‘El destino de Júpiter’ (‘Jupiter Ascending’) (Andy y Lana Wachowski, 2015)

Jupiter Jones nació bajo el cielo de la noche, y las señales apuntaban a que estaba llamada a grandes cosas. Aunque sigue soñando con las estrellas, su vida se reduce a la dura realidad de su trabajo como limpiadora de casas y a un sinfín de rupturas problemáticas. Y no es consciente del destino que la está aguardando hasta que Caine, un ex militar genéticamente modificado, llega a la Tierra para encontrarla; la razón es que Júpiter forma parte de una cadena genética extraordinaria que podría alterar el equilibrio de todo el Universo.

magazinema1000_1000_jupiter-ascending-screen-grab

Es curiosa la manera que tienen los hermanos Wachowski de crear un mundo entero lleno de emociones y calidad visual, desde cero, trabajando solamente con sus mentes, y dando forma a universos y a situaciones de una complejidad superlativa, como si de moldear plastilina se tratase, gracias a la increíble imaginación que poseen.

El destino de Júpiter, o Jupiter Ascending, como la empezaré a llamar a partir de ahora, no destaca por su guion precisamente, pero su impacto visual consigue que olvidemos las partes malas, para dejarnos embaucar por su asombrosa cosmología y la imaginación futurista de la que gozan sus directores. Una historia de dos horas, que sin tener una base sólida, se basta y se sirve de su majestuosidad para no naufragar a la deriva.

Los hermanos Wachowski construyen un universo caótico y deslumbrante, partiendo de una trama sencilla, con algunos tópicos como punto de partida, y con extrañas comparaciones a otras obras de gran renombre.

magazinemajupiter-ascending-tatum-kunis-rocket-boots

En este universo intergaláctico tiene también su espacio, la capital española de Bilbao, ciudad que eligieron sus directores para llevar a cabo la introducción de esta controvertida space opera.

Planetas góticos, universos caóticos, ciudades futuristas e incluso alcázares con referencia musulmana tienen hueco en esta obra ciberpunk, cuyas referencias a obras como Brazil, Star Wars, Star Trek, Señales o Blade Runner no tienen fin. Y es que Jupiter Ascending, recuerda, y mucho, a grandes obras del panorama cinematográfico, y sin desplazarnos mucho hacia un lado, los hermanos Wachowski se han dejado llevar por su propia influencia, ya sea por egocentrismo o por pura casualidad, ya que hacen diversos guiños a su gran y conocidísima obra: Matrix.

Andy y Lana Wachowski (Trilogía Matrix, Speed Racer, El atlas de las nubes) se valen de un reparto muy decente para dar vida a su locura espacial. Mila Kunis (Ted, Con derecho a roce, Cisne negro) no impregna a su personaje, Jupiter Jones, de todo el carácter épico que los directores intentan transmitir, pero ya de por sí es difícil destacar en una producción tan compleja como esta, y Kunis, acepta el reto y recibe los golpes con la cabeza bien alta; Channing Tatum (Infiltrados en la universidad, Don Jon, Magic Mike) ofrece una inmejorable actuación, interpretando a Caine, y demostrando que su progresión va en ascenso; Eddie Redmayne (La teoría del todo, Los miserables, Birdsong) a pesar de parecer sobreactuado, interpretando al villano Balem, está demostrando que se atreve con todos los registros, y de ahí el premio de estar nominado para el Oscar a Mejor Actor; Sean Bean (La isla, Troya, El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo) sorprende en el papel secundario de Stinger; Douglas Booth (Noé, The Riot Club, From time to time) también cuenta con un papel cuyo final, no se sabe qué pasa con él, interpretando a uno de los hermanos de Balem, Tito; Tuppence Middleton (The Imitation Game, Mejor otro día, Trance) interpreta a la hermana de Balem y Tito, Kalique, en un papel, que parece un poco fugaz.

magazinemajupi2

Sean Bean está de enhorabuena, ya que gracias a los hermanos Wachowski, es capaz de interpretar al que creo que es el primer personaje que acaba vivo a lo largo de su carrera.

Matrix fue el punto de referente en el cine de los Wachowski. Y es que sin ir más lejos, estamos como al principio: se presenta un proyecto a Warner Bros, y esta productora acepta sin problemas, caso contrario a Matrix, con la que tuvieron que impresionar grabando una escena con anterioridad, para ganarse la confianza de los que iban a financiar el proyecto. Jupiter Ascending tuvo mejor acogida que el primer gran proyecto de los hermanos, pero no ha tenido el mismo resultado, a pesar de grandes similitudes que guardan entre ellas, o esa impresión es la que dan. Las naves individuales nos recuerdan en cuanto a movilidad y estética, a los tan temidos centinelas, que tan bien recordamos. Ciudades  espaciales y vertiginosas, que no consiguen evitar que nos acordemos de Sion en cuanto a forma y estructura. Y la más destacada, a mi parecer: la dinastía Abrasax se encarga de cultivar humanos para sus propios beneficios, y en Matrix las máquinas eran las que encubaban a los humanos. Pasen y vean.

magazinema650_1000_jupiter-ascending-trailer

Destaca en muchos medios que los hermanos Wachowski se han escudado en su equipo habitual: su productor Grant Hill, que lleva con ellos desde Matrix Reloaded; su diseñador de producción Hugh Bateup; el supervisor de efectos especiales Dan Glass; John Toll como director de fotografía; o su diseñadora de vestuario Kym Barret. Todos arriesgan, y se unen a la locura creativa de estos excéntricos hermanos, que tienen una visión muy futurista y cyberpunk de hacer cine.

Pero de eso trata el cine de estos genuinos hermanos, y por eso sus fieles seguidores siguen apoyándoles en cada paso que dan.

La música, por parte de Michael Giacchino pone los pelos de punta, impactante y épica en cada momento, no deja de exaltar el ánimo del público, y hace desaparecer algunas carencias del guion.

John Toll es el encargado de realizar el montaje de fotografía, y el culpable de que nos perdamos en la inmensidad del universo Wachowski, tal y como ellos lo ven, con escenas de alto voltaje que nos dejarán sin aliento, ha vuelto a estar a la altura.

magazinema1000_1000_jupiter-ascending

La finalidad de Jupiter Ascending es simplemente que el espectador se deje llevar y disfrute sin pensar en nada más que en su gran belleza visual, que seguramente, si se diese la posibilidad de crear una secuela, se corregirían los errores que han causado que esta película no esté valorada al cien por cien y nos enfrentaríamos a una gran producción totalmente corregida y mejorada.

Os dejo disfrutar de la Banda Sonora Original:

Nacho Vega

Diplomado en Educación Física del Deporte. Preparador deportivo. Analista de cine en @cinedosmil y @MagaZinema_.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co