Crítica de ‘Warcraft: el origen’ (Duncan Jones, 2016)


warcraft.Poster - MagaZinemaTítulo original:
Warcraft: The Beginning

Año: 2016 (Estados Unidos)

Duración: 123 min.

Director: Duncan Jones

Reparto: Travis Fimmel, Robert Kazinsky, Ben Foster, Toby Kebbell, Dominic Cooper, Paula Patton, Daniel Wu, Clancy Brown

Guión: Charles Leavitt, Duncan Jones (Historia: Chris Metzen)

Fotografía: Simon Duggan

Música:Ramin Djawadi

Género: Fantástico. Aventuras. Fantasía medieval. Cine épico. Videojuego

Sinopsis: El pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra para enfrentarse a unos terribles invasores: orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar. Así empieza una espectacular saga de poder y sacrificio donde se descubren las numerosas caras de la guerra y donde cada uno lucha por lo suyo. Adaptación del popular videojuego homónimo.

Crítica de ‘Warcraft: el origen’

por Marta Pedraza

“Fantasía hecha realidad, a medias

Para aquellos que nos hemos criado enganchados a un teclado y una pantalla, y hemos tenido la suerte de pasar maravillosas horas frente a ella conociendo nuevos mundos, idiomas, razas y amigos para toda la vida, ‘Warcraft: el origen’ era la película mas ansiada de este año, pues nos permitía una vez más adentrarnos en ese maravilloso mundo en el que podemos volar en grifo y ser expertos en botánica o joyería entre otras miles de cosas.

Para muchos la película ha sido una decepción, pues no es lo suficientemente fiel al juego en línea, para mi estuvo más que bien, no sé si será por eso de que no jugaba al WoW sino a Lineage II y no me duele tanto la falta de fidelidad, o porque soy capaz de ponerme en la piel del director, guionistas y actores y compadecerme de la ardua tarea a la que se han enfrentado, pues no es lo mismo hacer una película, que dar vida a un videojuego con tanto desarrollo como World of Warcraft en la gran pantalla.

Entremos de lleno en la película. Los efectos especiales son bestiales, da la sensación de que somos nosotros los que estamos luchando en el campo de batalla, hay incluso ocasiones en los que el director juega con la cámara y nos vemos hombro con hombro en plena lucha al lado de Durotan. La puesta en escena de los conjuros en todo su esplendor cromático hipnotiza, pero cierto es que con la tecnología y medios a su alcance esto era lo mínimo que podíamos esperar.

Por otra parte la trama aún está por desarrollar, los que saben de que va esto, conocen de primera mano que lo “bueno” aun está por llegar, pero para aquellos que no conozcan el mundo Warcraft puede haber sido demasiada poca la información que se ha dado al comienzo de la película y demasiados los nombres de los personajes que nos desbordan a cada instante.

En definitiva, el director ha intentado, como suele ocurrir cuando se adapta algo, quedarse a caballo entre sus dos posibles audiencias, y pienso al final no ha llegado a convencer a ninguna de las partes, pues las carencias que unos ven y la mucha información que otros reciben sin sentido aparente hace que no se pueda disfrutar a todos los niveles de una superproducción que podría haber hecho las delicias de lo seguidores más fieles, y que sin embargo tendrán que seguir esperando para ver si la siguiente entrega es capaz de hacer autocrítica y mejorar los fallos de esta.

Aún y con todo esto, es una película de aventuras y acción con la que pasar unas fantásticas dos horas si lo que quieres es ver batallar de forma continuada a seres de tamaño inconmensurable.

Tráiler de Warcraft: el origen

Marta Pedraza

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co