Crítica de ‘Silencio’ (2016, Martin Scorsese)

Título original: Silence

Año: 2016 (Estados Unidos)

Duración: 159 min.

Director: Martin Scorsese

Reparto: Andrew Garfield, Adam Driver, Liam Neeson, Ciarán Hinds, Tadanobu Asano,Shin’ya Tsukamoto, Ryô Kase, Sabu (AKA Hiroyuki Tanaka), Nana Komatsu,Yôsuke Kubozuka, Yoshi Oida, Issei Ogata, Ten Miyazawa

Guión: Jay Cocks, Martin Scorsese

Fotografía: Rodrigo Prieto

MúsicaKim Allen Kluge, Kathryn Kluge.

Género: Drama.

Sinopsis: Segunda mitad del siglo XVII. Dos jesuitas portugueses viajan a Japón en busca de un misionero que, tras ser perseguido y torturado, ha renunciado a su fe. Ellos mismos vivirán el suplicio y la violencia con que los japoneses reciben a los cristianos.

Crítica de ‘Silencio

por Jaime Garzía

“Cabezota”

Si, pero no. Martin Scorsese pretende traernos con ‘Silencio’ un drama desgarrador y que nos haga vibrar de emoción, pero lo único que consigue hacernos vibrar es nuestra paciencia debido a la tediosa y lenta producción que tenemos ante nosotros. Pausada y fuertemente dotada de una simpleza fatigosa y cargante, ‘Silencio’ transcurre sin mayor preocupación haciendo de los minutos un monótono diálogo entre las imágenes de lo que está sucediendo y una voz en off interpretada por Andrew Garfield sin ningún ápice de parquedad y que pondrá a prueba la templanza del más pintado.

Precisamente otro punto discordante en la obra final reside en las interpretaciones de los protagonistas; sobre todo aquellos no nipones. Andrew Garfield es el gran protagonista, acaparador de minutos y responsable del transcurso de la historia, pero su trabajo da como resultado final un ejercicio titubeante, aburrido y de baja calidad interpretativa. Lo de la voz en off no tiene nombre: sin tensión, emoción, dolor o alegría; una lectura plana de un folleto publicitario. Adam Driver pasa con más pena que gloria, y la propia cinta lo sabe, haciendo de él un mero acompañante. Liam Neeson se queda frío y distante, es más una brisa interpretativa que un trabajo de actuación completo, resultando ser algo que pudo, pero que finalmente no.

Más allá de una fotografía realmente bella y de unos escenarios cuidados, la película se pierde en su propio círculo narrativo y en su falta de fortaleza ante las emociones que los protagonistas debieran sentir. No sientes ese temor, esa pena, ese llanto ahogado que el jesuita principal debe percibir; todo es aburrido, plano y llegando a lo absurdo en cuanto a su duración, plagándose la historia a si misma de una cantidad incontable de escenas que sobran por completo, ya que ni aportan ni restan.

‘Silencio’ no es lo más Scorsese que hay, eso está claro; pero es que tampoco es ni una sombra. Silencio es lo que deseas que ocurra en cuanto llevas unos minutos en la butaca; que acabe esta práctica fílmica soporífera y monótona.

Tráiler de ‘Silencio

Diseño Gráfico, Editorial & Web. Hago cosas. Visto camisas, bebo café y me gusta la tinta. Si no te gustan estos defectos, tengo más.

3 Comments

  1. No estoy en absoluto con esta crítica. A mí no se me ha hecho nada larga y me parece una película impresionante en la que no sobra ninguna escena.

    Reply
    • ¡Buenas! Lo primero… ¡gracias por tu comentario! He de decir que esto es lo que me gusta de verdad del cine, descubrir tantas opiniones diferentes. 🙂

      Por supuesto, no tienes por que estar de acuerdo con mi crítica, es más… ¡Me alegra muchísimo que te gustase y la disfrutaras, Tere!

      Espero seguir charlando de cine por aquí contigo. 😀

      Reply
  2. Larga y pesada.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*