Crítica de ‘Sleeping with Other People’ (Gabriele Muccino, 2015)

Cartel de Sleeping with Other People

Título original: Sleeping with Other People

Año: 2015 (Estados Unidos)

Duración: 95 min.

Director: Leslye Headland

Reparto: Jason Sudeikis, Alison Brie, Adam Scott, Amanda Peet, Jason Mantzoukas,Natasha Lyonne, Marc Blucas, Daniella Pineda, Andrea Savage, Remy Nozik,Megan Guinan, Jordan Carlos

Guión: Leslye Headland

Fotografía: Ben Kutchins

Música: Andrew Feltenstein, John Nau

Género: Comedia.

Sinopsis: El mujeriego Jake y Lainey, una mujer “infiel en serie”, ambos de Nueva York, establecen una relación platónica, una amistad que les ayude a reformarse de sus malos hábitos. El problema es que comenzarán a sentirse atraídos el uno por el otro.

Crítica de ‘Sleeping with Other People’

por Lourdes Lulu Lou

[box type=”shadow” ]

“Gracias…, por enseñarme cómo amar a alguien.”

A las comedias románticas les da, últimamente, por empezar de forma dispar su, de sobra, conocido recorrido, con ese contrato anti-amor, ya tradicional, que les lleva directo a estamparse en él para pasar de liberal, fresca y espontánea a común, clásica y hogareña.
Que si sólo somos amigos, que si pareja abierta, que si no creo en la fidelidad, que si naturalidad y atrevimiento de diálogos compartidos, que si osadía de presentar personajes sueltos y valientes que declaran sinceramente lo que no quieren, que si…, ¡todo mentira!, pueden dar todas las vueltas que se les antoje a un guión, que va de original y lozano, pero donde todas las bolas acaban en el mismo saco, bombo de premio seguro en el que sólo tienes que dejar pasar los minutos y esperar a esa segura resolución venidera.
La cuestión es si el entremedio, de hasta tan magnífica y deseosa llegada, cubre para diversión, cordialidad, gracia y soltura de atención relajada; y es verdad que dicha pareja posee cierta agudeza, humor y chispa, por el descaro y desparpajo de hablar de ciertos temas y encarar algunas propuestas con talento agudo pero, también comparte su presencia con otras endebles, baratas y poco sustanciosas que únicamente ocupan espacio, como complemento desaliñado de sus hermanas de mayor acicate.
Es de entretiempo, pasajera y olvidable, también ágil, llevadera y disfrutable, fácil y digestiva su visión, un lindo desastre que no llega a ser ni tan desastroso ni tan lindo; “te amo sin pedirte nada” pero “¿estamos enamorados el uno del otro?” uummm “si”, “ ¿y qué vamos a hacer?”, “nada”.
La fotografía urbana es amable, la rítmica música ayuda, cortés en su destino, confundida en su prólogo, desvergonzado lenguaje, alocado y directo que pretende explosionar y entusiasmar pero, vamos a mismo camino, por mucho que lo intente presentar Leslye Headland, con su dirección y escrito, como diferente y ameno en su bestialidad, alternativas rutas que son descocadas y desenvueltas, de sonrisa grata y presente pero, seamos sinceros y aparquemos la distracción, que llegue ese declarativo acto final, de romance completo, donde nos dejamos de tonterías y estamos juntos los dos “porque prefiero fracasar contigo, que ganar con cualquier otra persona”, porque “te quiero” y ya está dicho, conservadurismo atrás, anulada tanta modernidad.
Angustia emocional, rechazo afectivo, miedo al compromiso, rechazo al riesgo de perder al amigo con quien te acuesta, disfrazado de soltería promiscua que busca su media naranja desesperadamente; en el fondo se trata de cambiar a quien no es feliz con su libertinaje, sin motivo ni debida explicación a nadie, que llevan a punto destructivo pues, sólo salva del dolor y la pena la pareja estable y el matrimonio, como propósito en común para todos.
Está de moda primero el sexo, luego el amor, aquí sexo con todos excepto con quien es reservado para poseer esos sentimientos y emociones profundas que se obvian por la libertad de un cuerpo, que acabará sucumbiendo a su unión con lo que dicta el alma; porque, en el fondo, queremos ver a Romeo y Julieta superando sus escollos y llegando a perpetuar su amor verdadero sin muerte, lamento ni deje de oportunidad perdida, porque los fallos y desaciertos son para el real día a día, en pantalla que se equivoquen y hagan el tonto un rato pero, que se encuentren en el final del desfile, por supuesto, con beso incluido.
Se trata de soñar con la magia del romance, por mucho que lo disfracen de payasada o lo coloreen con tonterías, Cenicienta y su príncipe siempre se hallan; deseamos un propicio “…, y fueron felices y comieron perdices”, con el previo de mordacidad e ingenio para hacer todas las piruetas que se tercie pero, que la innovación argumental no llegue demasiado lejos, no se pierda de vista el objetivo de amor triunfal y verdadero por encima de todas las cosas.

[/box]

 

Tráiler de ‘Sleeping with Other People’

 

 

 

Lourdes Lulu Lou

Lo importante sois vos y la película, yo mejor en segundo plano.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co