‘Cenicienta’ (Kenneth Branagh, 2015)

3

Kenneth Branagh trae una versión renovada y moderna de la ‘Cenicienta’. Con este largometraje nuevamente los estudios Disney hacen una apuesta por la readaptación de sus clásicos animados más conocidos, como ya ha hecho anteriormente con ‘Alicia en el país de las maravillas‘ y ‘La bella durmiente‘ con su particular ‘Maléfica‘. En esta ocasión Branagh ha optado por apostar por nombres pseudodesconocidos para los papeles protagonistas, Lily James, conocida por su participación en ‘Downton Abbey’, como Cenicienta y Richard Madden del Príncipe, conocido por realizar el papel de Tony Stark en ‘Juego de Tronos’, aun así también ha contado con actores ya consagrados en los papeles secundarios como Cate Blanchett y Helena Bonham-Carter.

A primera vista muchas personas pueden llegar a pensar que están viendo un refrito del famoso clásico de animación de 1950, pero hay que matizar que esta versión de acción real respeta muchos de los parámetros del film original pero además, Branagh aporta su sello de identidad, dotando de fuerza y coherencia narrativa a la historia de la desdichada princesa. Por lo que el tratamiento del film debe partir de la idea de que proviene de un cuento, un cuento infantil, en el que apenas se hace una introspección de ninguno de los personajes, por lo que el film de Branagh en este punto si consigue dar una mayor profundización, sobre todo de los personajes principales, dando información sobre su pasado, sobre su entorno e indicando como son en su entorno más cercano.

El largometraje cuenta la historia de la joven Ella, que maltratada por su madrastra y hermanastras, tras la muerte de sus padres, decide defender su hogar. Un hombre se cruzará en su camino, algo que cambiará el curso, no solo de la historia de Ella, sino también del resto de la familia. Como se puede ver la idea original del cuento sigue ahí, lo único es, que en el film de Branagh se podrá comprender por qué Cenicienta decide quedarse en la casa, pese a los desplantes y maltratos de su familia putativa. Se conoce pasado, presente y futuro de la campesina que será princesa, pero el único inconveniente que se ve en su nuevo dibujo personal y emocional cinematográfico es que no hay cabida para el error, es demasiado perfecta, es verdad que se muestra más humana, con sus desgracias y sus buenos momentos, pero en general no tiene ningún defecto claro, únicamente ser demasiado ingenua.

4

Lo que contrarresta esa falta de defectos en la Cenicienta es, sin duda, la dotación de independencia que la película le da a la protagonista. No necesita a un príncipe para poder vivir, no necesita el yugo del hombre para salir de su situación, ni cree ella que lo necesite. Sus sueños y sus ilusiones van encaminadas más hacia el éxito personal e individual, por lo que su relación, en esta ocasión, con el príncipe no será un aquí te pillo, aquí te mato, sino que habrá una mayor profundización y coherencia en su propia relación.

En cuanto al Príncipe, en el film llamado Kit, ha sido uno de los descubrimientos de la película. En la cinta original apenas había datos sobre él, ni siquiera se sabía su nombre, por lo que Branagh ha dotado de humanización a ese personaje tan idealizado, con tantos clichés. Esta vez coge más fuerza que en el cuento original, pero en su justa medida, sin opacar la imagen de la protagonista principal, y no siendo un mero mueble. De lo único que peca su personaje, es lo mismo que en Cenicienta, falta esa totalidad de humanización que son los defectos, la parte negativa que todo ser humano tiene.

Uno de los puntos más positivos son las interpretaciones, sobre todo destacar la de Cate Blanchett como la malvada Lady Tremaine, quien ha sido capaz de llevarse la pantalla, sin tener que coger más peso del debido, como en ‘Maléfica’. Una Lady Tramaine malvada a la par que trágica, pero nunca edulcorada. Blanchett demuestra en este film que puede interpretar cualquier proyecto que se le ponga por delante y dando lo mejor de sí, ya sea ‘Blue Jasmine‘, ‘El aviador‘ o en este caso, ‘Cenicienta’.

Los protagonistas sorprendentemente hacen su labor de forma bastante notable, Lily James consigue transmitir esa frescura y bondad que caracteriza a una de las princesas Disney más famosas. Richard Madden por su contraparte, realiza a la perfección su papel de príncipe, sin llegar a ser ostentoso, ni sobreactuado, una interpretación muy natural y acorde al espíritu rebelde de su versión del príncipe.

2

Lo que hace un poco pretencioso al film es su duración, sin duda, excesivo. Durante la primera parte de la película hay un ritmo bastante lento y poco dinámico, que va encaminándose según se va desarrollando la acción, pero al principio, se vuelve un poco tediosa y aburrida. Es verdad, que en la manera en la que se vuelve a encaminar recupera el dinamismo del largometraje y lo encauza muy positivamente, pero podría haber tenido ese ritmo de principio a fin.

Con respecto a lo visual, es un espectáculo audiovisual muy rico. Los efectos especiales, el vestuario, la ambientación, la iluminación y la banda sonora han conseguido convertirse en una obra de arte en este film. A nivel visual es bestial cómo se muestra la película, sobre todo en la escena de baile, en la que mezcla ese mundo de ensueño con el mundo ‘real’ de la película. Cada detalle ha sido cuidado, tanto en el vestuario como en la puesta en escena. Una muestra de la importancia y del impacto visual que puede suponer el escenario donde se está realizando la acción. La música, nuevamente, muestra que es tan importante como la imagen. Una composición auditiva-visual muy bonita y con un trabajo muy cuidado que se hace patente.

Por suerte, ‘Cenicienta’ no ha seguido los pasos de otras adaptaciones y ha sabido dar un aire nuevo al cuento clásico pero respetando la esencia original y los parámetros importantes de la película de animación. No se ha producido un destrozo fílmico. Es un ejemplo de que una adaptación no significa hacer irreconocible la obra original. Muy recomendable para los nostálgicos de Disney que han crecido con todas sus películas y recomendable para aquellos que quieran ver en carne y hueso a la famosa Cenicienta.

Diego Da Costa

Comunicador audiovisual. Con ganas de comerme el mundo. Apasionado de la industria audiovisual y artística. El cine no es solamente un producto audiovisual sino que es una forma de transmitir cultura a las personas. Como decía Elizabeth Taylor "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".

2 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co