‘Hitchcock / Truffaut’ (2016, Kent Jones): Una delicia que sabe a poco

   Aprender de cine es aprender a observar a sus cineastas y, para ello, es imprescindible la labor profética del crítico.  François Truffaut y otras grandes eminencias de la famosa Nouvelle Vague que se gestó entre las páginas de ‘Cahiers du cinéma’ comandadas por el inolvidable André Bazin fueron conscientes de esa inestimable labor que se habían (auto)encomendado para, contra viento y marea, defender el valor del cine y de sus “autores” sin atender al éxito de crítica y público que estos pudiesen tener. No obstante, mientras que esta postura parece que hoy en día sólo tiene sentido en la medida en que el crítico defienda un cine minoritario y dando a entender así que el arte sólo tuviese espacio al margen del público al que se dirige, por aquel entonces una de sus más valientes batallas fue la de defender la inocencia artística de uno de los principales sospechosos del crimen del mainstream de su época:  el hoy convertido en uno de los grandes mesías del cine Alfred Hitchcock. Como parte de aquella reivindicación, un joven François Truffaut que apenas empezaba a hacerse un nombre dentro del mundo del cine (aunque su “Los 400 golpes” (1959) y su “Jules y Jim” ya habían sido mundialmente alabadas) decidió citar para una larguísima entrevista al cineasta británico, dando lugar así al imprescindible libro “El cine según Hitchcock”, publicado en 1966 y convertido desde entonces en una de las mecas de la literatura cinematográfica.

Francois Truffaut and Alfred Hitchcock

   Cincuenta años después, el también crítico y director del Festival de Cine de Nueva York Kent Jones ha decidido revivir aquel encuentro y acercarlo – una vez más – al respetable público que, con el paso del tiempo, había perdido de su radar aquella histórica entrevista. No obstante, dada la carencia de imágenes en movimiento de aquel encuentro relegado a meras (aunque magníficas) fotografías y audios, el director trae a un gran número de realizadores que deberán cumplir la doble función de actualizar y de enriquecer el discurso y la aproximación del encuentro, mientras el documental cubre el hueco que el formato del libro no permitía llenar: el de la reproducción de las escenas de las películas al mismo tiempo que son comentadas. Por desgracia, éste, que debería ser su mayor baluarte, resulta ser finalmente su gran tarea pendiente, pues si a cualquier adaptación de una obra literaria le permitimos variaciones siempre y cuando no traicione al espíritu de la misma, en este caso deberemos exigirle esa misma fidelidad.

Hitch_House

   El gran valor del encuentro de Truffaut con Hitchcock era, como anunciábamos al principio, su capacidad de plantear la entrevista como un análisis en profundidad (en contraposición al mero concepto de divertimento y amarillismo que se maneja hoy en medios de comunicación e incluso en medios especializados) que permitiese dar un nuevo enfoque y un nuevo valor a un director que hasta entonces había sido maltratado por los críticos. Es decir, que en cierto modo, la entrevista conseguía ir más allá del mero formato de pregunta-respuesta gracias a su actitud combativa y de debate, donde el interlocutor y antagonista no era una persona con una opinión contrapuesta como tal, sino toda una concepción social en torno al leit motiv de ser el (mero) “maestro del suspense”. Ahora bien, lo que por aquel entonces resultaba una actitud desafiante, hoy en día se ha convertido ya en un cliché y muy pocos amantes del cine (o incluso no tan amantes) se atreverían a poner en duda el valor artístico del cine de Hitchcock, por lo que la película – más allá del innegable interés del análisis (en su mayor parte ya plasmado en el libro) – no deja de resultar algo decepcionante en su capacidad para enriquecer una aproximación a su obra, en parte por ese punto de partida del público y en parte – y posiblemente sea éste su gran problema – su constante dispersión.

   Jones parece plenamente consciente del gran abanico de posibilidades que se abría bajo sus pies a la hora de acercarse a aquel maravilloso momento, que iban desde el retrato del encuentro como tal desde una perspectiva más personal hasta un análisis profundo de la filmografía de Hitchcock, pasando por su contraposición con la visión del cine de Truffaut o por la reinterpretación o apropiación de las aportaciones del realizador británico a algunos de los directores más destacados del panorama actual. Sin embargo, lejos de tomar la decisión de centrar el tiro en una de esas opciones (si acaso se orientaría hacia el análisis de la obra de Hitchock), lo que hace Jones es intentar abarcarlas todas, no dejando apenas espacio para desarrollar ninguna de ellas (como demuestra el hecho de recurrir a ¡más de una decena de directores!), especialmente teniendo en cuenta la tremenda brevedad de su duración, de apenas 80 minutos. Si a todo ello le añadimos que, además, el grueso del análisis de la obra de Hitchcock se centra en tres de sus obras más conocidas, como son ‘Psicosis’, ‘Los pájaros’ o ‘Vértigo’, el sabor que queda finalmente resulta ligeramente agridulce, pues el espectador medianamente formado y familiarizado con la obra del director apenas encontrará nuevos elementos de análisis ni verá reafirmadas algunas corazonadas sobre joyas ocultas del realizador que anticipaban ya la (innegable) genialidad de aquellas obras maestras.

Exploring the art and technology of sound in motion pictures and the vital role it plays in shaping horror films, the Academy of Motion Picture Arts and Sciences will present ÒThe Sound behind the Image III: Real Horrorshow!,Ó on Thursday, October 29, at 7:30 p.m. at the AcademyÕs Samuel Goldwyn Theater in Beverly Hills. Pictured: Alfred Hitchcock, Rod Taylor, Tippi Hedren, Jessica Tandy, and Veronica Cartwright during production of THE BIRDS, 1963.

   El desajuste de la película, es, por tanto, triple: en cuanto al espíritu del libro que adapta (mucho más combativo en origen), en cuanto al leit motiv de la película (que no termina de encontrar su lugar) y, en cierto modo, en cuanto al público objetivo al que se dirige (pues tan sólo atraerá en primera instancia a los cinéfilos, que encontrarán la aproximación un tanto superficial). Así, nos encontramos ante un documental que termina sabiendo a poco, no por la falta de interés de su contenido (que es perfectamente reivindicable y disfrutable) sino por su falta de ambición para ir un poco más allá, algo que podría haber sido perfectamente corregido con una considerable ampliación de la duración o, incluso mejor, con un cambio de formato, pues si en vez de hacer una película de 80 minutos, la propuesta hubiese sido realizar una serie donde – por ejemplo – se analizase la evolución del cine de Hitchcock – de forma similar a la épica ‘Historia del cine’ de Mark Cousins – o se hubiese decidido realizar comparaciones con obras actuales, su valor habría sido incalculable y nos encontraríamos ante un verdadero monumento de la historia del cine y para la cual esta película no funciona más que como mera introducción.

   Nos encontramos, en fin, con una película dignísima, preciosa y con cierto aire romántico y hagiográfico que resulta una delicia y que podría resultar de obligado visionado para todo todo aquel que quiera empezar a estudiar cine pero que, sin embargo, es inevitable no juzgar por lo que es sino por lo que podría haber sido. En cualquier caso, sería injusto no reconocer su doble valor: por una parte, el hecho de que vuelva a traer a la actualidad una obra tan grande y hermosa como es ‘El cine según Hitchcock’, y, por otra parte, y esto es absolutamente reivindicable, su capacidad para transmitir al espectador la pasión de aprender, leer y hacer muchísimo más cine.

Diego Rufo

Amante del cine desde que pisó por primera vez una sala de proyección con 3 años, lleva desde entonces dando vueltas en espiral alrededor de esta pasión a través de sus estudios en Filosofía, la organización de Cinefórums en la Universidad, y por supuesto, la constante formación a través de libros y, cómo no, de películas.

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co