‘Langosta (The Lobster)’ (Yorgos Lanthimos, 2015)

Magazinema Langosta 1

George Orwell, en ‘1984’, escribió: “Lo más característico de la vida moderna no era su crueldad ni su inseguridad, sino sencillamente su vaciedad, su absoluta falta de contenido. Yorgos Lanthimos es uno de los cineastas más experimentales que existen en este momento y uno de los grandes referentes que está teniendo el cine griego contemporáneo. Tras extrañezas de autor como ‘Kinetta’, ‘Canino’ y ‘Alps’, el cineasta helena da el salto internacional con ‘Langosta (The Lobster)’ una cinta distópica y Premio del Jurado en el Festival de Cannes.

En un mundo distópico en el que todo el mundo debe tener una pareja, sino será transformado en un animal, David acaba de enviudar. Este hombre de mediana edad verá cómo es obligado a trasladarse a un hotel donde hay otros solteros. Sólo tiene 45 días para encontrar una nueva compañera, o compañero. En caso de no emparejarse con nadie, su destino será ser un animal: Él ha elegido una langosta. Sin embargo, y pese a que la amenaza de dejar de existir está presente, no será fácil encontrar a aquella persona.

Magazinema Langosta 2

Lanthimos lleva sus filias y fobias a un grado superior. En ‘Canino’ creó un microcosmos de perversión donde mostraba una dura crítica a la sobreprotección familiar y también una metáfora sobre el peligro de la desinformación, el cinismo y una peligrosa sociedad endogámica. Con ‘Langosta’ ese universo se expande para crear un mundo completamente atrofiado en el que el realizador griego lleva a cabo un peligroso experimento.

Su tiránico mundo distópico es incoherente desde su propia concepción, cierto, algo similar le pasa a Xavier Dolan con su sobravaloradísima ‘Mommy‘. Sin embargo, Lanthimos es más humilde que el arrogante cineasta canadiense y configura un mundo donde sus señas de identidad son visibles. Evidentemente el director heleno sabe que no es ciencia lo que plasma, sino una literatura clásica de ciencia ficción aplicada al cine. Algo similar a cintas como la japonesa ‘Battle Royale‘. Lanthimos crea una comedia negra que roza lo absurdo para mostrar una tendencia que cada vez es más visible en las sociedades contemporáneas.

El estar emparejado de por vida, aquello que más de una persona anhela. Una extraña crítica a no saber estar solo, puesto que la vida de los solteros es completamente opuesta a la mostrada por esa sociedad idealizada de tortolitos. No hay salida, no hay un camino correcto. Su protagonista está avocado a la tragedia, igual que su partenaire. Con exagerada y nívea solmenidad, Lanthimos crea una extravagante sátira sobre la sociedad actual: Un lugar hedonista donde las relaciones sentimentales son sobre-exigentes (antes de aceptar la diferencia, es mejor convertirse en un animal).

Magazinema Langosta 3

Y dentro de esa extraña exageración llena de paradojas se encuentra un fantástico plantel de actores internacionales. Colin Farrell está demostrando lo buen actor que es a base de producciones arriesgadas y completamente entregadas. Primero fue ‘La señorita Julia‘, seguida de la segunda temporada de ‘True Detective‘, y ahora esta propuesta griega. Junto a él una correcta Rachel Weisz, como mujer de fatídico destino. Al lado de la pareja de protagonistas una infame Léa Seydoux, logrando niveles de maldad similares a los de Marion Cotillard en ‘Largo domingo de noviazgo; un pusilánime y versátil John C. Reilly; y un cínico Ben Whishaw que demuestra habilidad para enganchar proyectos de autor junto a taquillazos.

La metáfora de ‘Langosta’ cierto es que no es tan redonda como la de ‘Canino’, su segunda mitad flaquea bastante frente a la excelente primera parte. Sin embargo, y pese a no ser una película accesible para una gran parte del público, Lanthimos consigue provocar reacciones adversas en su visionado. Pérfido y malévolo, su universo hipnotiza y angustia a la vez, un interesante logro.

Miguel Ángel Pizarro Da Costa

Periodista. Amante de la cultura y el arte en sus diversas áreas aunque el cine es una de mis grandes pasiones. El cine de animación es mi especialidad. Una buena película es como un buen vino, al principio gusta pero su calidad mejora con los años.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co