Crítica de ‘Forever Strong (Honor y carácter)’ (Ryan Little, 2008)

Cartel de Goosebump

Título original: Forever Strong

Año: 2008 (Estados Unidos)

Duración: 112 min.

Director: Ryan Little

Reparto: Sean Faris, Penn Badgley, Gary Cole, Sean Astin, Arielle Kebbel, Neal McDonough,Julie Warner, Nathan West, Olesya Rulin, Larry Bagby

Guión: David Pliler

Fotografía: Linus Sandgren

Música: David Campbell, West Dylan Thordson

Género: Comedia. Drama. Biográfico. Trabajo/empleo

 

Sinopsis: Rick Penning (Sean Faris) es el típico chico rebelde y conflictivo, y juega al rugby en el equipo dirigido por su padre. Tras ganar un partido y pasar una noche de juerga, él y su novia sufren un accidente automovilístico. Como no es la primera vez que le ocurre, es condenado a cumplir una pena en el Centro de Detención Juvenil en Salt Lake City, por ser considerado un peligro para sí mismo y para la sociedad.

Crítica de ‘Forever Strong’

por Marta Pedraza

[box type=”shadow” ]

“Rugby, divertido a la par que dramático”

Sean Faris es el encargado de llevar este largometraje sobre rugby hacia delante, algo no siempre fácil, ya que las películas deportivas cuentan con un público bastante reducido si lo comparamos con otros géneros de la gran pantalla. El actor da vida a Rick Penning en una obra que gusta más por las intenciones de los participantes que por el resultado final. No es, desde luego, la película definitiva sobre este deporte que podrás ver, pero seguro es una muy entretenida para disfrutar con toda la familia. Todos coincidirán en que Sean Faris no es Matt Damon en ‘Invictus’, pero da la talla totalmente como ese adolescente atormentado por un padre que solo quiere ganar, sea cual sea el coste para lograrlo. La película es capaz de mostrar valores como la humildad, el trabajo en equipo y la honra, así como muestra muchos de sus contrarios a través de una simpleza como presentar dos equipos y poner todo lo bueno en uno, y todo lo malo en otro. Este es uno de sus primeros fallos, el mundo no es blanco y negro, sino más bien una amplia escala de grises por la que navegamos intentando sobrevivir a las caóticas vidas que se presentan ante nosotros. Aun así la película consigue llegar y conectar con el espectador, ya sea porque conoce que se trata de una historia basada en personajes reales o por los pequeños detalles que en ella hay, como por ejemplo las conversaciones entre el protagonista y uno de los trabajadores del “reformatorio”. Algo muy destacable del largometraje es el papel de la mujer, este vuelve a ser simplista, sin ninguna profundidad, quedando relegado a coger el teléfono, complacer al marido, suponiendo esto no luchar por su hijo y hacer el papel de posible novia del protagonista por otro lado. Esto es sin lugar a dudas lo peor de la película, la vuelta al encasillamiento de los papeles, sin dar siquiera una breve pincelada acercando este deporte al sexo femenino, y eso que el rugby es ampliamente practicado por mujeres. A excepción de estos tópicos utilizados, la película cumple con su objetivo de hacernos reír, pensar en la evolución de los personajes a través de sus cambios de comportamiento, trasvasando a nuestra realidad aún sin darnos cuenta, a la par que nos acerca un poquito más a uno de los deportes más nobles que pueden jugarse, gracias a unas escenas bien rodadas aunque no espectaculares, no deja de ser rugby para adolescentes.

[/box]

Tráiler de ‘Forever Strong’

Marta Pedraza

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co