Crítica de ‘National Gallery’ (Frederick Wiseman, 2014)

Cartel de Goosebump

Título original: National Gallery

Año: 2014 (Estados Unidos)

Duración: 180 min.

Director: Frederick Wiseman

Reparto: – 

Guión: –

Fotografía: John Davey

Música: –

Género: Documental. Pintura. Museos

 

Sinopsis: La National Gallery de Londres, uno de los mayores museos del mundo, alberga 2.400 pinturas que abarcan desde el siglo XIII hasta fines del XIX. Casi todas las experiencias humanas se encuentran representadas en esas pinturas. En distintas galerías, se muestran al público los programas educativos y a los estudiantes, científicos y restauradores estudiando, restaurando y organizando las exposiciones de la pinacoteca londinense. También se analizan las relaciones entre pintura y literatura

Crítica de ‘National Gallery’

por Marta Pedraza

[box type=”shadow” ]

“Inmejorable secuenciación para descubrir extrema belleza “

No hay nada más bello que disfrutar de una obra de arte en un emplazamiento lleno de historia, belleza y vida propia, pero debemos decir, que descubrir los entresijos del funcionamiento de uno de los museos más conocidos y respetados del panorama museístico no se queda muy lejos de esa belleza de la que nos permite disfrutar. Muchos de nosotros nos adentramos en las entrañas de estos grandes continentes muy a menudo, mientras que otros lo hacen con menor frecuencia, aunque seguro que todos nos hemos preguntado como funciona uno de estos gigantes, como llegan los cuadros a su localización y quien se hace cargo de decir donde va cada uno. Pero se queda en eso, en un pensamiento fugaz que solemos tener cuando entramos en la primera sala, durante los segundos previos a ver una de nuestras obras favoritas o algo verdaderamente impresionante que nos hace olvidar por completo eso en lo que estábamos pensando. ‘National Gallery’ nos permite disfrutar de verdaderas obras de arte mayúsculas a través de sus cámaras, pero lo hace valorando el trabajo de aquellos responsables de que el museo abra sus puertas cada mañana. Podemos ver como trabajan algunos de los guías, los cuales debemos decir son excepcionales en su acercamiento al público, conectando con ellos y transmitiéndoles la obra de forma que estos se empapan de ella sin apenas darse cuenta de lo que ocurre. ‘National Gallery’ no solo nos permite ese paseo por las salas como si fuésemos un visitante más, nos lleva a las entrañas del museo, nos presenta obras desnudas, a punto de ser restauradas, y aunque no se incide mucho en esta parte del trabajo, al menos si nos permite acercarnos lo suficiente como para quitarnos el gusanillo de cómo y donde llevan a cabo los trabajos de restauración.

Se presenta también la posibilidad de hacer frente a dilemas como la posible autoría de algunas obras llevándonos de la mano hasta ese complejo proceso que permite, gracias a la tecnología actual, conocer las distintas fases en las que se ha pintado una obra, por no decir la diferencia de trazado, solo visible para unas pocas eminencias en la materia. A diferencia de la velocidad o al menos alboroto de la que disfrutábamos en ‘El gran museo’ de Johannes Holzhausen, esta grabación es más pausada, tiene una óptica menos caótica aunque como la mencionada nos adentra en la burocracia más cotidiana del museo. Desde los diferentes eventos que deben realizarse, al trabajo de seguridad de los guardas o los eventos que tienen lugar tanto dentro del recinto como en sus alrededores.

‘National Gallery’ es un paseo de tres horas desde la comodidad de nuestro sofá por uno de los museos que más joyas contiene del mundo, simplemente irresistible, porque, ¿Qué son tres horas para aquellos que somos capaces de vagar por sus pasillos durante cinco horas sin darnos cuenta?

[/box]

Tráiler de ‘National Gallery’

Marta Pedraza

Historiadora del Arte. Cinéfila y seriéfila 24/7. Mis perdiciones, las películas de Clint Eastwood y las series policíacas.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co