Crítica de ‘Spectre’ (2015, Sam Mendes)

Póster Spectre - MagaZinema

Título original: Spectre.

Año: 2015 (Reino Unido).

Duración: 148 min.

Director: Sam Mendes.

Reparto: Daniel Craig, Christoph Waltz, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Monica Bellucci, Naomie Harris, Rory Kinnear, Ben Whishaw, Dave Bautista, Andrew Scott, Jesper Christensen, Stephanie Sigman.

Guión: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade, Jez Butterworth (Personajes: Ian Fleming).

Fotografía: Hoyte van Hoytema.

Música: Thomas Newman.

Género: Acción. Thriller de espionaje.

Sinopsis: Un críptico mensaje del pasado hace que James Bond se embarque en una misión secreta que le hará descubrir la existencia de una siniestra organización conocida como SPECTRE, con la cual tiene una siniestra conexión. Mientras tanto, en Londres, la importancia del MI6 encabezado por M se ve puesta en duda.

Crítica de ‘SPECTRE’

por Jesús García Grima

[box type=”shadow” ]

“Los muertos están vivos”

El pasado vuelve, y esta vez lo hace para atacar al espía británico más famoso de todos los tiempos con una fuerza arrolladora. Con Daniel Craig asistimos a un reinicio de James Bond, no sólo en términos de historia, sino de estilo y presentación del agente secreto. ‘Casino Royale’ (Martin Campbell, 2006) fue un rotundo golpe sobre la mesa a la hora de mostrar esta declaración de intenciones. Ya no hablábamos de un galán que salvaba al mundo sin despeinarse, teníamos a un hombre que peleaba con violencia, sangraba, y era capaz de mostrar emociones. Hemos seguido las peripecias de Craig durante casi una década con ‘Quantum of Solace’ (Marc Forster, 2008)  y ‘Skyfall’ (Sam Mendes, 2012), las cuales han reflejado otro aspecto novedoso en el universo 007: un ciclo de películas cuya trama ha estado conectada (hasta el momento cada film era una aventura independiente), y ahora llega la cuarta entrega de esta etapa, ‘Spectre’, en la cual vuelve Sam Mendes a la dirección para cerrar el círculo (siendo el primer director que ha trabajado dos veces seguidas con 007) como se esperaba tras el éxito de crítica y público que obtuvo con ‘Skyfall’. Frente a semejante panorama (para matar), la pregunta que cabe hacer es, ¿estará a la altura de las circunstancias?

Hablando de lo que se refiere al apartado audiovisual, el film presenta una gran variedad de escenarios como México D.F., donde se ubica la impresionante secuencia de apertura (una de las mejores de la saga), Londres, Marruecos, Roma o Austria, todos capturados de manera espectacular por el director de fotografía Hoyte van Hoytema (‘Her’, ‘Interstellar’) para garantizar una experiencia en la que primarán las buenas vistas, así como una marcada presencia de tonos gélidos y café que se desmarcan de los estilizados claroscuros y sombras de Roger Deakins en ‘Skyfall’, creando una experiencia visual diferente, pero no por ello peor, ni muchísimo menos. En lo que respecta a la banda sonora, las partituras de Thomas Newman, compositor habitual de la filmografía de Mendes, resultan tremendamente efectivas para aderezar la puesta en escena, y se toma la libertad de implementar muchos de los acordes y sonidos distintivos de la icónica obra de John Barry. Y sobre el tema principal de Sam Smith, ‘Writing’s on the Wall’, a pesar de su recepción mixta, cabe indicar que gana enteros al ver su implementación en el film, ya que casa a la perfección con la escena de créditos iniciales (mostrando un toque oscuro y gótico muy acertado) y refleja en buena medida el tono de la película.

En cuanto a la historia y el guión, algo que resalta es que ‘Spectre’ es el capítulo de los interpretados por Craig que más se acerca en espíritu a los films clásicos. Un salto más notorio que en su predecesora, que ya buscaba aunar lo viejo y lo nuevo de 007, inclinándose aquí todavía más a ese estilo previo, pero sin caer en ningún momento en el desfase. Los fans más acérrimos aplaudirán sin duda los abundantes guiños presentes a lo largo del metraje. De la historia, lo mejor sin duda es que ata todos los cabos sueltos que se venían arrastrando desdeCasino Royale’, lo que se traduce en su mayor fortaleza y en su mayor debilidad, ya que hace conveniente tener presentes las tres entregas anteriores, pues de lo contrario la cinta pierde bastante fuerza. Partiendo de esa base, lo que ofrece el guión se podría valorar como bueno, pero sin alardes. Habría que ver si es culpa del libreto hecho entre cuatro personas o del montaje del film, pero resulta frustrante encontrar ideas que resultan muy buenas e interesantes y ver como pierden valor por la presencia de clichés que anticipan el rumbo del argumento, la inclusión forzada y algo inverosímil de ciertos sucesos, y lo deslavazado en el trazo de ciertos eventos y personajes, quedando un conjunto irregular, no falto de entretenimiento en ningún momento, pero que se refleja igualmente en un ritmo con altibajos a lo largo de los 148 minutos que dura la película.

Por último, a la hora de analizar las actuaciones del film, estas se muestran siempre solventes y convincentes, pero con matices. Tenemos un Bond (siempre maravilloso Craig, incluso si se le nota más cansado del papel) que sigue perfilándose como un rudo asesino en cuyo fondo se esconde un alma atormentada, pero que hace gala de un mayor sentido del humor que en el pasado. El equipo del MI6 gana presencia respecto a ‘Skyfall’, siendo el Q de Ben Whishaw el más favorecido y quien aporta junto a Craig los breves contrapuntos humorísticos de la cinta. Naomie Harris cumple bien en su papel, al igual que Ralph Fiennes como M, aunque tiene planeando la alargada sombra de su predecesora Judi Dench. Andrew Scott bien sin más. Sobre las “chicas Bond”, tenemos en esta ocasión a Monica Belucci y Léa Seydoux. Ambas resultan muy atractivas y destilan el porte necesario para la ocasión, pero a la hora de la verdad, será la segunda la que tendrá más importancia en el film como compañera de 007, quedando la presencia de la actriz y modelo italiana relegada a no más de cinco minutos en pantalla. Finalmente tenemos a los malos malísimos de la película, Christoph Waltz y Dave Bautista. El primero es el gran villano en las sombras que acecha a James, unas sombras de las que hay que decir que tarda bastante en salir. Cuando se muestra, el personaje de Waltz es uno de carácter malvado con cierto toque histriónico, muy en línea con su papel de Hans Landa en ‘Malditos Bastardos’, así que resulta cumplidor, pero repitiendo lo dicho, ciertamente falto de minutos en pantalla. Por su parte, el villano de Bautista aporta ante todo fuerza y más bien pocas palabras, recordando al Tiburón de Richard Kiel, un clásico de la saga.

En resumen, nos encontramos ante una cinta notable, que resulta entretenida y supone un correcto cierre a lo que se había establecido hasta el momento en la etapa de Daniel Craig (que aún está por confirmar si repetirá al menos una última vez), pero que no llega más lejos por ciertos elementos que empañan el conjunto y un ritmo irregular. Quedaría a juicio del que escribe como ligeramente inferior respecto a ‘Casino Royale’ ‘Skyfall’, pero por encima de ‘Quantum of Solace’, la más floja del conjunto.

[/box]

Tráiler de ‘SPECTRE’

Jesús García Grima

Estudiante de Grado en Estudios Ingleses de la Universidad de Granada. Películas y series rondan siempre a mi alrededor. El séptimo arte me resulta algo más que una afición, es una pasión.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co