Crítica de ‘La modista’ (2015, Jocelyn Moorhouse)

Frente al mar poster - MagaZinema

Título Original: The Dressmaker

Año: 2015 (Australia)

Duración: 118 min.

Director: Jocelyn Moorhouse

Reparto: Kate Winslet, Liam Hemsworth, Judy Davis, Hugo Weaving, Sarah Snook, Sacha Horler, Caroline Goodall, James Mackay, Kerry Fox, Alison Whyte

Guión: Jocelyn Moorhouse (Novela: Rosalie Ham)

Fotografía: Donald McAlpine

Música: David Hirschfelder

Género: Drama. Comedia. Romance | Años 50. Comedia dramática. Moda

Sinopsis: Australia, años 50. Tilly Dunnage (Kate Winslet), una glamurosa modista, regresa a su casa en el turbio pueblo de Dungatar tras muchos años trabajando en exclusivas casas de moda de París, con el objetivo de cerrar heridas del pasado y vengarse de quienes la forzaron a marcharse años atrás.. Allí, no sólo se reconciliará con Molly (Judy Davis), su enferma y excéntrica madre, y se enamorará inesperadamente de Teddy (Liam Hemsworth), sino que armada únicamente con su máquina de coser y su excepcional estilo, conseguirá transformar a las mujeres del pueblo y logrará de esta peculiar forma su dulce y ansiada venganza.

Crítica de ‘La Modista

por Marta Pedraza

“Un relato que lo tiene todo y al que le falta algo”

‘La modista’ es un espectáculo visual, bien podrían haber sacado sus diseños de un cuadro del pintor flamenco Roger van der Weyden, aunque más que sus diseños es la intensidad de estos. Una intensidad que despierta de un bofetón a todos los habitantes de Dungatar, el horrendo lugar apartado de la civilización al que regresa la protagonista, Tilly.

La historia está basada en una afamada novela australiana de hace unos años. El éxito del libro no fue impresionante y por eso muchos no hemos oído hablar de él, pero como todas esas pequeñas joyas, el boca a boca hizo que el libro se vendiese y es lo que ha conseguido llevarlo a la gran pantalla. Probablemente con la película pase lo mismo, se vea abocada a sobrevivir gracias al boca a boca, pues la publicidad al menos en nuestro país, no ha sido precisamente desbordante.

‘La modista’ es una locura, una completa y maravillosa locura, con sus muchos fallos, eso es indiscutible, pero es fresca, nos entretiene y hace reír de la estupidez humana.

La mezcla de géneros es enorme, unos hablan de cine noir, otros de comedia dramática e incluso de western, y la verdad es que es muy compleja de clasificar, porque da la sensación de que han echado todos los ingredientes en una coctelera y han grabado el resultado de esa mezcla, pero no una vez terminada, sino mientras se creaba. Nunca sabemos bien por qué regresa Tilly, nuestra protagonista encarnada por Kate Winslet, a Dungatar, debería ser clave para desarrollar la película, pero a pesar de que nos lo explican yo todavía estoy procesándolo, y ese proceso no debería tardar tanto. Se hace una presentación de los personajes, pero dar los nombres y datos de su pasado no es suficiente si no somos capaces de calarlos, aunque seamos honestos, es parte del encanto de la película. La locura, el descontrol de cada fotograma que hace que lo complejo de la situación y lo crudo de su realidad se eleve a un limbo en que se nos encontramos viendo toda la película.

Las desgracias pasan continuamente, acusaciones terribles sobre cada uno de los personajes que aparecen son hechas, pero no reparamos en ellas de la forma que deberíamos porque no tenemos tiempo, la ambientación y la fotografía se quedan con toda nuestra atención, o al menos con la que queda cuando somos capaces de quitarle los ojos de encima a una espectacular Kate Winslet y a la que es su madre en esta cinta, Judy Davis.

La relación entre ambas es eléctrica, pueden estar en la misma escena sin comerse la una a la otra y atrayendo al objetivo por completo. Se compenetran, chillan, discuten, vuelven a chillarse y en unos pocos momentos y maravillosos momentos hay paz y complicidad como solo hay entre padres e hijos. Esta es la parte que más mérito tiene de toda la película, esa en la que coges un guión que es extraño, por decir algo suave, y haces que se quede con el espectador. Bien es cierto que nos gusta lo extraño, que nos saquen de nuestra zona de confort y ver algo que no es la misma escena manida continuamente, pero hay que saber hacerlo porque hoy en día nos cansamos muy rápido y perdemos la atención con demasiada presteza.

Las interpretaciones son bastante buenas, la puesta en escena es una flor en mitad del desierto y los diseños son atrevidos y destacan tanto la vanidad humana que rozan la perfección.

Tráiler de ‘La Modista’

Marta Pedraza

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

1 Comment
  1. Estoy en un todo de acuerdo con esta visión de la película, es una historia desconcertante que me attrapo y me enojo en la misma medida.
    Tiene cosas que parecen fuera de contexto pero q sin embargo están bien.
    Lo más importante es que seguimos hablando de la película después de verla

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co