Crítica de ‘Marte (The Martian)’ (Ridley Scott, 2015)

Cartel de Una chica vuelve a casa sola por la noche

Título original: The Martian

Año: 2015 (Estados Unidos)

Duración: 142 min.

Director: Ridley Scott

Reparto: Matt Damon, Jessica Chastain, Kate Mara, Chiwetel Ejiofor, Kristen Wiig, Jeff Daniels, Sebastian Stan, Mackenzie Davis, Michael Peña, Sean Bean, Donald Glover

Guión: Drew Goddard (Novela: Andy Weir)

Fotografía: Dariusz Wolski

Música: Harry Gregson-Williams

Género: Ciencia ficción. Supervivencia.

 

Sinopsis: Durante una misión tripulada a Marte, el astronauta Mark Watney es dado por muerto tras una feroz tormenta y abandonado por la tripulación. Pero Watney ha sobrevivido y se encuentra atrapado y solo en el planeta hostil. Con suministros escasos, deberá recurrir a su ingenio y a su instinto de supervivencia para encontrar la manera de comunicar a la Tierra que sigue vivo.

Crítica de ‘Marte (The Martian)’

por Marta Pedraza

“Inteligente, emocionante y visualmente poderosa”

‘Marte’ es lo que nunca pensaría que iba a ver cuando entré a la sala de cine. Ridley Scott presenta una cinta con una ambientación perfecta, y no es que yo sepa como es vivir en Marte de primera mano, pero es, desde luego, todo lo que me imaginaba, con un plus, no hay una jerga tan compleja que no te enteras de nada de lo que está pasando. ‘Marte’ pone a prueba la soledad, la resilencia y las ganas de vivir a cada instante, y lo hace con una nota de alegría y optimismo algo extrañas en este contexto, lo que hace que la película sea totalmente agradable.

Gran parte de culpa de que la película sea puro entretenimiento la tienen un impresionante Matt Damon (algo que a muchos costará reconocer) y un guión que se ajusta a la perfección a su personaje. Nunca un biólogo había dado tanto juego en la gran pantalla. El reto al que se enfrenta el elenco de esta producción es al de ser capaces de transmitir humanidad a la par que un pensamiento crítico y frío en las situaciones más complejas, algo que no todos llegan a alcanzar, y no sabemos bien si se debe a un fallo de caracterización o si bien se hubiese solucionado con un poco más de tiempo en pantalla. Lo cierto es, que las astronautas protagonizadas por Jessica Chastain y Kate Mara, sobre todo la última, aparecen más robotizadas de lo que deberían, así como el resto de la tripulación de la nave Hermes, que únicamente cuaja el papel cuando aparece el factor más humano de todos, la familia, que espera ansiosa el regreso de sus seres queridos, y que deben conformarse con videollamadas para mantener el contacto.

El segundo grupo de participantes, exceptuando al gran Chiwetel Ejiofor, con quien ya disfrutamos enormemente en ’12 años de esclavitud’, es simplemente un listado de nombres, que poco o nada aportan con su interpretación, unos secundarios más bien planos, podríamos concluir. ¿Pero desde cuando son los secundarios los que nos hacen ir al cine? Nunca nos venden a los que aparecen 10 minutos en toda la película, quien de verdad nos mete directamente en el cine (normalmente) son el director, y el o la protagonista, y ‘Marte’ nos trae a dos pesos pesados, haciendo un trabajo como hacía mucho tiempo no disfrutábamos. En ‘Marte’ hay soledad, como ya habíamos mencionado, pero el director no la toma como escudo, decide luchar con otra caracteristica, la resilencia, mostrando en pantalla la psicología de la supervivencia, la cual nos deja escenas de cámara de vídeo “casera”, en la que además se aprovecha para narrar lo siguiente que va a suceder en la película, creando un diario de a bordo, a través del cual, el personaje al que Matt Damon da vida, Mark Watney, consigue mantener la cordura.

Mark Watney hará que el protagonista de la saga Bourne nos deje momentos impactantes, como nunca antes le habíamos visto. Los momentos culminantes en los que la presión de las circunstancias y la sensación de alivio se juntan, acongojan realmente, y lo hacen únicamente porque Matt Damon se supera.

Ese tono alegre del que hablábamos viene dado en gran parte por la personalidad de los protagonistas, pero ayuda mucho la elección de banda sonora, canciones muy reconocibles por todos, como no, de los años 80. Una música que siempre nos hace dejarnos llevar y mover, aunque solo sean los hombros, cuando la canción suena. Algo similar pasaba en ‘Guardianes de la Galaxia’, en la que la poderosa música de finales de los 70 y 80 acompañaba a los protagonistas en sus escenas de batalla. En ‘Marte’ la concepción es la misma, solo que la lucha es muy diferente.

No sabemos como de verídicas y factibles son las circunstancias y los planteamientos que propone ‘Marte’ en cuanto a supervivencia en el gran planeta rojo, pero lo que si sabemos es que la caracterización de todo lo que rodea al planeta y sus consecuencias en el protagonista son espectaculares. La fotografía y el detalle continuo, el cuidado con el que se trata el conjunto nos permite deleitarnos a cada momento con puestas de sol, paseos nocturnos por vastas llanuras y una sensación de calor gracias a una tierra roja brillante, que nada tiene que ver con la temperatura real. Todas ellas impactan y nos hacen sentir la grandeza de lo que nos rodea, porque las imágenes absorben tanto que nos hacen olvidarnos de que lo que nos rodea son butacas, no una inmensidad que la humanidad todavía está por disfrutar.

‘Marte’ tiene todo esto que hemos mencionado, y mucho más. Pequeños detalles, que son los que al final cuentan, pues son los que se van a casa contigo, y los que te hacen recordar la película con agrado. El largometraje podrá llegar más o menos al espectador, pero nadie podrá negarle una fotografía y montaje bien cuidados y un guión e interpretaciones lo suficientemente bien hilados y llevados a cabo, para hacer de 142 minutos un suspiro.

 

Tráiler de ‘Marte (The Martian)’

Marta Pedraza

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co