Crítica de ‘Everest’
(2015, Baltasar Kormákur)

Cartel de 'Anacleto: Agente Secreto'

Título original: Everest

Año: 2015 (Estados Unidos)

Duración: 121 min.

Director: Baltasar Kormákur

Reparto: Jason Clarke, Josh Brolin, Jake Gyllenhaal, Elizabeth Debicki, Keira Knightley, Sam Worthington, Robin Wright, Emily Watson, John Hawkes, Clive Standen, Michael Kelly, Martin Henderson, Vanessa Kirby, Thomas Goodman-Hill, Mia Goth

Guión: Lem Dobbs, Justin Isbell, William Nicholson

Fotografía: Salvatore Totino

Música: Dario Marianelli

Género: Aventuras. Drama. Basado en hechos reales

 

Sinopsis: Inspirada en los acontecimientos que tuvieron lugar durante un intento por alcanzar el pico más alto del mundo, narra el recorrido de dos expediciones que se enfrentan a una de las peores tormentas de nieve que el hombre ha conocido jamás. El temple de los alpinistas es puesto a prueba cuando deben luchar contra la furia desatada de los elementos y superar obstáculos imposibles en un desesperado esfuerzo por sobrevivir.

Crítica de ‘EVEREST’

por Jaime Garzía Iglesias

[box type=”shadow” ]

“Se vislumbra la cumbre”

Algo que trasciende las razones de ciertas personas está en la búsqueda de un algo más que le haga ser único; casi legendario. Esta película, en cierto modo, habla sobre ello; sobre las dificultades y las ganas de vivir, y sobre la desenfrenada carrera contra la muerte en un lugar tan inhóspito que necesitamos de estas películas si quiera para imaginarlo. Pero ‘Everest’ tiene algo diferente de películas como la archiconocida ‘¡Viven!’ de Frank Marshall o ‘Límite vertical’ de Martin Campbell. Películas que, o bien cuentan las dificultades de los alpinistas, o se centran en la lucha por la supervivencia de un modo que casi olvida al entorno. ‘Everest’ los fusiona; los mezcla e interactúa con ambas partes para dar rienda suelta a los momentos que verdaderamente agarran a la butaca, y enseña las obvias dificultades de los alpinistas, las no tan obvias pero casi más peligrosas, y el deseo de sobrevivir que está inscrito de manera instintiva en cada ser; todo ello mezclado en una vorágine de sentimientos constante, comedida en ciertos momentos, pero intrínseca igualmente.

No se pierde en algo que podría, como la maravillosa fotografía que acompaña a la cinta durante sus dos horas de metraje -Salvatore Totino merece mención especial-, ni se centra únicamente en un héroe; si no que cuenta una historia perfectamente hilada y que concentra los sentimientos en un favor común. No es sencillo alimentar la espera del público tras un tiempo sentado, pero la parte tediosa que amenaza la industria cinéfila últimamente no ha hincado el diente en esta producción de Baltasar Kormákur, en parte gracias al grupo que nos presenta en pantalla, pues Jason Clarke, Josh Brolin, Jake Gyllenhaal y compañía realizan un trabajo que, a pesar de no ser perfecto, si que roza la cumbre de ello. La nota discordante en la película la pone la gran cantidad de personajes secundarios que son demasiado nombrados durante la misma como para que sean secundarios, y llevan a un instante en el que puedes perder la cabeza en cuanto a nombres, caras y colores de trajes de alpinista.
Pero lejos de todo esto, y centrándonos en la cinta, nos encontramos ante un producto impresionante visualmente, y enérgico en sus formas, con un poderoso nivel de emoción y satisfacción una vez finalizado. Es rápido, claramente dividido en dos mitades que satisfacen aun más, y que otorgan a la película el punto óptimo para coger aire frente a la falta de oxígeno del instante. En definitiva, y por no alargar más, ‘Everest’ cumple lo que prometía, y, si no conquista la cima de muchos a pesar de su fascinante puesta en escena, si que se quedará lo suficientemente alto como para que, aunque no llegue a ser legendaria, hablen de ella el tiempo suficiente.

[/box]

 

Tráiler de ‘EVEREST’

Jaime Garzía Iglesias

Diseño Gráfico, Editorial & Web. Redactor: Escribo peor de lo que leo, pero mejor de lo que creo, desde que descubrí que la poesía me poseía; y ya no hubo vuelta atrás. Descubrí el cine con la razón, y meriendo películas desde entonces. Vivo entre el café, la lluvia en la ventana; las guitarras del rock y las rimas del rap.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co