es una locura! ¿Cómo hemos llegado aquí?” Pero si hubiesemos pensado en eso al principio, nunca la habríamos comenzado.

¿Alguno de los actores te lo han comentado alguna vez?

Curiosamente, nunca fue un actor,  pero Michael Ballhaus, mi director de fotografía, se volvió hacia mí en la primera toma imposible de La última tentación de Cristo y dijo: “Esta es la forma en que va a ser. Va a ser una película dura. Cada toma  va a trabajar en nuestra contra”.

¿Cree usted que tiene que ser así?

Otras personas dicen que hay un estilo diferente, una manera diferente de comportarse en torno a las películas y en torno a la dirección, donde todo es guay y tranquilo. Bueno, yo no soy una persona guay y callada.

Martin Scorsese

Borja Gascón

Estudiante de Grado en Turismo en la Facultad de económicas y empresariales de Granada. Apasionado del cine y redactor de noticias en la web de cine MagaZinema.

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co