Crítica de ‘Turbo Kid’ (2015, Anouk Whissell, François Simard, Yoann-Karl Whissell)

Título original: Turbo Kid

Año: 2015 (Canadá)

Duración: 89 min.

Director: Anouk Whissell, François Simard, Yoann-Karl Whissell

Reparto: Munro Chambers, Laurence Leboeuf, Michael Ironside, Edwin Wright, Aaron Jeffery, Romano Orzari, Orphée Ladouceur, Steeve Léonard, Yves Corbeil, Evan Manoukian, Anouk Whissell, François Simard, Tyler Hall, Yoann-Karl Whissell

Guión: Anouk Whissell, François Simard, Yoann-Karl Whissell

Fotografía: Jean-Philippe Bernier

Música: Jean-Philippe Bernier, Jean-Nicolas Leupi, Le Matos

Género: Ciencia ficción-Comedia.

Sinopsis: En un futuro post-apocalíptico, el agua es un bien muy preciado y en todo el mundo solo hay una ley, la del más fuerte. The Kid es un joven que se ha criado solo en un mundo duro y cruel, gracias sobre todo a la ayuda de cómic retro y otros objetos de tiempos pasados que se han convertido en su particular obsesión. Con ayuda de compañeros que irá encontrando a lo largo de su camino deberá luchar contra Zeus y su grupo de salvajes que se han auto-proclamado los jefes de todo el territorio.

Crítica de ‘Turbo Kid’

por Marc Segura

“Una hemorroide de 89 minutos”

Revolviendo el baúl del cine en busca de algún diamante en bruto poco conocido o simplemente alguna grata sorpresa me encuentro con ‘Turbo kid’, una producción Canadiense cuyas críticas ensalzan su originalidad y aire ochentero que en teoría hará las delicias de los más nostálgicos. Un intento cutre a más no poder de ‘Mad Max’ cuyo problema no es sólo la falta de recursos, sino un guion y unas interpretaciones que rozan lo bochornoso.

Títulos como ‘Los Goonies’, ‘Willow’ o la misma ‘Mad Max’ marcaron sin duda mi infancia cinematográfica, cierto es que juegan en otra liga respecto a ‘Turbo Kid’ pero en absoluto semejante despropósito ha conseguido trasladarme a aquella época. La evidente falta de inteligencia de la película se ve sustituida por una estupidez sin gracia que acaba pesando demasiado. Lo único destacable es su banda sonora, un remix de los de antaño que si evoca los 80 y 90 pero incluso eso acaba cansando, posiblemente porque el resto de componentes no acompañen en ningún momento.

‘Turbo Kid’ podría haber sido lo que pretendía, melancólica, entretenida y divertida, pero una cosa es la falta de recursos compensada por un buen desarrollo y otra que te quieran dar gato por liebre. Una de esas cintas que durante los primeros diez minutos ya te lo ha ofrecido todo, a partir de ahí pierde el efecto sorpresa y se va hundiendo en sus propios y excesivos defectos.

Tráiler de ‘Turbo Kid’

Marc Segura Arasa

Nacido en el 80, Licenciado en Periodismo y currante en comunicación corporativa. Adicto al cine porqué es la única droga que consigue evadirme absolutamente de todo. Aspirante a ‘vividor’ ya que como dijo Oscar Wilde “Lo menos frecuente en este mundo es vivir, la mayoría de la gente existe, eso es todo”.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co