Pablo Rodríguez Pinto

Periodista, Copywriter, redactor, fanático de la música y el cine. Rockdríguez

‘El clan de los irlandeses’ (Phil Joanou, 1990)

La presencia en una película de uno o más portentos de la interpretación, no hacen de esta algo que necesariamente valga la pena ver. Por ejemplo, algunas de las peores experiencias como espectador me las han dado los trabajos que durante la última década han protagonizado Robert De Niro y Al Pacino, juntos o por separado. Si no me creéis, ved Asesinato ju...[Read More]

‘El Funeral’ (Abel Ferrara, 1996)

Después de divagar durante horas sobre todo lo que se le puede ocurrir a dos personas que se han despachado más de un par de botellas de vino, la conversación que hace unas semanas tuve con un amigo derivó hacia lo fácil que es coger el disfraz de cultureta, posar con aires de artista multidisciplinar informado -especialmente cuando lo que está e...[Read More]

‘El jinete pálido’ (Clint Eastwood, 1985)

Mi padre nunca ha sido un fanático de la música y menos de las bandas sonoras. Entre muchas cosas, su personalidad se caracteriza por un desinterés absoluto por cualquier forma de arte. Para él lo determinante es el poder de una persona para entregarse por completo a su trabajo, aunque esto no conlleve ninguna recompensa interior salvo la capacidad de poner comida ...[Read More]

‘El último Boy Scout’ (Tony Scott, 1991)

El último Boy Scout (Tony Scott) fue la primera película de Bruce Willis que vi. Estaba con un amigo de esos que se van de nuestras vidas tan rápido como llegan y del que ni siquiera recuerdo el nombre. Éramos un par de niñatos viendo a uno de los más recordados arquetipos de la masculinidad cultivada por Hollywood durante los 90, muy&n...[Read More]

‘Queridísima mamá’ (Frank Perry, 1981)

Recuerdo que la primera vez que vi Queridísima mamá pensé en mi madre. Su carácter era a prueba de budistas; tenía el poder de desquiciar a cualquiera, creía firmemente en el poder de las collejas y en la efectividad pedagógica de los correazos. Era una buena hija de su generación. Cuando yo era niño y tenía la ma...[Read More]

Brazil (Terry Gilliam, 1985)

Siempre he pensado que intentar clasificar el estilo de un director es una chorrada. Por supuesto, cada uno de ellos tiene aspectos reconocibles, características que definen su trabajo y su visión de lo que debe ser el Séptimo Arte, pero de ahí a elaborar un catálogo que sirva para confeccionar una especie de “tipología de realizadores”, o aceptar como una verdad absoluta lo que pueda decir cualqu...[Read More]

Barfly (Barbet Schroeder, 1987)

No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero siempre he pensado que las historias de perdedores poseen un encanto difícil de explicar. Más allá de la crudeza de su narración o de lo patético que parezcan sus personajes, el trasfondo que esconden, por lo general construido sobre una melancólica y poética de forma de ver las dificultades de aquellas almas torturadas, terminan por atrapar. De borrachos...[Read More]

The Conversation (Francis Ford Coppola, 1974)

La historia del cine está llena de obras que por uno u otro motivo adquieren el estatus de intocables. La mayoría son películas capaces de satisfacer el ansia elitista del más sibarita de los cinéfilos y de entretener al más simple de los espectadores. Todas ellas resisten el paso del tiempo con una frescura envidiable y con los años pasan a ser puntos de referencia para las nuevas generaciones de...[Read More]

‘El día del Chacal’ (Fred Zinnermann, 1973)

El día del Chacal: el sicario perfecto (o casi) Eso de adaptar a la gran pantalla historias nacidas en los libros o en los cómics, sin mencionar las incontables revisiones que se han hecho de películas estrenadas hace décadas, son los recursos más utilizados para mantener a flote la creatividad dentro de una industria que, muchas veces, parece haber perdido el rumbo. Y aunque durante los últimos a...[Read More]