Crítica de ‘Accidental Love’ (2015, David O. Russell)

Cartel de Accidental Love

Título original: Nailed (Politics in Love) (Accidental Love)

Año: 2015 (Estados Unidos)

Duración: 100 min.

Director: David O. Russell

Reparto: Jessica Biel, Jake Gyllenhaal, Catherine Keener, James Marsden, James Brolin, Tracy Morgan, Kirstie Alley, Paul Reubens, David Ramsey, Olivia Crocicchia

Guion: Kristin Gore, Dave Jeser, David O. Russell

Fotografía: Max Malkin

Música: John Swihart

Género: Comedia. Romance

Sinopsis: Historia de una camarera sin seguro que inicia una cruzada contra Washington tras recibir el impacto de un clavo en la cabeza. Allí, se convierte en la cara visible de los afectados por “extraños accidentes” e intentará conseguir los favores de un congresista de pocos escrúpulos.

Crítica de ‘Accidental Love

por Lourdes Lulu Lou

[box type=”shadow” ]

“Cuerpo sin cerebro cuyos pies tropiezan con su propia limitación, un “poc trellat”, que dirían en mi tierra”

Juntemonos para hacer el tonto, desmadrarnos lo que nos de la gana y pasar un buen rato sin límite de títere estrafalario.
Porque ¿quién se lo ha pasado mejor?, ¿ellos actuando en esta destartalada película, o tú viendo el desquicio extravagante y disparatado que se servía a la mesa?
Es clara la diversión, placer y gusto de los actores, este elenco de intérpretes de calidad que deciden mofarse y burlarse de todo, empezando por ellos mismos, rienda suelta a la exageración, la desvergüenza, la pedorreta y el cachondeo de actuar en un garrafal guión de escasas sentencias dignas, muchas otras un completo desastre, que utiliza la fanfarria, sandez, ironía y burla en mayúscula como motor de arranque y cuya conducción se aguanta por la simpatía de los implicados, por su arte para el ridículo desbordante y porque, si ellos pueden reírse de todo y encontrarle la gracia a tanta tontería y estupidez ¡por qué no intentarlo tú también!
Una mezcla irreverente de ‘Su distinguida señoría’ y ‘Yo, yo mismo e Irene’ que expone las estafas, maniobras y vergüenzas de los políticos y la incoherente ruina de un senado que no invierte un sólo dólar en sanidad pública para todo el que la necesite, grotescas situaciones, absurdas escenas, necedad con mucha menudencia para una bagatela de centro cuyo interior es el talón de Aquiles de la sociedad norteamericana, sin ellos ser conscientes siquiera.
Se presenta un trabajo cuya salida a la luz de la audiencia fue difícil y peliaguda, un director que abandona, un cambio de productora, un parón de 6 años y un montaje que tampoco es cosa del supuesto último responsable, un caos de estructura para intérpretes de talla que se disfrazan alegremente de esa impunidad que ofrece un argumento ligero, escacharrado y atronador, en su sin sentido de pasos y diálogos, que aprovecha la ocasión del pitorreo y la coña para decir verdades dolientes y retratar una política que duele por su parecido sarcástico con la realidad, distensión atropellada, memez absoluta, locura de circo cuyo frenesí de pasar un estupendo encuentro, de velada acelerada, funciona más de cara a los payasos que al vidente que observa.
Porque ciertos momentos de jarana hacia la encumbrada simplería, dicha fugazmente, que manifiesta una sinceridad a raudales no es suficiente para encumbrar su comicidad como efectiva, porque actores de cara y nombre reconocido haciendo la gansada de papel de su vida, chistosas imágenes y paleto intercambio de frases no es amplio valor para poder establecer su eficiencia a la hora del jolgorio y la jarana, porque provoca alguna carcajada, amplia mirada lela de la desfachatez de lo ofertado, ese osado y cínico marco teatral de bufonado descaro donde cabe hablar y decir de todo, noria incesante que gira al son que ella desea para marear y provocar ese delirio de quien está subido de pleno en ella; pero he aquí que la audiencia no llega a acceder a ella, ni siquiera se decide por comprar el ticket, es exclusiva pantomima de los involucrados y a ellos va dirigida, tu escuchas, vez, asimilas y consumes con una meritoria paciencia de saber que esta farándula, de abierto anfiteatro, no es tan explosiva como podría haber sido y se conforma con bobaliconas exposiciones no tan cuidadas, mucho menos elegidas con diestra sabiduría.
Toda ella es un accidente, no sólo la parte amorosa, sino todo el revoltijo de caracteres a cual más estrambótico y exagerado, caricatura que no gana muchos puntos a pesar del intento y esfuerzo, su humor no se contagia, su alegría se evapora, se aspira su barbarie, insolencia y frescura pero sin grandes efectos, todo su extremo y surrealista numerito, de provocada risa y banal entretenimiento no llega lejos, únicamente espectáculo sin pompa ni estallido jocoso, ocurrencia de buena planta sobre el papel que en puesta en escena adolece de hilaridad.
Broma comediante de excelente figuración y pobre resultado, su guasa y picaresca no hallan acomodo en la mesa, y sigues sentada por los comensales, no por el menú y los platos.
Para velada insustancial, de relax sin uso del pensamiento, quiere que disfrutes de su trivialidad con gotas fútiles de osadía, realmente lo pretende, pero no cuenta con gran material, genialidad en sus participantes, ¡poco más!
Diviértete y pásalo bien si puedes, en caso contrario la escogiste para perder el tiempo y justamente, eso es lo que has hecho.
Pan para quien si tiene dientes pero se queda con hambre, sus anzuelos no da para que piques con ganas.

[/box]

Tráiler de ‘Accidental Love

Lourdes Lulu Lou

Lo importante sois vos y la película, yo mejor en segundo plano.

A %d blogueros les gusta esto:

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co