‘La chica danesa’ (Tom Hooper, 2015)

Magazinema La chica danesa 1

Realmente, con ya cuatro películas realizadas, es difícil no sacarle un estilo a Tom Hooper. ¿Esto es bueno? En teoría debería serlo, sin embargo, en el caso de Hooper es una sensación contradictoria. El realizador británico consiguió con ‘El discurso del rey’ y ‘Los miserables’ un prestigio académico y muestra de elegancia y magníficas interpretaciones. Entonces, ¿qué puede fallar? Una evidente falta de sello autoral y que con ‘La chica danesa’ se ha hecho más evidente.

Lili Elbe es considerada la primera mujer transexual de la historia. Nacida como Einar Wegener, era una promesa de la pintura en su Dinamarca natal y estaba casada con Gerda, una pintora e ilustradora que se labró una carrera llena de éxito y considerada propia del estilo art nouveau. Lili nació cuando Gerda le convenció a su marido para que sustituya a la modelo que tenía para pintar. Es en ese momento, cuando se despierta algo que tenía oculto Einar desde hacía mucho tiempo. Esta nueva situación provocará una fractura en el matrimonio, aunque ella nunca dejará de apoyar a su pareja.

Magazinema La chica danesa 2

Basada en la novela homónima de David Ebershoff y exhibida en el Festival de Venecia y en el de Toronto, ‘La chica danesa’ tiene todas las virtudes posibles para hacer de ella una buena película. Fotografía muy cuidada, obra de Danny Cohen; una música envolvente, obra del gran Alexandre Desplat; un vestuario elegante y con clase, gracias al español Paco Delgado; un equipo de maquillaje magnífico y un elenco de actores internacional.

Entonces, ¿qué puede ser reprochable en una obra tan cuidada? Sin duda su carente falta de emoción en el tema que trata. ‘La chica danesa’ tiene todos los elementos para hacer de ella algo extraordinario, pero Hooper carece de la sensibilidad artística para transmitir una historia tan delicada. No hay que olvidar que la transexualidad “no existía” en la época y que se está ante la historia de una pionera, una mujer adelantada a su tiempo. Esa belleza visual es completamente nívea, vacía en cuanto al sufrimiento de las personas que se sentían como Lili en una época mucho más represora que la actual, la calidez en las imágenes brilla por su ausencia. Eso es lo que hace que se plantee la siguiente cuestión: ¿Cómo hubiera relatado esta increíble historia Todd Haynes, artífice de las magistrales ‘Lejos del cielo’ y ‘Carol?

Magazinema La chica danesa 3

Un gran bache que, al menos, no desluce las interpretaciones de su dupla de protagonistas. Eddie Redmayne vuelve a hacer alarde de su capacidad de mimetización con sus personajes. Si ya en ‘La teoría del todo’ logró emocionar con el sufrimiento que tenía Stephen Hawking, ahora se transforma en una mujer que no sabe exactamente qué le está pasando, que se siente abandonada por una sociedad que le no va a comprender. Junto a él, está una magistral Alicia Vikander, ella es la que lleva el peso de toda la película, como ya sucedió con Felicity Jones en ‘La teoría del todo’. La actriz sueca es una esposa con una entereza admirable, es el apoyo esencial para que Lili no caiga en un abismo, es estoicismo y valor. Un personaje que es el que lleva la mayor parte de la fuerza dramática.

Con lo cual, y eso que se está ante grandes actuaciones, deja una sensación extraña de déjà vu, puesto que parece una continuación de la ya citada ‘La teoría del todo’. ¿Eso hace que ‘La chica danesa’ sea una propuesta que no deba verse? Claro que no, pero sí que produce la impresión de estar ante una historia que podría haber dado más, máxime cuando se trata de hablar de personas transexuales (tan poco habituales en la gran pantalla). Una oportunidad perdida, aunque gracias a su corrección política, servirá para acercar las vivencias de las mujeres transexuales a espectadores que no estén familiarizados con esta realidad. Al menos, sólo por eso, merece la pena.

Miguel Ángel Pizarro Da Costa

Periodista. Amante de la cultura y el arte en sus diversas áreas aunque el cine es una de mis grandes pasiones. El cine de animación es mi especialidad. Una buena película es como un buen vino, al principio gusta pero su calidad mejora con los años.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co