Crítica de ‘Black Mass: Estrictamente criminal’ (2015, Scott Cooper)

Título original: Black Mass

Año: 2015 (Estados Unidos)

Duración: 122 min.

Director: Scott Cooper

Reparto: Johnny Depp, Dakota Johnson, Joel Edgerton, Juno Temple, Benedict Cumberbatch, Kevin Bacon, Peter Sarsgaard, Jesse Plemons, Sienna Miller…

Guión: Mark Mallouk, Jez Butterworth

Fotografía: Masanobu Takayanagi

Música: Tom Holkenborg

Género: Thriller, Drama

Sinopsis: Boston, años 70. El agente del FBI John Connolly (Joel Edgerton) convence a Whitey Bulger (Johnny Depp), un mafioso irlandés que acaba de salir de la cárcel, para que colabore con el FBI con el fin de eliminar a un enemigo común: la mafia italiana. Esta nefasta alianza provoca una espiral de violencia que permite a Whitey eludir el control de la ley, consolidar su poder y convertirse en uno de los más implacables y poderosos gangsters de la historia de Boston.

Crítica de ‘Black Mass: Estrictamente Criminal’

por Jaime Garzía

[box type=”shadow” ]

“Pon un Johnny Depp en tu vida”

    Hay un interesante e inquietante problema con la mayoría de las películas de mafiosos que no llevan el sello de Martin Scorsese, y es que pasan al olvido más profundo y no consiguen mantener la viveza en nuestra memoria como lo hicieron en su día ‘Uno de los nuestros’ y/o ‘Casino’. La mayoría de estas nuevas películas se centran en la brutalidad constante en sus escenas y en rodear al protagonistas del aura de protección y soberbia con la que afronta sus días, quedando como resultado en la mayoría de las ocasiones una película vacía y con unas interpretaciones para no recordar. Así iba encaminada ‘Black Mass: Estrictamente criminal’, y no es que su historia haga mucho por mejorarlo. El biopic no trasciende a un ritmo vertiginoso como para materializar la historia de seis, ocho o diez años en poco más de dos horas; al contrario, se pierde en un tedioso instante que resulta ser más largo de lo que se desea en algún momento cercano a la mitad de la película, y que no consigue remontar hasta un final que, en este caso, vuela por encima de nuestro entendimiento. Aun así, se consigue mantener una línea de vitalidad en medio de este pequeño infarto, y Scott Cooper consigue así contarnos esta historia de una manera torpe, pero aceptable.

Si bien es verdad, la ambientación de Boston, o el elevado nivel de la recreación de la década son una delicia, aunque podamos echar algo de menos una música propia del momento, para afianzar el vínculo temporal en el cual hemos de situarnos. Pero hay algo en la película que hace perdonarlo todo: Johnny Depp, el cual parece haber dejado al fin su maratoniana travesía buscando una película que lo vuelva a elevar en la cúspide de aquellos actores por los cuales te peleas. La brutalidad suya en pantalla solo es comparable al escalofrío que sus ojos azules regalan al espectador, y eso es algo que no se le recordaba desde, posiblemente, ‘Donnie Brasco’ -entre mafiosos anda el juego…- o yendo un poco más allá, su interpretación como Dean Corso en ‘La novena puerta’. En definitiva, merece comentarios a parte, y se confecciona a sí mismo como el verdadero sostén de una cinta que viaja a caballo entre lo que podía haber sido, y lo que no le han dejado ser.

Por tanto, la película fuera de dicha interpretación queda fría, y parece ser un esperpento de imágenes que desafían la conexión y la lógica entre si, convirtiendo a Scott Cooper en un bailarín en mitad de un ritmo que no conoce; donde la fuerza y fiereza en los asesinatos, la falta de imágenes en otros asuntos y el hecho de que se mezclen los departamentos entre los que se maneja la historia de una manera tan violenta consiguen una pequeña parte de pérdida en el espectador. Eso sí, la película merece la pena, desde la sobriedad de su elenco hasta ese “punto” que le falta para ser cercana a la comparación con las demás cintas de mafiosos de las cuales hemos hablado, y todo este potencial grado de salvación y disfrute de la misma es culpa de un Johnny Depp para el que volver a colocar la idea de favorito para los Oscars no es tan descabellado.

MOMENTO SPOILER

¿Lo leemos? Pincha en el triangulito negro

Julianne Nicholson y Johnny Depp nos regalan una escena en la cual la primera es intimidada por el segundo, en el que tanto las lágrimas de la primera como la convicción del segundo hacen de la misma algo espectacular.

WBL207_169.tif

[/box]

Tráiler de ‘Black Mass: Estrictamente Criminal

Jaime Garzía Iglesias

Diseño Gráfico, Editorial & Web. Redactor: Escribo peor de lo que leo, pero mejor de lo que creo, desde que descubrí que la poesía me poseía; y ya no hubo vuelta atrás. Descubrí el cine con la razón, y meriendo películas desde entonces. Vivo entre el café, la lluvia en la ventana; las guitarras del rock y las rimas del rap.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co